Pasar al contenido principal

De cómo Barcelona ha renacido como motor de 'startups' del sur de Europa

Cataluna Barcelona Sagrada Familia
UNSPLASH

En el ecosistema europeo de startups, Barcelona está posicionada como la cuarta ciudad más importante, sólo superada por Londres, París y Berlín.

Los datos parten del informe del fondo de inversión Atómico recientemente publicado, que indica que la capital de Cataluña ha sido la cuarta ciudad que recibió más dinero de los 16.000 millones de euros invertidos en 2017.

El buen trabajo de la colaboración público-privada ha contribuido a la creación del principal clúster de startups en el sur de Europa. Un buen ejemplo es la gran labor de la asociación privada Barcelona Tech City, cuyo hito más importante ha sido la creación del edificio Pier01: con 10.000 m2 y más de 100 startups, es ya uno de los ecosistemas  de empresas más importantes de Europa.

La situación política surgida del conflicto separatista en Cataluña, con una Declaración Unilateral de Independencia proclamada por la coalición liderada por Carles Puigdemont, seguida de la aplicación del artículo 155 por parte del gobierno español con el apoyo de PP, PSOE y Ciudadanos, ha creado una situación de incertidumbre en Cataluña que no es buena para nadie.

Económicamente esta incertidumbre ha provocado que muchas empresas, más de 3.000, hayan abandonado la residencia social de Cataluña en los últimos tres meses con destino a otras zonas de España. Lo cierto es que eso, a nivel operativo en recaudación efectiva de impuestos y en puestos de trabajo, apenas ha generado cambios, aunque de continuar la incertidumbre sí que podría empezar a afectar a la operatividad de estas empresas en Cataluña.

Dentro del ecosistema catalán de startups los traslados de domicilio social han afectado poco. Apenas alguna empresa cotizada, como eDreams o Eurona, se ha trasladado, ya que al estar en bolsa sufren mucho más la situación. Lo que está claro es que, si se da un entorno de inestabilidad política, los inversores se lo pensarán mucho a la hora de invertir en una zona con riesgo de conflicto social y económico, además de con una posible inseguridad jurídica. En la actualidad, donde más han notado la situación los emprendedores es en las inversiones en etapas iniciales, donde sí se han frenado operaciones que ya de por sí tienen un riesgo, como es la inversión en startups.

Otra consecuencia que los emprendedores han tenido que sortear es que, en las primeras semanas, las empresas con sede en Cataluña sufrieron un rechazo de los consumidores del resto de España. Eso ya ha empezado a remitir en las últimas semanas, ya que en un entorno global es evidente que un boicot perjudica a todos.

El ecosistema de emprendedores de Barcelona siempre ha atraído mucho talento internacional que ha sido clave para el éxito de empresas como eDreams, Atrapalo, Letgo, Wallapop, Schibsted… También las principales incubadoras y ventures builders de Barcelona como Antai y Nuclio tienen en sus equipos muchas personas de procedencia diversa, y para continuar con la atracción de talento internacional es imprescindible mantener un clima de estabilidad. En el sector se espera que tras las elecciones se genere un nuevo entorno de seguridad, aunque la formación y desarrollo del Gobierno no será fácil, dada la igualdad existente entre los distintos bloques confrontados políticamente. 

El conflicto catalán viene de lejos y el riesgo seguirá activo; además, los políticos no han hecho la suficiente política en los últimos años para ser capaces de llegar a un acuerdo. Creo que el eslogan "Parlem / Hablamos" que algunas agencias de publicidad como Sra. Rushmore, Aftershare y SCPF acuñaron en el momento más crítico es la clave de la solución. El diálogo tiene que imperar por el bien de la economía, de los ciudadanos, de los emprendedores y sobre todo de los miles de puestos de trabajo que están en juego, especialmente si no se logra un clima propicio para favorecer la inversión, la atracción de talento y la confianza de los consumidores.

Con estabilidad política y un entorno legal estable, Barcelona continuará como una de las tres ciudades preferidas por los emprendedores europeos para crear su startup y los 1.500 millones de euros obtenidos en inversiones y ventas en los últimos 15 meses seguirán creciendo en los próximos años. 

--

Carlos Blanco Vázquez (Barcelona, 1968) es emprendedor e inversor privado en el sector de las nuevas tecnologías. Ganador del premio Mejor Emprendedor de España 2014 por los X Premios Pyme por Expansión e Ifema; y Mejor Business Angel 2014 por los premios AEBAN. Emprendedor en startups desde 1996, ha fundado Sports Internet Factory (1996-2001), la incubadora Grupo ITnet (2002-2015), la startup de social games Akamon Entertainment (2011, vendida a Imperus en 2015), Conector Startup Accelerator (2013), Nuclio Venture Builder (2015) y el fondo de capital riesgo Encomenda Smart Capital (2016). Desde Nuclio VB ha fundado las startups Eelp!, Housfy, Brokoli y Finteca. También es fundador y organizador de First Tuesday España desde 1999 y Vicepresidente de BCN Tech City desde su fundación. 

Te puede interesar