El fin del despido automático por incapacidad, más cerca: el Consejo de Ministros lo abordará este martes

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Ministerio de Trabajo

  • Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, anunció hace días que llevará al Consejo de Ministros la eliminación del despido automático por gran invalidez o incapacidad. 
  • El anteproyecto de ley es una promesa en la que Díaz llevaba trabajando desde hace meses, y con ella busca "la igualdad en el empleo de las personas con discapacidad". 

Y la promesa se materializó por fin. Después de un tiempo hablando de ello, Yolanda Díaz anunció, durante un acto de Sumar el pasado fin de semana, su intención de llevar al Consejo de Ministros de hoy el anteproyecto de ley que busca eliminar el despido automático por gran invalidez o incapacidad. 

Hasta ahora, el artículo 49 del Estatuto de los Trabajadores expone que el contrato de trabajo se puede extinguir, entre otras cosas, "por muerte, gran invalidez o incapacidad permanente total o absoluta del trabajador". 

Es decir, una empresa puede despedir a un trabajador que quisiera seguir trabajando pese a su incapacidad sin necesidad de realizar un esfuerzo por adaptar la tarea que desempeñaba antes a su nueva condición.

La intención del Gobierno es eliminar la última parte de esa frase para que una empresa solo pueda finalizar un contrato de forma automática cuando se produce la muerte del trabajador. 

La nueva normativa llega después de una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que en una resolución de principios de año consideró que ese artículo contradice de forma directa la directiva comunitaria en la que se impide expresamente el despido automático de los trabajadores que asuman esta nueva realidad.

Las normas europeas consideran que la empresa tiene que hacer "ajustes razonables" antes de despedir a un empleado con una incapacidad total o absoluta. 

El asunto llegó a instancias europeas después de que un empleado, que fue despedido tras un accidente laboral que le dejó una incapacidad total, denunciara los hechos. El trabajador demandó a la compañía porque entendía que sufrió un trato "discriminatorio". 

"Con la presente reforma se pretende garantizar, de una manera más eficaz, el derecho a la igualdad en el empleo de las personas con incapacidad", indica la norma en su exposición de motivos, según ha podido avanzar El País. A pesar del voluminoso número de normas que existen al respecto, "continúa vigente la redacción original del texto refundido del Estatuto de los Trabajadores", incide.

La intención de la norma es eliminar la parte de la ley que da a la empresa la potestad automática para despedir a un trabajador cuando se le declara incapacitado. 

Además, también introducirá otro párrafo, en el que se exija que "la empresa no podrá extinguir el contrato de trabajo por esta causa cuando la persona trabajadora manifieste su voluntad de continuar en la empresa y solicite que se realice la adaptación razonable, necesaria y adecuada en su puesto de trabajo". 

La norma no es un todo o nada. Si la empresa no puede asumir el coste de modificar el trabajo para adaptarlo al empleado con incapacidad, porque constituiría una "carga excesiva", este deberá ofrecer al empleado "el cambio a otro puesto de trabajo vacante compatible con su nueva situación".

La medida llegará al Consejo de Ministros después de que a principios de abril Trabajo firmara con el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) un acuerdo "para la protección frente al despido automático de las personas con incapacidad permanente", según recogió la web de la Moncloa.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.