Deja de decir que tienes Alzheimer porque a tu memoria no le pasa nada: 3 causas de olvido totalmente normales y por las que no deberías preocuparte

Escena de la película 'Memento'.
Escena de la película 'Memento'.
Summit Entertainment
  • Todo el mundo en algún momento ha sentido la desagradable sensación de haber olvidado algo. 
  • No recordar dónde se han dejado las llaves, un evento concreto del pasado o no dar con esa palabra que se tiene en la punta de la lengua, son fallos normales de la memoria que no deberían alarmante.
  • La memoria incluso olvida para "liberar espacio" y hacer que la información que mantiene es más efectiva y útil.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

He perdido el coche infinidad de veces. Bueno, exactamente el término no es perdido. Más bien era que no recordaba dónde lo había aparcado. Así que me ha tocado pasar horas dando vueltas por calles o garajes hasta dar con mi vehículo.

¿Tengo problemas de memoria? No. Soy una persona muy despistada.

¿Tú también pierdes el coche? O has visto una película y a la mitad te has dado cuenta de que ya la habías visto antes. O no recuerdas exactamente esa excursión del colegio de la que habla tu viejo amigo. O peor, tienes a menudo esa sensación de buscar un término, una fecha o el nombre de un autor y solo puedes decir "lo tengo en la punta de la lengua".

Pues si te reconoces en algunos de estos lapsus aquí descritos, o incluso en todos, quizás te estés preguntado si le pasa a algo a tu memoria y si deberías preocuparte porque esto sea un indicio de demencia.

Pues lo más seguro es que puedas estar tranquilo y todo se deba a que eres un despistado como yo, o no le diste la importancia que tu amigo a esa excursión o no ejercitas la memoria como es necesario.

La memoria envejece y olvida

La memoria no es perfecta e ilimitada. Selecciona información y olvida otra que considera que no necesitas.

Además a medida que la gente se hace mayor también se vuelve más olvidadiza. Es una consecuencia natural de envejecer.

Al cumplir años, algunos errores al recordar se vuelven frecuentes y son normales. Si bien la comprensión del lenguaje y el vocabulario se mantiene más o menos estable, la fluidez verbal y la velocidad con la que procesamos se ralentiza y eso puede hacer que cueste más encontrar términos o acordarse de un nombre.

Resumiendo, que puedes estar perfectamente sano y olvidar cosas. Lo raro sería que no lo hicieras.

Leer más: Cómo mejorar tu capacidad memorística según la campeona mundial de memoria Yanjaa

Claro, no siempre es así. Y algunos olvidos pueden ser señal de que algo en nuestro sistema cognitivo no va bien. Desde la web médica de Harvard, indican que debería haber preocupación si estos lapsus se vuelven persistentes o son extremos.

Si las pérdidas de memoria comienzan a impedirte llevar una vida normal, hacer tu trabajo o rutina diaria, entonces lo aconsejable es consultar con un médico. 

Aquí 3 causas frecuentes de olvido por los que no deberías preocuparte

1. Olvidos por distracción: ¿Dónde he dejado el coche aparcado?

Google Pixel 4 XL

Constantemente te estás preguntando dónde has dejado el bolígrafo con el que hace un segundo estabas escribiendo. Cada vez que tienes que salir de casa pasas 20 minutos intentando recordar dónde pusiste las llaves o eres como yo y no sabes dónde dejaste el coche por la mañana.

Esto te está llevando a empezar a creer que algo le pasa a tu memoria y que podría ser un signo de posibles problemas más graves.

Pero lo cierto es que como indican desde el portal médico de Harvard, estos lapsus poco tienen que ver con un riesgo de padecer  Alzheimer y están más relacionados con tu distracción. 

Si olvidas este tipo de cosas, no es porque tengas mala memoria o esta esté fallando, es simplemente que cuando realizas dichas acciones no estás prestando atención y por tanto tu cerebro "no las codifica".

Así que cuando necesitas saber dónde está el boli, las llaves, o el coche, pasado un tiempo, no es que no lo recuerdes, es que sencillamente no lo sabes, porque no te centraste en ello mientras lo hacías.

Por lo que a la hora de evitar estos lapsus, la solución es tan sencilla como prestar más atención la próxima vez que llegues a casa y sueltes las llaves.

2. Olvidas eventos del pasado: tu memoria libera espacio

fotos viejas, mirar fotos, fotografías

A veces tienes la sensación de que te cuesta recordar una relación que tuviste en la adolescencia, o alguien te habla de un evento de tu infancia y no eres capaz de acordarte. Incluso no es necesario irse tan lejos, y el viaje que realizaste hace un par de años tiene bastantes lagunas en tu cabeza.

Pues no te preocupes, esos olvidos son algo normal. Y es que a diferencia de lo que se pueda creer, la memoria no tiene la capacidad de registrar y mantener todo lo que hemos vivido. Existe el olvido y es más, este es importante, para permitir la entrada de nuevos recuerdos.

Básicamente se podría decir que recordamos aquello que utilizamos con frecuencia o que es útil para nosotros. Por lo que si existen momentos del pasado que te cuestan más  traer al presente es quizá por que no los has necesitado mucho.

Esta capacidad de olvido, se conoce como transitoriedad  o brevedad (transcience en inglés) frente a la capacidad de recordar (conocida como persistencia). Y como han señalado algunos estudios, la transitoriedad es tan importante como la persistencia en los sistemas mnemónicos.

De acuerdo a estas investigaciones, la memoria se basa de estos olvidos para favorecer nuevos recuerdos.

Además, se piensa que el objetivo final de la memoria es en parte ayudar a optimizar la tomas de decisiones del individuo basándose en lo conocido. En este sentido, algunas investigaciones apuntan a que el olvido de eventos del pasado podría deberse a que con ello la mente impide el "sobreajuste a situaciones pasadas específicas". Vamos, se centra más en fijar lo generalizado.

Es decir, los recuerdos no son una representación al detalle, si no que codifican solo la "esencia" de un suceso. Solo guardarás lo clave, y por tanto es normal que olvides muchos otros detalles.

3. Olvidos de palabras concretas: "Lo tengo en la punta de la lengua"

 Manos, pelo y brazos lenguaje corporal que debes evitar

Todos el mundo ha tenido la sensación de necesitar dar un nombre, un dato concreto y ser incapaz de recordarlo. No es que no se desconozca, lo sabes pero la memoria no es capaz de llegar a esa información. 

Pero estos olvidos no deberían hacerte pensar en un problema serio con tu memoria. De hecho son muy comunes incluso en edades tempranas. Algunos datos indican que esta sensación se da una vez por semana cuando se es joven e incluso una vez al día con la edad.

Desde la página de Harvard lo denominan bloqueo, pero es más común referirse a estos lapsus de memoria como "tenerlo en la punta de la lengua".  La ciencia lo ha estudiado extensamente, indicando que en general no son motivo de problemas cognitivos más serios.

Es más, según recoge un estudio al respecto de la universidad de Columbia, este tipo de olvidos pueden incluso verse como positivo desde una perspectiva adaptativa. Y es que como explica el informe, ese esfuerzo por recuperar un término que se tiene "en la punta de la lengua" puede hacer que la información se grabe posteriormente mejor en la memoria.

Por supuesto, estos olvidos sí deberían ser preocupantes cuando la incapacidad de recordar afecta a nombres de personas cercanas o el esfuerzo por encontrar las palabras necesaria es casi generalizado en una conversación.

Otros artículos interesantes:

6 habilidades que te harán más inteligente y algunas técnicas para desarrollarlas

8 alimentos que mejorarán tu memoria, según los expertos

Te recomendamos