Pasar al contenido principal

La diplomacía de desastres determina qué países reciben ayuda tras una catástrofe

Desastre natural, catástrofe
Un edificio se derrumba hacia un lado tras un terremoto de escala 6,5 el 7 de febrero de 2018 en Hualien, Taiwán. Unioncom/VCG via Getty Images
  • A raíz de las últimas emergencias en Asia-Pacífico se puede ver cómo responden los países a desastres naturales acorde con sus alianzas políticas.
  • Esta tendencia se conoce como "diplomacía de desastres", según un experto que habló con Business Insider.
  • La diplomacía de desastres fue evidente tras el terremoto en Taiwan y durante el estado de emergencia de las Maldivas, ya que los líderes hicieron propuestas con diferentes matices en busca de ayuda de la India, China y Japón.

Muchas personas estaban en la cama cuando lo notaron.

Poco antes de medianoche el 6 de febrero, un terremoto de 6,4 escala de Richter irrumpió en la ciudad de Hualien, Taiwán. Los edificios se tambalearon, las carreteras se rompieron y muchas personas huyeron a la calle.

17 personas murieron y 285 sufrieron lesiones. Un hotel importante se derrumbó y el equipo de rescate se pasaron más de 100 horas buscando cuerpos entre los escombros.

Como era de esperar, las condolencias y ayudas para el rescate ofrecidas por la comunidad internacional rápidamente empezaron a llegar. 

Pero fue entonces cuando Taiwan tomó una aparentemente pequeña, pero reveladora, decisión: aceptó ayuda de Japón tras rechazar la ayuda de China, un país con el que tiene una historia compleja y tensa.

Eso si, no es inusual que las relaciones diplomáticas definan las respuestas en emergencias. En tiempos de crisis los políticos y diplomáticos tienden a reforzar alianzas y enemistad en función de su ideología actual, cultura, valores y política, dice Ilan Kelman, autor de "Disaster Diplomacy: How Disasters Affect Peace and Conflict."

Esta área de estudio se llama "diplomacía de desastres" y académicos aún tienen que encontrar alguna ocasión en la que las relaciones diplomáticas hayan cambiado a largo plazo después de un desastre.

"Lidiar con desastres típicamente refuerza la relación que existía previamente", le dijo Kelman a Business Insider. "Si las relaciones diplomáticas están mejorando, entonces lidiar con desastres puede apoyar esta mejora temporalmente. Si las relaciones diplomáticas están deteriorándose, entonces lidiar con desastres puede servir de excusa para seguir distanciándose".

Y esto nunca ha sido más evidente que en el caso de Asía-Pacífico el mes pasado.

Taiwan rechazó la ayuda de China, al igual que rechaza su influencia.

Desastre natural, catástrofe
Un edificio se derrumba hacia un lado tras un terremoto de escala 6,5 el 7 de febrero de 2018 en Hualien, Taiwán. Unioncom/VCG via Getty Images

La situación política en Taiwán es cuanto menos complicada.

La isla democrática, oficialmente conocida como la República de Taiwán, es autogobernada. Un partido pro-independencia ha ocupado el poder desde 2016, pero Pekín considera que Taiwan es una provincia de China que eventualmente se reunificará como "una China".

Tras el terremoto del 6 de febrero China ofreció enviar equipos de rescate, pero el Consejo de Asuntos del Continente de Taipei dijo que no necesitaba ayuda externa.

"De momento, tenemos mano de obra e instalaciones para apoyar la operación de rescate", declaró Chiu Chui-cheng, vicepresidente del Consejo de Asuntos del Continente para South China Morning Post.

Cuando le preguntaron si estaban rechazando un intento de reconciliación por parte de China, Chiu añadió, "Es un desastre natural y el rescate requiere esfuerzo humanitario. No deberían usarse como una vía a una conexión política".

Pero un día más tarde, los equipos de rescate japoneses llegaron a Taiwan.

El gobierno taiwanés dijo que solo aceptaron la oferta porque Japón podía proveer herramientas de detección de calor corporal que ellos no tenían.

Pero el mensaje del presidente de Taiwan, Tsai Ing-wen, quien se ha negado a aceptar la política "una China única", fue claro para China.

"El lado japonés abiertamente intentó crear 'una China, un Taiwán' bajo el pretexto de aliviar el desastre natural y expresar condolencias", dijo el portavoz del Ministro de Exteriores chino, Geng Shuang.

Las Maldivas se reparten entre China e India

policia intenta calmar a las masas en las maldivas
Los defensores maldivos de la oposición se pelean con los agentes de seguridad durante una protesta en la que reclamaban la liberación de presos políticos en Male el 21 de febrero de 2018. AHMED SHURAU/AFP/Getty Images

Mientras tanto, la India ha seguido de cerca cómo se desarrollaba una emergencia en las Maldivas.

Las Maldivas, un archipiélago en el océano Índico ubicado cerca de algunos corredores marítimos importantes, históricamente ha estado más ligado a la India pero en los últimos años ha acudido a China.

Las tensiones aumentaron cuando, un día antes del terremoto de Taiwán, el presiente de las Maldivas, Yameen Abdul Gayoom, declaró un estado de emergencia.

El expresidente, Mohamed Nasheed, el único presidente del país elegido por vía democrática - ahora exiliado en Sri Lanka - rápidamente le pidió a la India por Twitter que mandaran tropas para afrontar la situación.

"Los maldivos conciben el rol de la India de manera positiva: en el 88 vinieron, resolvieron una crisis y se fueron. No fueron ocupantes sino liberadores. Por eso los maldivos recurren ahora a la India", twiteó Nasheed, mencionando a soldados indios que ayudaron al gobierno a impedir un golpe de estado en 1988.

Pero el presidente Yameen en cambio mandó enviados a "naciones amigables" incluido China, el cual se sospecha que invierte en las Maldivas como parte de su plan del "collar de perlas" que rodea la India.

El periódico estatal chino, Global Times, publicaron un artículo de opinión que decía, "Puede que Nueva Delhi haya estado buscando una oportunidad para exhibir sus militares de nuevo en su 'jardín trasero'".

"Si la India envía tropas a las Maldivas, China tomará medidas para frenar a Nueva Delhi", escribían.

La situación aún tiene que resolverse, pero nada de esto sorprende a Kelman.

"Los países involucrados mantenían una relación diplomática específica y estaban detrás de intereses diplomáticos específicos", dijo Kelman. "Usan cualquier excusa para perseguir lo que quieren".

 

Te puede interesar