Pasar al contenido principal

Ontario cancela su programa de renta básica: "Me siento traicionado"

Ontario Premier Doug Ford.
Ontario Premier Doug Ford. REUTERS/Carlo Allegri
  • En julio de 2017, Ontario (Canadá) puso en marcha un proyecto piloto de ingresos básicos para 4.000 residentes.
  • El nuevo gobierno de Ontario, dirigido por Doug Ford, canceló de repente el programa a principios de esta semana.
  • "Siento que he sido apuñalado por la espalda por mi propio gobierno", dijo uno de los participantes del programa a Business Insider.

Ira e indignación, shock y traición. Son las emociones más repetidas después de que uno de los experimentos de ingresos básicos más grandes del mundo haya sido cancelado repentinamente.

A principios de esta semana, Doug Ford, el nuevo primer ministro conservador de Ontario, Canadá, sacó la alfombra de debajo del experimento, que proporcionó ingresos a 4.000 personas que vivían en o cerca de la línea de pobreza.

El gobierno de Ford no ha dicho mucho públicamente sobre por qué ha cancelado el programa. Solo afirmó que desincentiva a los beneficiarios a encontrar trabajo.

Business Insider se puso en contacto con varias personas que recibían ingresos en el marco de lo que se suponía que sería un proyecto piloto de tres años puesto en marcha por el gobierno anterior de Ontario.

Duró sólo un año, a pesar de la promesa de la campaña de Ford de mantener el proyecto piloto financiado.

"Siento que he sido apuñalado por la espalda por mi propio gobierno", dijo Alana Baltzer, de 29 años, a Business Insider en una entrevista. "Honestamente no tengo ni idea de lo que está pasando porque no ha habido comunicación alguna".
 

El proyecto piloto iba a funcionar 3 años. Solo ha durado uno.

La renta básica es un sistema en el que, idealmente, todas las personas, independientemente de sus ingresos, reciben regularmente dinero del gobierno.

El programa de Ontario fue un experimento de ingresos básicos modificado, en el que las personas que recibían el dinero tenían que cumplir con un cierto umbral de ingresos.

Bajo el programa, una persona que ganaba menos de 34.000 dólares canadienses al año (22.567 euros al tipo de cambio actual) era elegible para recibir hasta 11.300 euros anuales. Las parejas que ganaban menos de 48.000 dólares canadienses (31.860 euros) podían recibir hasta 16.000 euros al año, menos el 50% de cualquier ingreso ganado.

Kenia, Finlandia y un puñado de otros países y ciudades han puesto en marcha proyectos piloto experimentales de renta básica, con la intención de entregar los resultados a los científicos sociales y economistas para evaluar si ayudan a la gente a salir de la pobreza.

Cuando el anterior gobierno liberal de Ontario comenzó uno de los experimentos de ingresos básicos más grandes del mundo en julio de 2017, extendiendo el proyecto piloto a 4.000 residentes, los activistas de todo el mundo tenían esperanzas.

Ford canceled the program despite campaigning on a promise to fund it for the three-year duration.
Ford canceled the program despite campaigning on a promise to fund it for the three-year duration. REUTERS/Thomas White

Pero cuando el Partido Conservador Progresista de Ford asumió el cargo el 29 de junio, las prioridades cambiaron. El proyecto, que contaba con 150 millones de dólares de presupuesto, fue cancelado.

"Cuando se anima a la gente a aceptar dinero sin condiciones, realmente no envía el mensaje que creo que nuestro ministerio y nuestro gobierno quieren enviar", dijo Lisa Macleod, ministra de la infancia, la comunidad y los servicios sociales de Ontario, a los periodistas esta semana. "Queremos volver a encaminar a la gente y ser miembros productivos de la sociedad donde sea posible".

Algunos receptores recibieron un correo electrónico el miércoles que decía que sus pagos continuarían hasta agosto, pero no proporcionó más detalles sobre cuándo se eliminaría el programa, según informó la Corporación Canadiense de Radiodifusión (Canadian Broadcasting Corporation).

Los defensores de la renta básica criticaron la decisión del gobierno.

"Estoy tan enojado ahora mismo. Estoy temblando" dijo Scott Santens, un prominente defensor, en Twitter el martes. "¿Se imaginan a un político desenchufando una vacuna que estaba reduciendo el cáncer tanto que ya era discutiblemente poco ético no expandirlo a todo el mundo?"

