España y Eslovenia son los únicos países que ya tienen claro sus candidatos para ocupar un puesto en la futura Comisión Europea

Teresa Ribera.
  • Empiezan las cábalas por ver qué candidatos y candidatas enviarán los Estados miembros para componer la futura Comisión Europea.
  • Todavía debe elegirse a la futura presidenta o presidente del Ejecutivo comunitario: Ursula von der Leyen aspira a revalidar su mandato por cinco años más.

A falta de conocer la nueva distribución de los grupos políticos en el Parlamento Europeo, las cábalas por saber quiénes compondrán el próximo Colegio de Comisarios ya han empezado.

Todavía se tiene que determinar quién presidirá esa nueva Comisión Europea. Los resultados electorales de este 9 de junio apuntan a que Ursula von der Leyen, la spinzenkandidat del PP europeo, podrá revalidar su mandato por otros cinco años sin demasiadas dificultades. Von der Leyen ya prometió este domingo por la tarde frenar a los extremos "de la izquierda y de la derecha".

Lo esperado, así, es que el PPE alcance un nuevo pacto con S&D —los socialdemócratas y progresistas europeos, grupo en el que está el PSOE— y Renew —liberales y demócratas, donde estaba hasta ahora Ciudadanos o el PNV—. Igual que en la Comisión que nació en 2019, el Colegio de Comisarios deberá reflejar la pluralidad política del acuerdo resultante.

Trilema de Europa

Aunque será el Consejo Europeo —el órgano en el que están representados los Veintisiete y que dicta las prioridades políticas a la Unión Europea— el encargado de determinar quién será la nueva o nuevo presidente de la Comisión, este nombramiento deberá ser luego refrendado por la Eurocámara con mayoría absoluta.

En el Ejecutivo comunitario saliente han convivido —no sin tiranteces— comisarios como Von der Leyen, la propia presidenta, o el comisario de Empleo y Derechos Sociales, que no ha sido otro que el mismo candidato de los socialdemócratas a suceder a Von der Leyen, Nicolas Schmit.

Una vez que se conozca el nombre de quien lidere Bruselas durante los próximos cinco años, será responsabilidad de esta persona el confeccionar el Colegio de Comisarios —similar a un Consejo de Ministros— atendiendo a que cada comisario represente a un Estado miembro de la Unión Europea. Ahí es dónde están también muchas miradas puestas.

Teresa Ribera, firme candidata para ser comisaria europea

Por ahora, solo España ha confirmado quién querría que fuese su comisaria en Bruselas. Su nombre no es otro que la cabeza de lista de los socialistas en estas elecciones europeas, la vicepresidenta Teresa Ribera. La ministra se ha hecho un nombre en Europa. La Presidencia Española logró que el Consejo adoptara una postura común para reformar el mercado eléctrico, por ejemplo.

Además de contar con un Colegio de Comisario sensible con los Veintisiete, Ursula von der Leyen introdujo en 2019 una novedad: lograr una Comisión plenamente paritaria. Por eso, en julio de 2019 la persona que sucedería a Jean-Claude Juncker exigió a cada país de la Unión Europea que remitiera una doble candidatura: un hombre y una mujer.

Es de esperar que esto se vuelva a hacer igual. En julio de 2019 el Consejo Europeo, por ejemplo, nominó a Josep Borrell como candidato al cargo de alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, un cargo de comisario singular puesto que es una vicepresidencia de la Comisión. Von der Leyen aceptó la candidatura de Borrell.

No se espera que Borrell repita para la legislatura que ahora inician las instituciones comunitarias. Se ignora si Madrid remitirá una alternativa a Ribera a la futura presidenta o presidente de la Comisión, más allá de que Ribera está bien posicionada para asumir el cargo de comisaria de Pacto Verde y de contar con el beneplácito del actual Gobierno de Macron en Francia.

España no es el único país que ya da por hecha su candidatura al Colegio de Comisarios. El primer ministro esloveno ya ha propuesto a Tomaž Vesel, expresidente del Tribunal de Cuentas de ese país, como el candidato del Estado miembro para asumir una cartera relacionada con el sistema financiero o con las políticas de competencia del bloque comunitario.

 Algunos nombres que ya suenan en los Veintisiete

Todo lo que suenan para el resto de comisarios sigue siendo rumores. Grecia podría pedir la cartera de Vecindad y Ampliación o un departamento relacionado con las políticas migratorias de la Unión Europea. En la legislatura saliente Von der Leyen se ha deshecho en elogios hacia el comisario griego Margaritis Schinas, responsable de la cartera de Modo de Vida Europeo.

En Francia el anticipo electoral que anunció Emmanuel Macron este domingo hace que sea más complicado imaginar quién podría ostentar un puesto en la Comisión. Podría volver a ser Thierry Breton, comisario de Mercado Interior, que ha tenido un papel clave en el diseño de las regulaciones tecnológicas. También podría ser Bruno Le Maire, el actual ministro francés de Economía.

Junto a Breton, Margrethe Vestager ha sido indispensable para entender Bruselas y sus políticas de competencia en los últimos 10 años. Vestager, sin embargo, no parece que vaya a contar con el apoyo de Dinamarca para aspirar a un tercer mandato.

Europa anunciará esta semana los aranceles a los coches chinos

La futura Comisión podría suponer el retorno de viejos conocidos del proyecto europeo, como Mario Draghi por parte de Italia. Con todo, no parece probable que un gobierno de Hermanos de Italia y Giorgia Meloni, que se adscribe al grupo de Conservadores y Reformistas Europeos, pudiese secundar una candidatura del independiente.

Alexander de Croo, el primer ministro belga que también anunció su dimisión este domingo tras los resultados de las elecciones federales y de las europeas, ha sonado en la rifa. Sin embargo, precisamente su dimisión este fin de semana aleja un poco sus posibilidades.

En cualquier caso, tener un puesto importante en la Comisión es crucial para todos los Estados miembros. Bruselas, a fin de cuentas, es el órgano europeo que tiene la iniciativa legislativa. La Comisión propone borradores de reglamentos y directivas que después discutirán los colegisladores, a saber el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea.

Con Teresa Ribera como potencial comisaria de Pacto Verde, España se asegura un importantísimo asiento en el Ejecutivo comunitario y mucho margen de maniobra para culminar reformas como la del mercado eléctrico y el desarrollo normativo de toda la Unión en materia de transición ecológica.

Será cuestión de meses comprobar cómo se desenvuelven estas intensas negociaciones europeas: se espera que el nuevo Colegio de Comisarios de la Comisión Europea se acabe conociendo antes de otoño, cuando su configuración tendrá que ser aprobada en una votación del Parlamento Europeo.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.