Pasar al contenido principal

Una ciudad brasileña está pagando 29 euros al mes a un tercio de sus residentes en uno de los mayores programas de renta básica del mundo

A woman uses her "mumbuca" card at a pharmacy in Marica, Brazil.
Yasuyoshi Chiba/AFP/Getty Images
  • La ciudad brasileña de Maricá ha lanzado recientemente un programa de renta básica que ofrece una paga de unos 29 euros a cerca de un tercio de sus habitantes.
  • Brasil ya cuenta con una política nacional que ofrece a los ciudadanos unos 9 euros al mes si vacunan a sus hijos y les envían a la escuela.
  • El programa de Maricá permitirá que los investigadores estudien como la renta básica afecta al empleo local, específicamente si anima a sus beneficiarios a incorporarse al mercado laboral.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los habitantes de una ciudad brasileña están a punto de recibir el primer pago de un nuevo programa de renta básica que comienza a aplicarse este mes.

Esta medida, denominada Renda Básica de Cidadania (renta básica de ciudadanía, en castellano), se ha puesto en marcha en la ciudad de Maricá, que cuenta con un nivel medio de renta. Cada mes, en torno a un tercio de los habitantes de la ciudad recibirán una paga de 130 reais (unos 28,95 euros) para que los gasten a su antojo.

"No se trata de una ciudad masivamente empobrecida, pero sí que tiene mucha gente necesitada", ha destacado a Business Insider Michael Stynes, CEO de la ONG Jain Family Institute. Stynes trabaja con las autoridades de la ciudad para investigar sobre los efectos del programa, incluyendo cómo sus habitantes se gastan su dinero".

Leer más: Estos son los principales lugares del mundo que ya están probando la renta básica universal

Sus resultados, asegura, podrían definir como otras ciudades fuera de Brasil entienden la renta básica.

"Maricá no existe en el vacío", ha señalado Stynes. "Esto arrojará algunas de las mejores pruebas que podamos tener sobre cómo se comporta la renta básica universal cuando es una política generalizada".

El programa de Maricá es diferente del que se aplica en Brasil a nivel nacional

Hace 15 años, el expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva aprobó una ley que estableció transferencias de efectivo a los habitantes más necesitados del país. Desde estonces, el Gobierno ha estado entregando pagos mensuales a las familias. De media, los hogares reciben unos 40 reais (algo menos de 9 euros) por persona al mes. Ese dinero se entrega con pocas condiciones: para cobrarlo, las familias deben vacunar a sus hijos y enviarles a la escuela.

El programa, denominado Bolsa Família, transfiere actualmente dinero a más de 46 millones de personas o a 1 de cada 4 familias de Brasil.

Leer más: Esta aldea de Kenia desmonta los peores mitos sobre la renta básica universal

No se trata de una política de renta básica, que permite a los ciudadanos recibir dinero por el mero hecho de estar vivos, pero ha elevado los niveles de ingresos en todo el país. (El salario mínimo en Brasil ronda los 1.000 reais, en torno a 221 euros, al mes.) El Banco Mundial estima que la desigualdad de ingresos sería un 21% mayor en Brasil si no existiese este programa, y la pobreza extrema sería un 50% más alta.

El programa nacional ha abierto camino para las políticas locales de renta básica como la de Maricá.

A cashier holds a "mumbuca" card at a pharmacy in Marica, Brazil.
Yasuyoshi Chiba/AFP/Getty Images

La paga de Maricá no implica ninguna condición. Sin embargo, el programa tiene unos pocos requisitos de selección. Para recibir este subsidio, los habitantes deben haber residido en Maricá durante al menos 3 años. Además, deben estar registrados en una base de datos municipal de gente que gana hasta 3 veces el salario mínimo mensual brasileño.

La paga se distribuye mediante una divisa local, mumbuca, que solo se acepta en Maricá. El dinero está precargado en una tarjeta o se puede acceder a él a través de una aplicación para el teléfono móvil. No existe la posibilidad de retirar dinero en efectivo.

Después de que la primera ronda de participantes, que son en torno a 27.000, reciban su paga este mes, seguirán siendo beneficiarios de este programa hasta que llegue a un tope de 52.000 personas.

"Mucha gente se beneficiaría de un programa así", afirma Stynes. "Sacará a muchas familias de la pobreza".

Renta básica e incentivos para trabajar

El programa de Maricá es una de las mayores iniciativas de renta básica del mundo, pero no es la única.

Durante los últimos 9 meses, la ciudad californiana de Stockton ha estado distribuyendo 500 dólares al mes (unos 451 euros) a un grupo de 125 habitantes. Los subsidios forman parte de un programa piloto diseñado para durar 18 meses. La ciudad de Barcelona también completó recientente un experimento sobre renta básica que ofrecía pagos de entre 100 y 1.700 euros al mes. El programa abarcaba a unos 1.000 hogares y duró 2 años.

El programa de Maricá, sin embargo, no tiene fecha tope. Sus fondos provienen del presupuesto municipal, que genera el 72% de sus ingresos con derechos petrolíferos. Eso implica que el programa debería poder contar con un flujo estable de financiación.

A store shows a placard reading "Mumbuca card accepted" in Marica, Brazil.
Yasuyoshi Chiba/AFP/Getty Images

Eso también significa que los investigadores podrán observar "un retrato mucho más completo" de cómo la renta básica afecta a sus beneficiarios a lo largo del tiempo, según Stynes.

"En el caso de Stockton, se están consiguiendo buenas investigaciones, pero es pequeño", añade. "El programa de Maricá es una medida completamente avanzada".

Stynes afirma que le interesa especialmente cómo la renta básica impactará en el empleo en Maricá, donde muy poca gente está implicada en la economía formal.

Leer más: El Gobierno aprueba las cuentas de pago básicas gratuitas para colectivos vulnerables

"Un estímulo secundario de este programa era el de integrar a la gente en el mercado laboral formal", asegura.

Los defensores de la renta básica alegan a menudo que los trabajadores que reciben un subsidio para cubrir sus necesidades básicas suelen buscar un empleo que les interese, en lugar de un trabajo de baja cualificación o no especializado.

Esa parece ser, hasta ahora, la situación con el programa Bolsa Família. Bénédicte de la Brière, la economista del Banco Mundial que supervisa este programa, informó de que "algunos adultos trabajan más duro" que antes de recibir su subsidio, dado que ese dinero extra "les permite asumir algo más de riesgo en su empleo".

Los datos del programa Bolsa Família también han revelado que los beneficiarios gastan la mayoría de su paga en comida, seguida de material escolar, ropa y calzado.

Leer más: Ontario cancela su programa de renta básica: "Me siento traicionado"

Pero los críticos de la renta básica argumentan que este tipo de pagas reducen el incentivo para encontrar un empleo y gastan fondos gubernamentales que harían más falta en otros ámbitos. Pero Stynes señala que la mayoría de los beneficiarios de este programa en Maricá invierten en sus casas y negocios y no usan el dinero como una excusa para "jugar a videojuegos o beber cerveza o drogarse".

"Lo gracioso de la renta básica es que debe ser una de las políticas sociales que más veces se ha puesto a prueba pero nunca ha llegado a implementarse", asegura Stynes. "Es importante que los legisladores vean que es viable".

Y además