Los creadores de contenidos están cambiando su uso de la IA y temen que el negocio esté entrando en un "callejón sin salida"

Marta Biino,
Shriya Bhattacharya,
Imagen publicitaria de la tienda de ropa Revolve creada con la ayuda de IA.
Imagen publicitaria de la tienda de ropa Revolve creada con la ayuda de IA.

Revolve

  • El año pasado, muchos creadores dijeron a Business Insider que utilizaban la IA para diversas tareas. Ahora, su rápida evolución preocupa a muchos de ellos.
  • Cuestiones como la parcialidad en la toma de decisiones y la precisión han obligado a algunos creadores a limitar o dejar de utilizar esta tecnología. 

¿Sustituirá la inteligencia artificial a la necesidad de creadores humanos?

Eso es lo que discutían algunos influencers en el evento "Snap Sanctuary" organizado por Snapchat en la conferencia SXSW de Texas hace unas semanas. No eran los únicos.

"Me preocupa que la IA atrofie la creatividad, que sustituya la necesidad de usar nuestros cerebros", dijo la creadora de viajes Jessica Morrobel, que tiene unos 168.000 seguidores en TikTok e Instagram. "Tiene la capacidad de sacar tu imagen y generar material, así que ¿cuál será la necesidad de nuestra presencia en ese momento?".

Una plétora de herramientas de inteligencia artificial —como Midjourney, DALL-E y Aug X Labs— han surgido para atender las necesidades específicas de los creadores, desde la edición de vídeo a la traducción de idiomas. Gigantes tecnológicos como Adobe y YouTube también han introducido funciones que aprovechan la IA para ayudar a los usuarios.

Cuando la IA empezó a aumentar a principios de 2023, muchos creadores dijeron a Business Insider que estaban entusiasmados con su potencial y que la utilizaban para una gran variedad de tareas, desde redactar acuerdos legales hasta escribir posts en LinkedIn. Pero en los últimos meses, las crecientes preocupaciones sobre la precisión, el sesgo y la creatividad han hecho que algunos de ellos reduzcan el uso de ChatGPT o se mantengan alejados de la IA generativa. 

Noah Jennings, diseñador y creador web con un millón de seguidores en TikTok, afirma que, aunque herramientas como ChatGPT le han ayudado a agilizar algunas tareas "de relleno", el uso de IA generativa para la parte creativa de su trabajo a menudo acaba consumiendo más tiempo que idear los conceptos él mismo.

"Es un proceso sin salida", resume. Las opciones son: voy a dedicar más tiempo a arreglar esto para que quede bien, o voy a utilizarlo como ejemplo y luego tomaré un camino completamente distinto. "En realidad no elimina partes del proceso".

Mientras tanto, Marina Mogilko, una popular youtuber de educación que ha adoptado la IA para la escritura de guiones, la generación de ideas y el doblaje de sus vídeos, explica que solo utiliza entre el 10% y el 20% del contenido que generan ChatGPT y herramientas similares.

Varios expertos de la economía de los creadores también han manifestado a BI su preocupación por el ritmo al que ha evolucionado la IA. La reciente introducción de Sora, la aplicación que pasa texto a vídeo de OpenAI, les parece especialmente alarmante.

Sora está "destruyendo a los humanos", sentencia la creadora Cassey Ho, fundadora de la plataforma de fitness Blogilates, que tiene casi 16 millones de seguidores en YouTube, TikTok e Instagram. "Está extrayendo nuestra creatividad y no nos la devuelve de ninguna manera".

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees? Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

Herramientas como ChatGPT se utilizan para tareas repetitivas

Los creadores con los que hacen un uso extensivo de las herramientas de IA existentes tienden a hacerlo para tareas más repetitivas y basadas en procesos, más que para sustituir los elementos creativos de su trabajo.

El creador de contenido Joseph Arujo dice que utiliza ChatGPT principalmente para dar formato a sus correos electrónicos, ya que recibe muchas solicitudes de asociación con marcas. También ha usado recientemente la IA generativa para crear un telón de fondo para una fiesta que organizó con un amigo.

Cherie Luo, que publica contenidos educativos, explica que utiliza IA para transcribir y resumir los episodios de sus podcasts. Y Salha Aziz, creadora de UGC, cuenta que utiliza la IA para diversas tareas, como escribir guiones para sus vídeos. Pero añade que tiene cuidado con la frecuencia con la que lo hace por si suena demasiado robótico.

