Pasar al contenido principal

Hacienda quiere solucionar el problema de las pensiones mediante un cheque fiscal

Miles de jubilados convocados por los sindicatos UGT y CC.OO se movilizan en más de cuarenta ciudades en defensa del sistema público de pensiones.
Miles de jubilados convocados por los sindicatos UGT y CC.OO se movilizan en más de cuarenta ciudades en defensa del sistema público de pensiones. EFE/ Javier Lizon
  • El Ministerio de Hacienda quiere aprobar un cheque fiscal dirigido a las personas mayores, similar al impuesto negativo para familias numerosas.
  • La prima fiscal beneficiaría a todas las personas mayores, sin tener en cuenta si contribuyen al IRPF o si están jubiladas.
  • La edad mínima está por fijar, pero todo apunta a que se empezaría a cobrar a partir de los 80 años.

El Ministerio de Hacienda quiere aprobar para las personas mayores, sean o no jubilados, una ayuda fiscal similar a la que existe actualmente para las familias numerosas y que se articula como un impuesto negativo, según confirmaron a Europa Press en fuentes del Gobierno.

De esta forma, la medida beneficiaría a todas las personas mayores a modo de una "prima fiscal por edad", independientemente de que paguen o no IRPF y más allá de que estén o no jubilados, dado que el cheque fiscal se entregaría a todos los ciudadanos que, en principio, superen los 80 años, aunque la edad aún está por determinar, según las mismas fuentes.

Leer más: Las protestas por las pensiones calientan el Pacto de Toledo 

Esta medida llega justo después de que el PP y Ciudadanos hayan cerrado su acuerdo sobre los Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio del 2018, en el que se incluye una rebaja del IRPF y en un momento en el que el debate sobre las pensiones está sobre la mesa y en las calles.

De hecho, el pasado jueves 1 de marzo los jubilados convocaron una protesta a favor de la subida de las pensiones en varios puntos del país. En Madrid, se llevó a cabo frente a la sede del Ministerio de Hacienda y, pese a la lluvia, contó con miles de asistentes. 

En la línea de otras ventajas fiscales similares

La reforma fiscal de 2015 introdujo un impuesto negativo para familias numerosas o a cargo de dependientes, de tal manera que perciben 100 euros mensuales o bien 1.200 euros anuales al hacer la declaración de la renta, la misma cantidad que pueden solicitar las madres trabajadoras con hijos menores de tres años, que perciben una ayuda fiscal por la misma cuantía y que también se puede cobrar mes a mes o todo junto al año.

Concretamente, en el caso de las familias numerosas, la deducción la pueden cobrar aquellas personas que acrediten pertenecer a una familia numerosa, tener ascendientes o descendientes con discapacidad, así como las familias monoparentales con dos hijos sin derecho a anualidades por alimentos. Esta deducción puede superar el importe de las retenciones por IRPF, por eso se la ha denominado impuesto negativo.

Te puede interesar