Pasar al contenido principal

Uno de los mayores experimentos de renta básica de todo el mundo ha sido un gran fracaso, pero los expertos dicen que la prueba tuvo fallos

Juha Jaervinen, un participante del experimento de renta básica universal de Finlandia, monta en una bici de alquiler en abril de 2018.
Juha Jaervinen, un participante del experimento de renta básica universal de Finlandia, monta en una bici de alquiler en abril de 2018. Gregor Fischer/DPA/Getty Images
  • En 2017, Finlandia se convirtió en el primer país europeo en probar una renta básica universal respaldada por el gobierno, que ofrecía a la gente un ingreso regular sin condiciones.
  • El ensayo finalizó en diciembre de 2018 y fue considerado por muchos como un fracaso.
  • Sin embargo, numerosos investigadores sostienen que la estructura del experimento tenía fallos.
  • Descubre más historias en Business Insider España

No eran las noticias que los investigadores deseaban. Dos años después de que Finlandia pusiera en marcha una prueba de renta básica universal en la que casi 2.000 residentes desempleados recibieron un pago mensual fijo, muchos de los beneficiarios siguieron en el paro.

Las personas dijeron que en general estaban más felices y sanas que otros residentes desempleados, pero el experimento fue ampliamente declarado como un fracaso.

"Fue desalentador para la comunidad de renta básica", confiesa Michael Stynes, CEO de la organización sin fines de lucro Jain Family Institute, a Business Insider. "Pero los resultados de la encuesta, hasta donde puedo decir, no son realmente válidos".

De hecho, muchos investigadores de la renta básica han apuntado a lo que consideran como graves defectos dentro el estudio que sesgaron las conclusiones del mismo.

En un artículo para la revista Jacobin, Jimmy O'Donnell, asistente principal de investigación de The Brookings Institution, identificó algunos problemas importantes. El primero, dijo, fue un cambio en la actitud social en Finlandia, en la que muchos políticos y votantes comenzaron a ver la renta básica como una forma de fomentar una mala ética laboral. Esto contribuyó a una segunda cuestión: el gabinete del primer ministro sólo estuvo dispuesto a ofrecer un presupuesto limitado de 20 millones de euros para el ensayo. Además, quería que la política se implementara rápidamente, lo que obligó a los investigadores a acelerar el diseño del experimento.

Leer más: Una ciudad brasileña está pagando 29 euros al mes a un tercio de sus residentes en uno de los mayores programas de renta básica del mundo

Los investigadores responsables del ensayo habían planeado originalmente que incluyera a 10.000 participantes y estaban considerando pagos de alrededor de 1.000 euros al mes. Eso no era factible con un presupuesto de 20 millones de euros. La apretada línea de tiempo también obligó al equipo a limitar los participantes a residentes desempleados, ya que ellos ya tenían datos administrativos para ese grupo.

"Son investigadores muy serios, pero estaban atados de pies y manos", dice Stynes.

La renta básica solo era una pequeña parte del experimento

Stynes también describe otro gran defecto: debido al diseño estructural del experimento, la renta básica era sólo una parte importante de los servicios que se prestaban a los beneficiarios, y se les exigía que renunciaran a otros beneficios para poder recibir el dinero.

Un cliente saliendo de una librería en Helsinki, Finlandia, en octubre de 2018.
Un cliente saliendo de una tienda en Helsinki, Finlandia, en octubre de 2018. Alexander Demianchuk/TASS/Getty Images

Cuando se puso en marcha el experimento en 2017, Finlandia se convirtió en el primer país europeo en probar una renta básica universal respaldada por el gobierno, que esencialmente paga a una persona un pago regular, sin condiciones.

Stynes señala que 2.000 receptores —un conjunto llamado "grupo de tratamiento" en este experimento— deberían haber sido suficientes para generar conclusiones significativas sobre la renta básica, a pesar de que algunos investigadores criticaron el experimento de Finlandia por ser demasiado pequeño. Sin embargo, los datos son difíciles de analizar.

