Pasar al contenido principal

Twitter no bloqueará a Trump ni a los demás líderes mundiales

La aplicación móvil de Twitter
Freestocks.org/ Unsplash
  • La plataforma de 'microblogging' argumenta que bloquear a un líder mundial perjudicaría el debate público que busca promover
  • El comentario del presidente de EE.UU. sobre que su "botón nuclear" era superior al de Corea del Norte disparó los llamamientos a su suspensión en Twitter

Cuando en un acto de rebeldía en su último día de trabajo un empleado de Twitter desactivó la cuenta de Donald Trump, algunos usuarios de la red social estallaron en celebraciones y aplausos.

Pero la suspensión fue solo temporal — apenas 11 minutos — y la plataforma de microblogging no tardó en aclarar que se había tratado de un trabajador díscolo.

Para Trump, este acto suponía una prueba de que su mensaje estaba causando “impacto”, una visión que Twitter parece compartir.

El peculiar uso que el presidente de Estados Unidos hace de su red social de preferencia ha desencadenado polémica desde antes de que llegara al Despacho Oval de la Casa Blanca — y si cabe aún más desde que se sienta en él.

Se han lanzado campañas digitales exigiendo la suspensión o cierre de la cuenta @TheRealDonaldTrump. Y un reciente tuit del presidente en el que presumía de tener un “botón nuclear” mayor que el de Corea del Norte ha disparado estas reclamaciones.

Ante la polémica, Twitter publicó el viernes una entrada en su blog oficial exponiendo las razones por las que no piensa bloquear a Trump y, por extensión, a ningún líder mundial.

“Bloquear a un líder mundial en Twitter o eliminar sus tuits que causen polémica ocultaría información importante que la gente debería poder ver y debatir”, señaló la compañía dirigida por Jack Dorsey sin nombrar directamente al presidente de EE.UU. “Tampoco silenciaría a dicho líder, mientras que dificultaría el debate en torno a sus palabras y acciones”.

A continuación, Twitter indicaba que tiene en cuenta el “contexto político” en que se enmarcan los comentarios de los líderes mundiales a la hora de revisarlos e implementar las normas de uso de la red social.

En su política de empresa, Twitter explica que los comentarios que promuevan la violencia y el abuso no son bienvenidos. Y a finales del año pasado anunció que censuraría aquellas cuentas afiliadas a grupos que inciten a la violencia.

La compañía de Silicon Valley ha suspendido las cuentas de activistas de ultraderecha estadounidenses como Milo Yiannopoulos, antiguo editor de la controvertida web conservadora Breitbart News, o el ex líder del Ku Klux Klan David Duke, que ha apoyado abiertamente a Trump.

En España, Twitter suspendió el año pasado la cuenta de un exdiputado del Partido Popular por un comentario incendiario contra el colectivo LGBTI. En diciembre, el diario afín al soberanismo catalán ElNacional.cat denunciaba que varias cuentas independentistas habían sido bloqueadas.

Te puede interesar