Pasar al contenido principal

10 mitos de supervivencia que te pueden costar la vida

Mito: si un tiburón te ataca, golpéale en la nariz [RE]
Shayanne Gal/Dragan Radovanovic/Business Insider

Con meses de buen tiempo por delante, es un excelente momento para salir a la aventura. Pero si no quieres tener problemas, tendrás que asegurarte de que sabes lo que haces.

Por supuesto, tienes que protegerte ante bichos y mosquitos, pero hay algo preocupante en la idea que tenemos de supervivencia en la naturaleza: la glorificamos con programas como El último superviviente y El hombre contra la naturaleza.

Pero sobrevivir en condiciones extremas no es tan simple y la mayoría de las lecciones no se pueden aprender de la televisión. De hecho, algunos de "consejos de supervivencia" que nos llevan años ofreciendo, son a menudo peligrosos.

A continuación, algunos de los mitos en los que no hay que confiar si una excursión se vuelve peligrosa.

Mito: puedes extraer el veneno de una mordedura de serpiente succionándolo

Mito: Puedes succionar el veneno de una mordedura de una serpiente [RE]
Shayanne Gal/Dragan Radovanovic/Business Insider

Hecho: Su una mordedura contiene veneno, entrará inmediatamente en el sistema circulatorio. Colocar tu boca sobre la mordedura implicará más bacterias para la herida y simplemente podría llevar el veneno a tu boca y esófago. Si alguien es mordido, intenta mantener su ritmo cardíaco bajo y la extremidad afectada por debajo de la altura del corazón hasta que llegue al hospital.

Mito: Hazte siempre el muerto cuando seas atacado por un oso

Mito: Hazte el muerto para evitar el ataque de un oso [RE]
Shayanne Gal/Dragan Radovanovic/Business Insider

Hecho: Si estás en un bosque y ves un oso, el principal consejo es huir de él lentamente. Si está en tu zona de acampada, hazte lo más alto y ruidoso posible, lo que con suerte podría ahuyentarlo.

Pero en el caso de un ataque inevitable, tu estrategia debería depender del oso en cuestión y del tipo de ataque. Nunca te hagas el muerto si oso pardo te ataca: enfréntate a él.

En la mayoría de los casos, un oso pardo o grizzly ataca para defenderse a sí mismo o a sus crías. En esos momentos, te advertirá haciendo ruido y amenazando con embestir. Huye del ataque lentamente. Si el oso hace contacto visual, hazte el muerto sobre tu estómago y con las manos en la nuca. Pero el raro caso de un ataque ofensivo, que llega sin previo aviso, lucha por tu vida.

Mito: Necesitas encontrar comida inmediatamente si estás en un entorno extremo

Mito: Necesitas encontrar comida inmediatamente si estás en un entorno extremo [RE]
Shayanne Gal/Dragan Radovanovic/Business Insider

Hecho: Ni por asomo. Puedes sobrevivir hasta seis semanas sin comida. El tiempo exacto varía, dependiendo del punto inicial y otros problemas de salud, pero el agua y el abrigo son muchísimo más importantes.

Mito: El líquido de un cactus puede salvarte de morir de sed

Mito: El líquido de un cactus puede salvarte de morir de sed [RE]
Shayanne Gal/Dragan Radovanovic/Business Insider

Hecho: Si tienes suficiente experiencia como para escoger el cactus del que puedes hacerlo de forma segura, podría funcionar. Pero la mayoría de las veces, el líquido del cactus te enfermará, causándote vómitos y dejándote más deshidratado aún.

Mito: El musgo está en el norte de un árbol

Mito: El musgo está en el norte de un árbol [RE]
Shayanne Gal/Dragan Radovanovic/Business Insider

Hecho: El musgo puede crecer en todas las caras de un árbol, dependiendo de las condiciones medioambientales. No te bases en este truco del folclore de la navegación.

Mito: Si un animal come algo, también podrás comerlo tú

Mito: Si un animal come algo, también podrás comerlo tú [RE]
Shayanne Gal/Dragan Radovanovic/Business Insider

Hecho: Los pájaros y las ardillas pueden comer ciertos frutos y setas que matarían a una persona.

Mito: Frotar la piel de alguien o meterle en un baño caliente cuando está congelado

Mito: Frotar la piel de alguien o meterle en un baño caliente cuando está congelado [RE]
Shayanne Gal/Dragan Radovanovic/Business Insider

Hecho: Frotar la piel congelada puede dañarla incluso más y el agua caliente puede causar un shock o daño para alguien que dufre congelación o hipotermia. Necesitas calentarle de nuevo lentamente, preferiblemente con mantas y botellas de agua caliente bajo sus axilas.

Mito: Si un tiburón te ataca, golpéale la nariz

Mito: si un tiburón te ataca, golpéale en la nariz [RE]
Shayanne Gal/Dragan Radovanovic/Business Insider

Hecho: Es realmente difícil lanzar un puñetazo a la nariz de un tiburón en movimiento. En los raros casos en los que un tiburón pretende morderte, intenta colocar un objeto sólido entre el animal y tú. Si falla, araña sus ojos y agallas.

Mito: Nada siempre en paralelo a la costa si te arrastra la corriente

Mito: Nada siempre en paralelo a la costa si te arrastra la corriente [RE]
Shayanne Gal/Dragan Radovanovic/Business Insider

Hecho: Una corriente es aterradora, pero nadar en paralelo a la costa funciona mejor si la corriente te dirige al océano. No es erróneo, pero es bueno conocer que muchas corrientes aparecen en diagonal: tu idea general debería ser permanecer a la misma distancia de la costa, pero nadar en perpendicular a la corriente todo lo que puedas "en un ángulo alejado de la corriente y de la costa", según la Asociación Atmosférica y Oceánica de EE.UU. Puede ser más sencillo nadar en una dirección que en otro. Y no te canses demasiado; no deberías sentirte exhausto. Si no puedes nadar más, manténte a flote todo lo que puedas.

Mito: Un cobertizo es un gran refugio

Mito: Un cobertizo es un gran refugio [RE]
Shayanne Gal/Dragan Radovanovic/Business Insider

Hecho: El refugio adecuado depende de las condiciones del entorno. Con calor, necesitas sombra, pero en climas más fríos, mantener el calor es la prioridad. Esto significa protegerte del viento, pero también construir un refugio en el que aislarte del frío durante la noche. Un cobertizo puede ayudar a protegerte del viento y otros elementos, pero puede no ser suficiente para dar calor.

Te puede interesar