Pasar al contenido principal

Dejar Facebook costará a los fundadores de WhatsApp 1.300 millones

WhatsApp en un móvil Android
  • Los cofundadores de WhatsApp, Brian Acton y Jan Koum, renuncian a 900 y 400 millones de dólares, respectivamente, para abandonar Facebook.
  • Su salida de la compañía se ha producido tras la creciente presión de los ejecutivos de Facebook para que tuvieran en cuenta incluir la publicidad y otros métodos de monetización en la aplicación.

En los últimos años, el dúo fundador de la popular aplicación de mensajería WhatsApp, Jan Koum y Brian Acton, ha tenido sus más y sus menos con Zuckerberg y la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, a quien le comía la impaciencia por aumentar el rendimiento de la compra de la aplicación por 22.000 millones de dólares en 2014. 

Si después del escándalo de Cambridge Analytica, ya hay quien se ha planteado cerrar la cuenta de Facebook, a los cofundadores de WhatsApp les costará un poco más que a la gente de a pie, y es que la red social les exigió 1.300 millones de euros, según Wall Street Journal.

Acton se fue el pasado septiembre, renunciando efectivamente a 900 millones de dólares en adjudicaciones de acciones no invertidas. Koum, quien anunció sus planes de salida en abril de este año, podría perder 400 millones de dólares. Ambos tenían contratos que dependían de permanecer en la compañía hasta noviembre.

Acton nunca ha estado del todo de acuerdo con el modelo de negocio de Facebook basado en la publicidad. Y aunque Koum ha sido mucho más cauto y no se ha pronunciado de la misma manera, tampoco parecía estar del todo de acuerdo. Muchas de las disputas entre los fundadores de WhatsApp y Zuckerberg tenían que ver con cómo administrar la privacidad de los datos y ganar dinero al mismo tiempo.

Lo cierto es que cuando Facebook compró Whatsapp nunca se abordó cómo se trataría el encontronazo de filosofías. Aunque en un principio Zuckerberg prometió a los cofundadores que tendrían autonomía para construir sus productos, en los últimos años Facebook ha estado presionando a los fundadores para conseguir más ingresos a través de métodos con los que los fundadores de WhatsApp no estaban de acuerdo.

Koum y Acton tenían una escotilla de escape incorporada en sus contratos. Una cláusula que permitía pagos acelerados en caso de que Facebook insistiera en hacer cualquier "iniciativa de monetización adicional" no contemplada inicialmente, pero ambos han decidido no acogerse a ella. 

Te puede interesar