"A la hora de escribir el guion, es útil tener una idea general, pero el elemento humano es lo que le añade todo el sabor", puntualiza.

Sora preocupa a varios influencers

OpenAI lanzó recientemente Sora, su nuevo generador de texto a vídeo, causando una gran conmoción en la industria del entretenimiento. El actor y productor Tyler Perry llegó a decir que había paralizado la ampliación de un estudio de 800 millones de dólares que tenía prevista por su culpa.

"OpenAI ha lanzado el Ferrari de la IA generativa", sentencia Martin Haerlin, que se define a sí mismo como "el director impulsado por la IA" y que ha utilizado diversas herramientas de IA generativa, como RunwayML, Pika y Stable Video, para crear películas generadas por IA. "Pero este enfoque no es exclusivo de OpenAI. Pronto será adoptado por otros actores y se convertirá en el nuevo estándar dentro de quizá un año".

Creadores como Tristan Tales, que realiza vídeos e historias fantasiosas utilizando efectos visuales, están alarmados, especialmente por cómo una herramienta tan avanzada como Sora podría afectar a los puestos de trabajo del sector.

"Es preocupante lo bien que lo está haciendo", confiesa Tales, que tiene 2,7 millones de seguidores en TikTok e Instagram. "La colaboración es la mejor parte de hacer cine, y saber que Sora podría eliminar ciertos puestos de trabajo me hace desear que haya pronto una regulación".

Alex Piper, director de Night Studios, la productora asociada a la empresa de gestión de talentos de influencers Night, expresa preocupaciones similares. "Ahora, en lugar de empezar de cero, muchos serán contratados para 'limpiar' el trabajo empezado por la IA", dice. "Eso significa menos personal en general, y muchas menos horas para los que  a pesar de todo reciban la llamada".

Por otro lado, los especialistas en la economía de los creadores parecen menos preocupados por la posibilidad de que la IA sustituya a la capacidad humana para crear historias impactantes y complejas.

"Sora por sí sola no convertirá a todo el mundo en artista", afirma Haerlin.

 

Creadores de color destacaron la falta de inclusividad de la IA

El creador especializado en contenidos educativos Kahlil Greene, conocido como el "historiador de la generación Z" por sus más de 800.000 seguidores en TikTok e Instagram, afirma que, a menudo, la tecnología creada por humanos refleja los prejuicios que ya tienen. Como resultado, en un mundo en el que los creadores de comunidades marginadas ya se enfrentan a problemas como la disparidad salarial, estos problemas sin resolver podrían trasladarse a la IA.

"No tenemos suficientes personas negras trabajando en IA y desarrollando estas herramientas, así que eso se va a reflejar en los productos finales que veamos", reflexiona. "La IA tiene un largo camino por recorrer antes de llegar a un punto en el que la gente como yo se sienta cómoda utilizándola, y no sé si llegaremos a ese punto".

Antes utilizaba ChatGPT para idear contenidos, pero dejó de hacerlo hace unos cinco meses porque leyó que los investigadores temían que la herramienta difundiera información errónea.

La creadora de viajes Nneya Richards, que tiene unos 33.000 seguidores en Instagram, destaca los problemas de atribución de autoría de la IA y el robo de imágenes como una de las razones por las que ha dejado de utilizarla, después de haber recurrido ocasionalmente a ChatGPT cuando se lanzó.

"Para los creadores BIPOC [personas negras, indígenas y de color] es especialmente problemático poder licenciar tu imagen o crearla, porque la industria se ha beneficiado del uso de nuestro trabajo", afirma.

Por ejemplo, en los primeros días de popularidad de TikTok, muchos coreógrafos negros de la aplicación no recibían los créditos adecuados por los bailes que creaban.

"Ahora mismo hay demasiados problemas en este ámbito, y creo que hacerlo más inclusivo ni siquiera es una prioridad porque las iniciativas de diversidad, equidad e inclusión cuestan demasiado, y hoy en día todo gira en torno a los beneficios", afirma Richards sobre la IA. "Simplemente me mantengo alejado de ella, me da mucho miedo".

Axel Springer, la empresa matriz de Business Insider, tiene un acuerdo global para permitir que OpenAI entrene sus modelos con los reportajes de sus medios.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.