Pasar al contenido principal

El Botox es la toxina más peligrosa del mundo: ¡Y nos la inyectamos en el cuerpo!

Howard Sobel, attending dermatologist and dermatologic surgeon at Lenox Hill Hospital in New York, demonstrates how Botox or other anti-wrinkle medicines are applied via syringe to a patient at his office in New York City March 22
Howard Sobel se somete a un tratamiento de Botox en el Hospital Lenox Hill en Nueva York. REUTERS/Mike Segar
  • El Botox, el medicamento más utilizado para eliminar las imperfecciones de la piel, necesitó más de una década para alcanzar su potencial.
  • Utilizado inicialmente para el tratamiento de los párpados caídos, los médicos empezaron a darse cuenta que después del tratamiento con la toxina botulínica A los pacientes salían de la clínica con una expresión facial mucho más agradable.
  • Esta es la historia de cómo el Botox pasó de ser una toxina poco documentada a un medicamento utilizado por millones de personas.

Mitchell Brin tiene una matrícula en la que pone: 'Botox'.

Brin empezó a investigar el Botox en 1984 y es el científico jefe del departamento del Botox en la empresa farmacéutica Allergan. Es una de las muchas placas de matrícula que tiene relacionadas con el Botox: otra es 'Snap-25', en referencia a la proteína afectada por la toxina botulínica A, suavizando las arrugas si la utilizas en la dosis correcta.

"El Botox es el gran protagonista de mi vida," comentó Brin a Business Insider.

Brin es uno de los científicos visionarios que vieron el potencial del Botox para el tratamiento de los trastornos musculares y que con el paso del tiempo ayudaron para convertirlo en uno de los fármacos más utilizados para mejorar nuestro aspecto y suavizar las arrugas en las caras de los pacientes.

Esta es la historia de cómo una toxina venenosa se convirtió en un tratamiento. Esta es la historia del Botox.

Los investigadores estaban buscando de qué manera la toxina botulínica, una neurotoxina paralizante, podría utilizarse como un tratamiento muscular a partir de la década de 1970.

Researchers had been looking into whether botulinum toxin, a neurotoxin that works by paralyzing parts of the body, could be used as a treatment for muscle-related conditions starting around the 1970s.
AP Images

&nbsp

Sí, es una toxina, la más peligrosa sobre la tierra. La toxina botulínica es un subproducto de la bacteria clostridium botulinum, la misma que provoca que los alimentos envasados se pongan malos.

Yes, it's a toxin — the deadliest on Earth even. Botulinum toxin is a byproduct of the bacteria clostridium botulinum, the same one implicated in canned food gone bad.
This illustration depicts a three-dimensional (3D) computer-generated image of a group of anaerobic, spore-forming, Clostridium sp. organisms. CDC

&nbsp

La oftalmóloga Jean Carruthers, basada en Vancouver, utilizaba inyecciones de Botox para tratar los párpados caídos. Un día una paciente se enfadó con ella por no haberle puesto esa inyección también en la frente.

In the 1980s, Vancouver-based ophthalmologist Jean Carruthers was treating people with a tight eyelid condition with Botox injections when one patient got angry with her. She wanted to know why Carruthers hadn't given her an
Mark Mainz/Getty Images

&nbsp

Carruthers le comentó el caso a su marido, Alistair, que trabajaba como dermatólogo. Le comentó que quizás el Botox podría ser una solución para las arrugas en la frente. Él se mostró escéptico, pero le entró curiosidad para probar a ver qué tal era el resultado.

Carruthers took the information from that visit home with her to her husband, Alistair, who worked in dermatology. She told him she might have a solution for his patients who were struggling with their frown lines. He was
A vial of Botox and a syringe are seen at Dr. Lia Papadavid's office in Athens, Greece December 12, 2017. Reuters/Costas Baltas

&nbsp

Jean fue la primera en probar. ¿El resultado? "Jean ya no frunce el ceño desde 1987" Afirmó Alistair a Business Insider.

Jean was next to try it. The result? "Jean hasn't frowned since 1987," Alistair told Business Insider.
Jean and Alistair Carruthers Courtesy Jean and Alistair Carruthers

&nbsp

En la siguiente década, Carruthers siguió investigando alrededor del Botox como cosmético y los resultados fueron espectaculares. El ‘boom’ del Botox fue tal que en 1997 las reservas de este innovador medicamento se agotó en EEUU.

Over the next decade, the Carruthers went on to research and publish on the cosmetic use of Botox. Botox grew so popular that at one point in 1997, the US had run out of its supply, inciting panic for those who used the treatment
REUTERS/Mike Segar

Fuente: The New York Times

En la otra punta de América del Norte Brin seguía investigando con el Botox y los resultados eran muy parecidos a los de Carruthers. También se comenzó a investigar en la Universidad de Columbia junto al centro ‘Monte Sinaí’.

On the other side of North America, Brin was finding the same results in the patients he was treating for an involuntary muscle contraction condition. After more than a decade of researching the use of Botox at Columbia University
Mitchell Brin, Allergan's chief scientific officer for Botox Courtesy Allergan

&nbsp

La relación entre Botox y Allergan, actual propietaria, no fue instantánea. Todo cambió cuando David Pyott se convirtió en CEO de 1998.

Botox didn't immediately catch on within Allergan, the company that owned the drug. That started to change when David Pyott became CEO in 1998.
Current Allergan CEO Brent Saunders (left) and former Allergan CEO David Pyott pose together on the floor of the New York Stock Exchange November 17, 2014. Reuters

&nbsp

No fue hasta el año 2002 cuando el Botox tuvo la aprobación oficial de la FDA, la agencia del medicamento en EEUU. Desde entonces se ha convertido en un éxito para Allergan: solamente en 2017 generó unos ingresos de 2.200 millones de dólares entre sus usos médicos y estéticos.

It took until 2002 for cosmetic Botox to officially get the FDA's stamp of approval. Since then, it's become a blockbuster drug for Allergan. In 2017 alone, the drug made $2.2 billion in revenue for both its cosmetic uses and

&nbsp

Hoy en día se utiliza para tratar de todo, desde las patas de gallo hasta las migrañas, pasando por la vejiga hiperactiva. Actualmente se está estudiando su uso en el tratamiento de la depresión.

Today, it's used to treat everything from crow's feet to migraines to overactive bladder. It's currently being studied in the treatment of depression.

Fuente: Allergan

El plan de Allergan para el Botox es convertirlo en algo tan habitual como un pintauñas o un tinte para el pelo, pese a que la competencia no se lo pondrá fácil.

Facing competition, Allergan's plan to stay ahead and grow the Botox market is to make getting the treatment as common as getting your eyebrows waxed or your hair dyed a vibrant hue. The plan also relies on the millennial

&nbsp

Y además