Pasar al contenido principal

Los extranjeros están lanzándose a comprar propiedades inmobiliarias en Malta para obtener la ciudadanía de la UE, lo que muestra la importancia de tener un segundo pasaporte como símbolo de estatus

Foreign buyers are snapping up real estate in Malta.

El mercado inmobiliario de Malta está al rojo vivo.

Gracias a la fortaleza de su economía y a los incentivos gubernamentales para atraer compradores y empresas del extranjero, el mercado inmobiliario de esta isla del Mediterráneo es uno de los más sólidos del mundo, según ha publicado la periodista de The Wall Street Journal Ruth Bloomfield. Los precios de salida han aumentado más de un 10% el año pasado, asegura Bloomfield, citando la última edición del Global House Price Index que publica la consultora inmobiliaria Knight Frank.

Leer más: El lugar donde has nacido importa mucho: los pasaportes más poderosos de todo el mundo

La isla atrae a compradores del extranjero, que están pagando desde 247.000 dólares (algo menos de 220.000 euros) por un apartamento de 2 dormitorios en la costa sur hasta 505.000 dólares (unos 450.000 euros) por una propiedad similar en la Milla Dorada de la costa noreste de la isla, que es la zona más popular para los compradores foráneos. Una vivienda de 4 dormitorios en el norte de la isla, según Bloomfield, cuesta unos 4,7 millones de dólares (sobre 4,18 millones de euros).

El buen clima de Malta, la falta de una barrera de idioma y su estilo de vida relajado son muy atractivos para los compradores extranjeros, pero hay mayores ventajas en juego. Alan Grima, el CEO de Dhalia Real Estate Services, aseguró a Bloomfield que el 60% de los compradores foráneos proceden de la UE, incluidos los trabajadores de compañías internacionales que han abierto oficinas en Malta.

Pero los estadounidenses están buscando la opción de convertirse en ciudadanos de la UE.

Malta ofrece a los más pudientes 2 formas de comprar la ciudadanía con inversión inmobiliaria

El programa de inversor individual de Malta (IIP) ofrece la ciudadanía a los solicitantes que alquilen o compren propiedades, según Bloomfield. Los impuestos son relativamente bajos, con el IRPF en un máximo del 35% y sin un impuesto a las grandes fortunas.

Hay varias opciones de inversión para comprar la ciudadanía de Malta. Si optan por la vía inmobiliaria, los compradores extranjeros deben invertir al menos 350.000 euros en propiedades o contratos de alquiler de propiedades de al menos 16.000 euros para poder ser elegible para la ciudadanía, como contó a Business Insider anteriomente Nuri Katz, presidente de la compañía financiera internacional Apex Capital Partners.

Leer más: España, entre los 12 países a los que más se están mudando los millonarios de todo el mundo

Los compradores que están interesados en propiedades en Malta deben firmar primero un konvenju (en maltés, un compromiso de compra) con un depósito del 10% y un impuesto de compra del 5% y esperar entre 3 y 6 meses para que se cierre la compra, según Bloomfield. Salvo que la vivienda se encuentre en una urbanización designada o que la compra se realice a través de una sociedad mercantil, a los compradores extranjeros solo se les permite comprar una propiedad. Además, deberán mantener conservar esa propiedad durante al menos 5 años para poder ser elegibles para obtener la ciudadanía en Malta, según Katz.

Esta iniciativa de Malta es un programa de ciudadanía por inversión (CIPS), con el que la gente más rica invierte en un país a cambio de obtener la ciudadanía. Una vez que lo consigan, tendrán los mismos derechos básicos que cualquier ciudadano de ese país, como tener un pasaporte, según Katz.

Pero ese segundo pasaporte es algo más que un documento de viaje, ya que sirve también para comprar un cierto estatus. "Es un símbolo de estatus, le muestra a tus amigos que te lo puedes permitir", asegura Katz. "Lo llamo el síndrome la American Express negra".

Leer más: Los 26 países en los que más ha aumentado la presencia de emigrantes españoles en 2018

Más allá del estatus, también hay ventajas físicas de poseer más de un pasaporte. Armand Arton, presidente de Arton Capital contó anteriormente a Business Insider que los inversores buscan principalmente aumentar su movilidad global, una mejor seguridad y educación, diversificar oportunidades de negocio y estrategias de planificación fiscal y una mayor calidad de vida.

Malta no es el único país que ofrece la ciudadanía a cambio de inversiones, esa oportunidad está también disponible en muchos países, desde Tailandia a Chipre.

Y además