Así ha sido la factura millonaria de los últimos grandes ERE de la banca: recortes de miles empleos para buscar la viabilidad del negocio

Unos operarios colocan el logo de CaixaBank en las que eran las oficinas de Bankia tras la fusión con esta entidad.
Unos operarios colocan el logo de CaixaBank en las que eran las oficinas de Bankia tras la fusión con esta entidad.
Reuters

Reuters

  • Los últimos grandes ERE de la banca suponen una factura millonaria en costes de reestructuración, pero las entidades esperan amortizarlos en el futuro con más operaciones a través de canales digitales que tienen un menor coste. 
  • Las salidas de los bancos en los últimos años se han hecho tras negociaciones con los representantes de los trabajadores que han logrado acuerdos en los que prevalecían las prejubilaciones. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La banca vive un punto de inflexión en su negocio. Los tipos negativos estrangulan su negocio tradicional con la digitalización implantándose a marchas forzadas. En este contexto, en los últimos años han seguido también las fusiones de entidades tras la primera ola derivada de la crisis financiera de 2008. El resultado ha sido la destrucción de miles de puestos de trabajo en el sector, en gran parte con grandes ERE. 

Los últimos que se están negociando son los expedientes de regulación de empleo de CaixaBank, que será probablemente el más grande de la historia reciente de la banca con unas 7.800 salidas tras la fusión con Bankia, y el de BBVA, donde la entidad ha puesto sobre la mesa la salida de 3.450 personas del banco en España. 

En los últimos años, la gran banca española ha recortado miles de empleos. Desde el estallido de la burbuja inmobiliaria hasta el cierre de 2019, los últimos datos disponibles de Banco de España, el sector había reducido en 94.000 personas el número de empleados. A estas cifras hay que sumar las salidas de trabajadores en 2020. 

En los últimos cinco años, las grandes entidades han recortado su plantilla en más de 13.700 personas en seis grandes procesos de ERE. 

En la mayor parte de los casos, las entidades han optado por fórmulas de prejubilaciones con salidas voluntarias a las que se llegaban con acuerdos con los sindicatos. Aunque las condiciones han ido empeorando para los empleados. Si en los primeros ERE de la banca, las entidades ofrecían alrededor del 80% del sueldo pensionable en prejubilaciones a partir de los 55 años; en los últimos expedientes de empleo se han ido reduciendo a compensaciones de alrededor del 60% del sueldo pensionable. 

La banca destruye 94.000 empleos desde el pico de la burbuja: la tormenta perfecta de robots y fusiones reduce un 35% la plantilla y el recorte todavía no ha terminado

Un ejemplo es la situación vivida en Santander. El banco tras la compra de Popular ha vivido varios expedientes de empleo. En 2017, tras hacer comprar por un euro el banco quebrado llegó con los sindicatos a un acuerdo para un ERE de 1.000 trabajadores con indemnizaciones de hasta el 80% del salario pensionable. 

Tras estas salidas, en 2019 acordó otro ERE con salidas de 3.223 trabajadores con indemnizaciones de entre el 60% y el 80%. En diciembre de 2020, llegó otro ERE para 3.572 empleados con una indemnización de entre el 65% y el 73%.

Este es el coste de los últimos grandes ERE para la banca por orden cronológico 

Santander. 2020. 3.572 salidas 

En las cuentas presentadas por la entidad en 2020 ante la CNMV, el banco recogió unos costes de reestructuración de 1.114 millones de euros. Al año siguiente, la entidad en el primer trimestre de 2021, recogió unos costes de 530 millones de euros para el conjunto del año. De esta cifra, 56 millones estaban destinados para la reestructuración de su centro corporativo. 

Sabadell. 2020. 1.800 salidas 

Sabadell acordó a finales de 2020 un expediente de regulación de empleo para la salida de 1.800 trabajadores. En las cuentas del primer trimestre de 2021, la entidad señala un impacto de 314 millones de euros en gastos de explotación por los costes de reestructuración en España, que se desglosa en 305 millones de euros en gastos de personal y otros 9 millones de euros en gastos generales. 

Santander. 2019. 3.223 salidas

En junio de 2019, el banco selló con los sindicatos un acuerdo para el segundo ERE tras la compra de Popular. Este expediente de regulación de empleo conllevaba 3.223 salidas del banco. Santander ofreció prejubilaciones con el 75% del salario pensionable o el 72% más el 58% del complemento voluntario para los empleados de entre 55 y 61 años. En el informe financiero anual de 2019, la entidad apunta que los costes de reestructuración en España supusieron 600 millones de euros. 

CaixaBank. 2019. 2.023 salidas 

En 2019, CaixaBank acometió un importante ajuste de empleo con un ERE el que llegaron a un acuerdo con los representantes laborales para 2.023 salidas. Esta reestructuración de empleo tuvo un coste bruto de 978 millones de euros en 2019, según recogieron en la presentación de resultados. Con estas salidas, el banco estimaba que generaría un ahorro de costes de 200 millones de euros anuales (80 millones en 2019). 

Bankia. 2018. 2.000 salidas

Bankia anunció la integración de BMN en 2017 en un movimiento para consolidar su cuarto puesto dentro del sector financiero en España. La absorción de BMN suponía aumentar las sinergias. Para ello, llevaron a cabo un ERE con unas 2.000 salidas del banco. En las cuentas de 2018, el banco recoge unos costes de integración de 312 millones de euros derivados de este movimiento. 

Santander. 2017. 1.100 salidas

La noche del 6 de junio de 2017, Popular era intervenido por Bruselas. En unas negociaciones maratonianas que se llevaron a cabo en una noche, Santander acabó comprando el banco por un simbólico euro. La compra de la entidad supuso para el banco tener que realizar una ampliación de capital de 7.000 millones de euros para digerir los activos tóxicos que tenía el banco quebrado en su balance. 

La integración de la estructura de Popular dentro del ecosistema de Santander derivó en un ERE con 1.100 salidas. Los costes de reestructuración que se recogen en las cuentas de 2017 del banco ascendieron a 475 millones de euros. En las cuentas de 2018, se recogen unos costes de reestructuración de 280 millones en España y otros 40 millones de euros en el Centro Corporativo, ambos relacionados con la compra de Popular. 

Otros artículos interesantes:

La banca destruye 94.000 empleos desde el pico de la burbuja: la tormenta perfecta de robots y fusiones reduce un 35% la plantilla y el recorte todavía no ha terminado

El boom de las fintech para aplazar pagos se consolida en Europa: tecnológicas cada vez más grandes que hacen frente a la banca tradicional

Los bancos se preparan para enfrentarse al fin de moratorias: así buscan evitar el efecto acantilado en sus cuentas con provisiones millonarias