Al final, el experimento sólo involucró a personas que ya recibían las prestaciones normales de Finlandia, como las prestaciones de desempleo, las prestaciones de vivienda, las ayudas sociales y las indemnizaciones por invalidez, que la ley concede a los residentes desempleados.

Un grupo de control de desempleados (unos 5.000 residentes) siguió recibiendo estos servicios. El grupo de tratamiento, por su parte, recibió una parte (aunque no toda) de las mismas prestaciones condicionales que antes, además de pequeños pagos de la renta básica de 560 euros al mes.

En 2017, el grupo de control recibió 7.300 euros en prestaciones por desempleo y 1.300 euros en asistencia social. El grupo de tratamiento, por su parte, sólo recibió 5.800 euros en prestaciones por desempleo y 940 euros en asistencia social ese año.

Leer más: Estos son los principales lugares del mundo que ya están probando la renta básica universal

Una participante, Sini Marttinen, dijo al New York Times que sus ingresos sólo aumentaron en 50 euros por mes durante el experimento.

"Estaban interesados en la pregunta que básicamente se reducía a: si reemplazas las prestaciones condicionales de desempleo por prestaciones incondicionales de desempleo, ¿obtienes más empleo?", sentencia Stynes.

Al final del experimento, los receptores de la renta básica no tenían más ganas de conseguir trabajo que los del grupo de control. Sin embargo, el hecho de que los beneficiarios recibieran menos prestaciones condicionales que antes dificultaba sacar conclusiones sobre ese resultado.

Además, muchos defensores de la renta básica critican la idea de que los residentes deberían tener que elegir entre una renta básica y prestaciones de desempleo ordinarias.

Michael Tubbs, alcalde de Stockton (California, Estados Unidos), que está llevando a cabo un experimento de renta básica, asegura a Business Insider que "se opondría a cualquier política que elimine la red de seguridad existente y la reemplace por una transferencia de dinero en efectivo".

El programa de Stockton distribuye pagos mensuales de 500 dólares (450 euros) a un grupo de 125 residentes.

Otro problema con el experimento en Finlandia fue que la tasa de respuesta de los participantes a la encuesta del gobierno fue extremadamente baja - alrededor del 25%, por término medio. Eso le da al experimento un nivel inaceptable de incertidumbre, según los estándares establecidos por el Departamento de Educación de los Estados Unidos.

Una política nacional de renta básica sería muy distinta

El origen de la renta básica se remonta al siglo XVI, pero la idea de la renta básica universal como política nacional se ha popularizado en los últimos tiempos. Incluso ha sido propuesta por uno de los candidatos demócratas a las elecciones presidenciales en los Estados Unidos de 2020, Andrew Yang.

Yang ha prometido pagar 1.000 dólares (900 euros) al mes, o 12.000 dólares (10.800 euros) al año, a todos los ciudadanos estadounidenses mayores de 18 años.

Comparado con una política como ésa, el experimento de Finlandia fue, por supuesto, extremadamente pequeño. Fue incluso insignificante en comparación con los experimentos de impuestos negativos sobre la renta realizados en los Estados Unidos entre 1968 y 1982, en los que participaron alrededor de 9.000 personas. Estos experimentos permitieron a los ciudadanos de bajos ingresos recibir pagos del gobierno en lugar de pagar impuestos, pero también fueron considerados demasiado pequeños para generar conclusiones significativas.

Leer más: Esta aldea de Kenia desmonta los peores mitos sobre la renta básica universal

Stynes dice que espera que otros países no se vean disuadidos de seguir una política de renta básica debido a los resultados de Finlandia.

"Casi ni llegar a ser una prueba de renta básica", expone. "En el mejor de los casos, es un experimento de renta básica muy limitada en un contexto extremadamente específico para una población extremadamente concreta".

Y además