Pasar al contenido principal

Corea del Sur y Estados Unidos dan un gran paso hacia la paz con Corea del Norte

El líder de Corea del Norte asiste a un lanzamiento de prueba de un misil intercontinental.
El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un KCNA via Reuters
  • Corea del Norte ha reabierto la comunicación con Corea del Sur y Estados Unidos acuerda suspender las maniobras militares durante los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang (Corea del Sur).
  • Se trata de dos meses y medio de calma en la península coreana en los que los dos países pueden avanzar en la paz.
  • Sin embargo, es posible que Corea del Norte prepare una trampa para distanciar a Washington de Seúl mientras prepara nuevos lanzamientos de misiles.

Tan solo unos días después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se burlara del "botón nuclear" del líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, y se pavoneara del tamaño y la eficacia del armamento nuclear estadounidense, los dos países parecen haber dado un paso hacia la paz.

A poco más de un mes para el inicio de los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang en Corea del Sur, Corea del Norte ha reabierto la comunicación con Seúl y mostrado su interés en restablecer la relación entre los dos países.

En el mismo discurso de Año Nuevo en el que el líder norcoreano se mostraba dispuesto a participar en una guerra nuclear, Kim Jong Un también deseó "con sinceridad" el éxito de la cita olímpica surcoreana, un evento que calificó de "buena oportunidad para mostrar la unidad del pueblo". 

Pyongyang y Seúl han acordado también mantener conversaciones sobre la posibilidad de enviar a la competición una delegación de atletas norcoreanos.

Asimismo, Estados Unidos y Corea del Sur han anunciado que suspenderán las maniobras militares conjuntas no solo hasta la clausura de los Juegos Olímpicos a finales de febrero, sino que, se cree, lo harán hasta el final de la competición paralímpica, cuyo fin está previsto para mediados de marzo.

Por tanto, es posible que Estados Unidos, Corea del Sur y Corea del Norte hayan programado dos meses y medio de tensiones mínimas, algo sin precedentes. 

Corea del Norte odia los ejercicios militares de EE. UU. y Corea del Sur, los cuales suelen incluir un gran número de tropas y sistemas de armamento avanzados. En los últimos tiempos, tanto las maniobras como el desarrollo de nuevas armas han estado dirigidos cada vez más a expulsar del poder al líder norcoreano.

Corea del Norte, por su parte, suele programar sus lanzamientos de prueba de forma que coincidan con los ejercicios militares estadounidenses y surcoreanos.

Corea del Norte, China y Rusia apoyan la vía de "congelar a cambio de congelar" para las negociaciones. Esto significa que EE. UU. y Corea del Sur suspenden las maniobras militares a cambio de que Corea del Norte detenga los ensayos y pruebas nucleares.

Estados Unidos siempre ha rechazado esta estrategia con el argumento de que las pruebas con misiles de Corea del Norte son ilegales y los ejercicios militares no. No obstante, los Juegos Olímpicos de Invierno han abierto una ventana de oportunidad para la diplomacia.

¿Es una trampa?

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, junto al presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in. REUTERS/Jonathan Ernst

Corea del Norte ya ha hecho propuestas de paz a Corea del Sur en otras ocasiones. De hecho, la investigadora sénior del Centro de Estudios para la No Proliferación James Martin Andrea Berger señaló en Twitter que Pyongyang tiene un largo historial de ofrendas de paz después de periodos de tensión.

"2017 ha dibujado un escenario general para la seguridad extremadamente preocupante del que todo el mundo está desesperado por salir", escribió Bergen. "La [República Popular Democrática de Corea] RPDC pondrá a prueba a cada administración surcoreana, presionará para ver hasta dónde están dispuestos a ceder".

"Pero, merece la pena recordar que la mayoría de las ventanas de oportunidad para el progreso Norte-Sur de enero se cierran con bastante rapidez", escribió Berger (Las propuestas de paz de Corea del Norte suelen ocurrir en enero).

Incluso ahora que Corea del Norte se prepara para sus conversaciones de más alto nivel con Corea del Sur en años, algunas informaciones apuntan que también se prepara para probar un nuevo misil o al menos un sistema de propulsión.

Por otro lado, un momento de calma en el conflicto podría tentar a Corea del Sur a aproximarse a la órbita de China, Rusia y en última instancia Pyongyang, rechazando así las demandas estadounidenses de una desnuclearización total y de posponer cualquier conversación hasta que las condiciones previas se hayan alcanzado.

No obstante, y al menos por ahora, tanto Estados Unidos como Corea del Sur están dispuestas a pasar unos meses sin provocar a Corea del Norte con más ejercicios militares. Dependerá de Corea del Norte, que ya ha frustrado otros intentos de paz en el pasado, demostrar su compromiso para desescalar el conflicto.

Te puede interesar