250 aniversario de Beethoven: 10 curiosidades de un brillante músico que se sobrepuso a su sordera

250 aniversario de Beethoven

Leon Kuegeler/Reuters

  • Hoy se cumplen 250 años del nacimiento de Ludwig van Beethoven, considerado uno de los mejores músicos y compositores de la historia.
  • Marcado por su infancia, sus enfermedades y su sordera, Beethoven legó al mundo obras maestras como la Novena sinfonía, Para Elisa o Claro de luna.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un maestro de la música, el nuevo Mozart, una personalidad indómita, "ese sordo genial que escuchaba al infinito"... Muchas han sido las formas de referirse a Ludwig van Beethoven, con una vida llena de conflictos y de grandes obras, pero pocas voces no coinciden en que se trata de uno de los mayores músicos de la historia.

Este 16 de diciembre en que se conmemora el 250 aniversario de su nacimiento parece una fecha apropiada para conocer mejor a este compositor del s.XVIII, empujado desde sus primeros años a ser un genio y marcado por una sordera que, sin embargo, no le impidió seguir escribiendo algunas de sus mejores obras.

Estas son 10 curiosidades sobre Ludwig van Beethoven:

Nacimiento y 250 aniversario de Beethoven

Se cree que nació el 16 de diciembre de 1770 en Bonn (Alemania), pero se sabe con certeza que fue bautizado como Ludovicus van Beethoven el día siguiente. Con seis hermanos, de los que solo sobrevivieron dos, fue el segundo hijo del tenor de la corte de Bonn, Johann van Beethoven, y de Maria Magdalena Keverich.

Comparación con Mozart y estreno precoz

Su padre, admirado por el talento de Mozart, que fue un niño prodigio, se dedicó a que su hijo siguiese sus pasos. Le enseñó a tocar el piano, el órgano y el clarinete e influyó con rigor en su estreno precoz. 

A los 7 años Beethoven ofreció su primer concierto público, en Colonia, y a los 11 ya había estrenado su primera composición: Nueve variaciones sobre una marcha de Ernst Christoph Dressler.

Gran alumno de grandes maestros

Además de la influencia de su padre, el talento de Beethoven se vio enseguida moldeado por maestros como el director de orquesta y compositor Christian Gottlob Neefe en sus primeros años. Y fue alumno también de algunos de los músicos más destacados de la época, como Joseph Haydn y Antonio Salieri.

¿Cuáles son las obras más importantes de Beethoven?

Una ópera, 9 sinfonías, 32 sonatas para piano, obras de cámara, misas y muchas más obras se encuentran entre el numeroso y brillante legado de Ludwig van Beethoven a lo largo de sus 56 años de vida.

Algunas de las más importantes y famosas son la Novena sinfonía, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; Sonata para piano nº14 o Claro de luna; y Para Elisa.

Mítico estreno de la Novena sinfonía de Beethoven

7 de mayo de 1824. Viena. Beethoven ya está sordo completamente, y hace 10 años que no aparece sobre un escenario. Esta vez la ocasión lo merece: se trata del estreno de la Novena sinfonía, en una de las capitales del mundo de la música. El compositor alemán se posiciona en el podio (con el apoyo de un director musical a su lado, según la BBC), de espaldas al público y frente a una de las mayores orquestas.

El concierto comienza, con música y el elemento inédito de la voz en este género, y bajo la apasionada dirección de Beethoven. Al terminar el mismo —o uno de los movimientos, según la fuente—, uno de los músicos se dirige a Beethoven y le da la vuelta: es entonces cuando este se da cuenta de que el público aplaude con estruendo.

La angustia por su sordera...

Para entonces, Beethoven ya llevaba sordo desde hacía unos 25 años. Distintas teorías señalan que su sordera estaba relacionada con sus dolores abdominales, fiebres y jaquecas, o a la sífilis congénita. Lo que sí se sabe es que sus problemas de audición empezaron entre 1797 y 1798.

Esto se conoce gracias a una carta que escribió a sus hermanos desde Heiligenstadt, donde intentaba recuperarse. En ella lamenta cómo ha sido "golpeado por un mal pernicioso que médicos incapaces han agravado", lo que le ha obligado a "vivir lejos del mundo, en solitario", "como un proscrito". "Si me acerco a la gente —escribe—, me atenaza en seguida una angustia terrible: la de exponerme a que adviertan mi estado".

Una condición que por supuesto era especialmente grave para él: "¡Ah! Cómo confesar la debilidad de un sentido que en mí debería existir en un estado de mayor perfección, en un nivel de perfección tal que muy pocos músicos la hayan conocido", lamenta.

...y un sinfín de enfermedades

"Enfermedad inflamatoria intestinal, síndrome del intestino irritable, diarrea violenta, enfermedad de Whipple, depresión crónica, envenenamiento de mercurio e hipocondriasis" son algunos de los muchos males que padeció Beethoven, según cuenta el neurocirujano Henry Marsh en el documental del Servicio Mundial de la BBC Diseccionando a Beethoven.

Una personalidad "indómita"

Todo esto pareció influir en la personalidad del compositor, a quien se ha definido como antisocial, huraño, narcisista e indómito. El autor de este último fue el escritor alemán Goethe, quien le admiraba pero criticaba su postura de "encontrar detestable al mundo": "Nunca he visto a un artista más concentrado, más enérgico, más sensible. Comprendo muy bien hasta qué punto puede sorprender su actitud (...) Su talento me admira pero, desgraciadamente, su personalidad es indómita".

No le faltaron tampoco elogios a su gran corazón, o el que le dedicó el poeta y novelista francés Victor Hugo, quien le definió como "ese sordo genial que escuchaba el infinito".

Escuchar la música a través de sus vibraciones

A pesar de su sordera y de las enfermedades mencionadas, Beethoven decidió —y consiguió— continuar con su pasión por la música. Siguió componiendo obras, entre ellas algunas de las más destacadas, gracias a unos dispositivos que amplificaban el sonido y las vibraciones de los instrumentos, pero también impulsado por el uso de su imaginación, su inteligencia y su conocimiento musical acumulado a lo largo de los años.

Posible envenenamiento por plomo

El 26 de marzo de 1827 fallece Ludwig van Beethoven en Viena. En la autopsia realizada el día siguiente se encuentran el abdomen inflamado y el hígado reducido: señales de cirrosis por la ingesta de alcohol.

Posteriormente, el examen de un pelo suyo ha indicado un posible envenenamiento por plomo, que podría provenir del plomo con el que se forraban los barriles de la época para la fermentación.

LEER TAMBIÉN: Una infografía compara las rutinas de 26 personajes históricos como Picasso, Mozart y Darwin para descifrar qué tuvo su éxito en común

LEER TAMBIÉN: Sentir escalofríos por la espalda mientras escuchas música podría ser un síntoma de placer, según la ciencia

LEER TAMBIÉN: Cuatro formas en las que las tiendas y restaurantes usan la música para vender más

VER AHORA: Javier Rodríguez Zapatero, presidente de ISDI: “Quien se transforme digitalmente hará un gran servicio tanto a la sociedad como a sí mismo”

    Más:

  1. Música