Pasar al contenido principal

Cuando las campañas de la DGT tuvieron que ponerse duras

campañas dgt impactantes
DGT

Las campañas más impactantes de la DGT que se recuerdan son de comienzos de los 90, pero desde aquél entonces se ha pasado de mensajes descarnados a conseguir a veces brillantes anuncios que cambiaron códigos y modificaron malos hábitos. Porque la cifra de muertes en carretera llegó a superar los 5.000 fallecidos al año 

Y esto se daba por muchas causas, algunas de las cuales atacó la DGT con sus anuncios: había un número creciente de vehículos, las infraestructuras ni se parecían a las de hoy y los coches eran más y más potentes y, además, casi todos carecían de elementos de seguridad como los airbag y otros inventos salvavidas.

Y sí, sobre todo, había otras costumbres al volante: se corría mucho más allá de lo razonable en unas carreteras en las que era excepcional ser cazado por uno de los escasísimos radares de la DGT y la cantidad permitida de alcohol era superior a 0,7, cifra que hoy marca el límite para ser considerado delito contra la Seguridad Vial.

Hace más de 25 años, cuando las campañas de la DGT se endurecieron, había que poner a cada conductor o televidente en la misma situación de quien acaba de sufrir un terrible accidente de tráfico.

1. Las imprudencias se pagan (1992-1993)

La cultura anglosajona ha impregnado los mensajes de la DGT. Este influjo es muy significativo en  'Las imprudencias se pagan', de 1992 a 1993. En sus últimos meses la acción bajó su tono, en parte porque se produjo un descenso de los accidentes mortales, así que hubo incluso un spot dando las gracias a los conductores.

El spot principal, puedes verlo arriba, fue rodado a propósito con la baja calidad que ofrecían las cámaras de vídeo de entonces para concederle mayor realismo. 

Este es quizá el anuncio de la DGT más recordado era el que protagonizaba un chico muy joven. De hecho, el spot es todavía usado en los cursos de recuperación de puntos, ya que mantiene su sobrecogedor mensaje tan presente como el primer día: tras el accidente, sin ser capaz de hilar más palabras, solo es capaz de decir a los sanitarios que cree que ha matado a su madre. 

 

2. La vida es el viaje más hermoso (1990)

Un poco antes de que la DGT endureciera su mensaje al máximo, Tráfico ya había tratado de impactar en la audiencia y nunca mejor dicho. Para ello recurrió a una innovación en la técnica cinematográfica: la cámara superlenta, que al grabar a alta velocidad ofrece detalles nunca inapreciables por el ojo humano de la física de los movimientos.

El recurso, además, fue aplicado de una manera muy inteligente para adoctrinar sobre varios conceptos al mismo tiempo -alcohol y velocidad- en un spot en el que una botella se convertía en una bala. “No te cargues o no aprietes el gatillo” terminaba el anuncio televisivo.

3. Piensa que usted morirá en la carretera esta Semana Santa (2006)

campañas dgt 2006
Una mujer, supuestamente, deja esta nota a su marido DGT

Aquí el objetivo era claro: reducir los más de 100 muertos que cada Semana Santa en las carreteras españolas. El impactante spot de la DGT era bien sencillo y funcionaba exactamente igual en radio que en TV: sonaba el teléfono y, cuando alguien lo descolgaba, se escuchaba a una teleoperadora decir: “Buenos días. ¿Va a coger el coche esta Semana Santa? ¿Y cree que va a morir?”

4. Los efectos que no conoces (2014)

A un conductor se le lleva el coche la grúa... hasta ahí todo más o menos normal, pero el conductor sigue dentro y resulta fácilmente deducible que algo no va como es debido. Si además el coche ha sufrido un accidente y va camino del desguace la única conclusión es que el viaje que había emprendido el conductor bajo los efectos de las drogas era hacia la muerte. ¿Quizá sea muy evidente reconocer en este anuncio de la DGT la influencia del cine de Amenábar?

5. Cuando se comete una imprudencia, muchos pagan por ella (1995)

La música del spot principal de esta campaña de la DGT parecen de un anuncio de Navidad, en aquella época a muchos se les saltaban las lágrimas al ver las imágenes de familiares de víctimas de tráfico. También puedes verlo en el canal de youtube de la autoescuela Roca, que lo usa en sus cursos de recuperación para sensibilizar a los asistentes. 

De un único accidente de tráfico; la fuerza de la historia detrás de un anuncio televisivo es fundamental y si además logras una tan redonda personalizando el fenómeno de los accidentes de tráfico es lo que se llama conseguir un dos por uno en un mensaje publicitario.

6. El porro más caro del mundo (2015)

Está claro que, hoy, sería difícil volver a impactar como se hacía en los 90, incluso con mensajes como aquellos. La única vía que la publicidad tiene es conseguir códigos nuevos y eso es lo que lograba esta campaña de Tráfico.

El porro más caro del mundo era también las gafas más caras del mundo o la llamada más cara del mundo en una campaña tan bien hilada que cada mensaje parecía reforzar a los otros. Este final de 2017, el mensaje central de la DGT también se centrará en las distracciones, hoy principal fuente de accidentes.

Te puede interesar