Hugh Segal, un ex senador conservador y uno de los ideólogos del proyecto piloto, dijo en un mordaz artículo de opinión en The Globe and Mail que el "nuevo gobierno de Ontario está desafiado en el tema de la justicia".

Tom Cooper, director de la Mesa Redonda Hamilton para la Reducción de la Pobreza, un grupo local de apoyo, dijo a Business Insider que la gente estaba "tambaleándose" después de la cancelación del programa.


Ira y desilusión

Algunas personas involucradas en el proyecto que dijeron que tenían problemas de salud mental afirmaron a Business Insider que dependían del dinero para artículos como comida y abrigos de invierno. También que les sirvió como una pasarela financiera para buscar trabajo.

Dave Cherkewski, de 46 años, de Hamilton, Ontario, dijo a Business Insider que cayó en la pobreza y experimentó problemas de salud mental después de dejar su trabajo en una compañía de telecomunicaciones.

"A veces no sabía dónde iba a dormir. No sabía de dónde vendría mi próxima comida".

Después de vivir en la pobreza durante 15 años, Cherkewski aprendió a sobrevivir con muy poco dinero. "Con 10.000 o 13.000 dólares al año".

"Este piloto básico fue un rayo de esperanza", dijo, "que es algo que no he tenido antes porque he crecido con bajos ingresos".

Cuando un reportero local de la CBC le informó de la cancelación del proyecto piloto, su reacción inicial fue de "shock".

Baltzer, también un receptor de ingresos básicos, se hizo eco de ese sentimiento. "Sólo tengo mucha ira y desilusión hacia el gobierno de Ontario en este momento", dijo.

Canadian Prime Minister Justin Trudeau. Basic-income advocates have vowed to take the fight to the federal government.
Canadian Prime Minister Justin Trudeau. Basic-income advocates have vowed to take the fight to the federal government. Chris Wattie/Reuters

Para Baltzer, que dijo que le habían diagnosticado trastorno bipolar, el ingreso era la diferencia entre tener suficiente dinero para vivir cada mes y luchar para sobrevivir con el programa de apoyo a la discapacidad del gobierno de Ontario.

"Me mostró lo que es vivir con dignidad y libertad", dijo.

Jaylynn Rose, una participante de 21 años en el programa piloto que también dijo que tenía problemas de salud mental, dijo a Business Insider que cortar el programa "pondría a mucha gente aún más en la pobreza".

Rose dijo que había esperado usar el dinero del proyecto piloto para solicitar la admisión a la universidad, pero que ahora no tendría forma de pagarlo. "Me siento muy traicionada por el gobierno de Ontario".


La renta básica crea un incentivo para encontrar trabajo, según los beneficiarios

MacLeod ha dicho que el proyecto de ingresos básicos "desincentiva" a la gente a la hora de buscar trabajo.

Baltzer, sin embargo, dice que supone precisamente una motivación.

"Es un poco difícil encontrar trabajo cuando uno está luchando por conseguir comida y no tiene dinero para mantener el teléfono activo y se queda fuera de servicio", dijo. "No puedes permitirte comprar ropa de trabajo. Ni siquiera puedes hacer la colada para lavar ropa para entrevistas de trabajo".

Con un ingreso básico, Baltzer podría comer más saludablemente, comprar ropa, ir al gimnasio, lavar ropa y usar el teléfono e Internet para comunicarse con posibles empleadores.

Dos tercios de los beneficiarios de ingresos básicos involucrados en el programa piloto ya estaban trabajando, según Cooper, el defensor local.

"Estas son personas que pueden estar trabajando en uno o dos trabajos a media jornada pero que no ganan suficiente dinero en esos trabajos o que no tienen suficientes horas para salir de la pobreza, tanto ellos como sus familias", dijo Cooper. "Estos individuos eran optimistas sobre el futuro y creo que para muchos de ellos es una sensación de traición. Los sueños de la gente se han hecho añicos".

Algunos defensores y antiguos beneficiarios dicen que esperan llevar la lucha al gobierno federal de Canadá.

"No estoy seguro de que esa sea una meta muy realista en este momento, pero tendremos esas conversaciones", dijo Cooper.

Cherkewski, por su parte, quiere luchar para mantener vivo el programa. "Voy a tomar este enfado, voy a canalizarlo, y voy a ir tras este gobierno".

Te puede interesar