Pasar al contenido principal

Ahorro e inversión: así te afectan las decisiones del BCE

Mario Draghi, gobernador del BCE.
Mario Draghi, gobernador del BCE. Thomas Lohnes / Getty Images

El Banco Central Europeo (BCE) decidió hace unos días mantener los tipos de interés al 0%, el mínimo histórico donde se encuentran anclados desde marzo de 2016. "El Consejo de Gobierno espera que los tipos de interés oficiales del BCE se mantengan en los niveles actuales durante un período prolongado que superará con creces el horizonte de sus compras netas de activos", dijo el banco central en una nota.

La decisión de Mario Draghi de no subir, por ahora, los tipos de interés es algo que aunque se decida en los despachos de Fráncfort está más cerca de tu bolsillo de lo que imaginas. Los tipos de interés que marca el BCE fijan el precio oficial del dinero y esta referencia es la que también tendrán en cuenta los bancos comerciales a la hora de fijar lo que te den por depósitos y cuentas o lo que te cobran por un préstamos.

Aunque hay voces que apuntan que en este 2018 pueda haber un cambio de tendencia en la política económica del BCE, por el momento los tipos siguen al mínimo y el BCE continúa su política de compra de deuda aunque haya reducido el volumen. Desde que inició el programa en marzo de 2015 hasta septiembre de 2018 (fecha hasta la que esta prevista por ahora que continúe) el BCE ha comprado 2,55 billones de euros en deuda.

Leer más: Si quieres ahorrar, te contamos cómo hacerlo (y cómo invertir tus ahorros)

Estas medidas extraordinarias (en la línea con las adoptadas también por la Reserva Federal de Estados Unidos) que se tomaron como apoyo a la economía de la zona del euro han impactado también en tu día a día, aunque quizá no seas consciente de ello.

Los tipos de interés bajos han acabado con la rentabilidad de los depósitos

Vivimos un momento que los expertos han convenido denominar con la etiqueta new normal, una nueva normalidad donde la economía está "dopada" por las inyecciones de los bancos centrales. Estos compran deuda y mantienen los tipos muy bajos con el objetivo de sacar el dinero de los bancos para tratar de que vuelva a la economía real. Este contexto macroeconómico y estas decisiones de política monetaria internacional van a acabar afectando a tu bolsillo.

La planificación es importante a la hora de gestionar tus ahorros, pero también lo es dónde depositar tu dinero una vez ahorrado. Si hace unos años asistíamos a una guerra de depósitos donde los bancos peleaban por captar clientes aumentando los tipos de interés para ello, esta situación está muy lejos de la realidad actual donde los tipos al mínimo del BCE han llevado a que los bancos comerciales también ofrezcan rentabilidades muy bajas en los depósitos que comercializa.

Ni depósitos ni renta fija sirven para salvar la inflación 

Los datos del Banco de España muestran que la rentabilidad media de los depósitos acumulada en los últimos doce meses es del 0,1% mientras que los bonos del Estado a diez años están en el 1,5%. Ambos productos, que coinciden con ser los de un menor riesgo, no llegan a superar el porcentaje de inflación previsto. Esto quiere decir que si dejas tus ahorros sin mover, cuando pase el tiempo y por el efecto de la inflación, este dinero valdrá menos porque te podrás comprar menos cosas con él.

Así que si quieres conseguir una mayor rentabilidad tendrás que plantearte que quizá sea necesario asumir un mayor riesgo. La actual situación macroeconómica ha llevado a que los ahorradores tengan que enfrentarse a este dilema: o riesgo o rentabilidad (aunque esto pueda tener matices). Aunque en esta ecuación también entran en juego otros factores como el perfil del inversor o el plazo temporal. 

Leer más: Qué puedo hacer si tengo 30 años y quiero añadir 500 euros mensuales a mi pensión cuando me jubile

Asumir riesgo para conseguir rentabilidad

Ante la pregunta de si en este momento para obtener rentabilidad hay que asumir riesgo, el profesor del Máster en Bolsa y Mercados Financieros del IEB, Javierd Niederleytner, lo tiene claro. "Indudablemente; los depósitos no da apenas rentabilidad, al igual que la deuda pública", contesta.

Otros expertos coinciden en general con esta idea. Paula Satrústegui, directora de planificación financiera de Abante Asesores, recordaba en una conversación con Business Insider que en este panorama existe la posibilidad de contratar fondos de inversión para diversificar las inversiones. Mientras que el estratega de inversiones Víctor Alvargonzález también explicaba a Business Insider que si el perfil de riesgo del inversor es conservados existen en el mercado fondos mixtos muy conservadores, por ejemplo, con poca exposición a la bolsa.

No todo ha sido negativo por los bajos tipos de interés más crédito

Además de en las rentabilidades, el escenario de tipos de interés al mínimo también ha tenido su impacto en otros índices. El euríbor es uno de estos casos. Este indicador es el al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas. El euríbor es un indicador que mide el tipo de interés medio al que se prestan los bancos el dinero.

En enero el euríbor acabó en -0'189% acumulando así 24 meses consecutivos desde que en febrero de 2016 cerró por debajo de cero por primera vez. 

Esto hace que cuando a uno le toca revisar una hipoteca ya contratada puede ver disminuida su cuota. Otra de las consecuencia es que ahora (si se cumplen las condiciones para poder optar) conseguir una hipoteca es más barato que hace unos años. No siempre ha estado tan bajo, por ejemplo, durante el boom de la vivienda en 2008 este indicador llegó a superar el 5%.

Te puede interesar