Pasar al contenido principal

Una inmobiliaria española instala un altavoz de Google en todas sus viviendas, y es solo una muestra de la revolución que nos espera

Google Home Palomitas
Google
  • Una inmobiliaria española ofrecerá a todos los clientes que adquieran una vivienda la posibilidad de contar con un Google Home.
  • Google, Amazon, Apple, Alibaba, Xiaomi e incluso Telefónica pelean por conquistar los hogares de medio mundo.
  • La revolución es irresistible: IDC calcula que se venderán más de 230 millones de altavoces inteligentes en 2022.

La promotora inmobiliaria española Neinor Homes ha decidido que instalará un altavoz inteligente de Google, un Google Home, en cada una de sus viviendas a partir de este mes de octubre.

Así, aunque después el inquilino que adquiera la vivienda será quien decida si quiere o no hacer uso del aparato, Neinor busca acercarse a la casa del futuro y al ecosistema de dispositivos inteligentes que se pueden controlar mediante este altavoz: desde bombillas que permiten regular su intensidad, persianas inteligentes, calefacción o aire acondicionado, entre muchos otros.

Es un mundo que aún no está muy implantado en España ─de hecho, Google Home desembarcó en el país hace solo unos meses y por ahora es el único altavoz inteligente disponible en castellano, aunque se espera que Alexa, de Amazon, llegue antes de que acabe el año─, pero antes de que se normalice algunas empresas quieren darse a conocer por su apuesta por estos dispositivos.

"Somos los primeros promotores residenciales inmobiliarios en Europa en establecer este tipo de acuerdo con Google", cuenta a Business Insider España Lucas Galán, director de Producto e Innovación de Neinor Homes, que suscribe que no se trata de un acuerdo promocional con la empresa sino que surge de la "apuesta radical" por la innovación de la promotora.

De lo que no queda duda es que la última batalla del sector tecnológico reside aquí, en el terreno de los altavoces inteligentes que ninguna gran empresa quiere desaprovechar por dos principales razones: aún no hay un claro ganador entre los fabricantes, y las previsiones de implantación son enormes: un estudio de Strategy Analysis estima el sector alcanzará unas ventas de 3.000 millones de dólares este año (2.650 millones de euros) y que llegará a los casi 12.000 millones de dólares en 2023.

La guerra enfrenta a las mayores potencias de la industria tecnológica

Ahora mismo, Google domina el mercado, con una cuota del 36% en el primer trimestre del año, seguido por Amazon, con un 27,7%, y las empresas chinas como Alibaba y Xiaomi están invirtiendo fuertemente en el sector ─los expertos opinan que poco a poco van a imponer su popularidad─, por no hablar de otros competidores que tampoco quieren quedarse atrás, como Apple y Sonos.

Incluso esta semana Telefónica ha lanzado Movistar Home, su dispositivo inteligente para el hogar, que ya pueden reservar sus clientes y entregará a partir del 15 de octubre.

Es una guerra en la que se han embarcado los gigantes tecnológicos por lo mucho que hay en juego, y es que las predicciones apuntan alto: un estudio de eMarketer estima que en 2020 los usarán 76,5 millones de estadounidenses ─en comparación con los 16 millones que los utilizaban en 2016─. IDC va un paso más allá y apunta a que se venderán 230 millones de este tipo de dispositivos en 2022.

Leer más: La guerra de los altavoces inteligentes: el negocio multimillonario que enfrenta a Google, Amazon y Apple

Con estos dispositivos, el cliente tiene la posibilidad de prescindir del teléfono móvil en multitud de acciones del día a día. La principal baza del altavoz de Google es que puede usarse prácticamente como su buscador web, solo que para realizar una búsqueda únicamente hay que formularla a viva voz, después de decir las palabras "Ok, Google", que lo activan. 

En cambio, el altavoz de Amazon permite realizar compras en la web que le da nombra también solo con la voz. 

Pero estas no son las únicas posibilidades que los altavoces inteligentes ofrecen: están también orientados al mundo de la domótica, de manera que solo hablándoles podamos controlar la calefacción, las persianas o la iluminación, lo que abre aun más las posibilidades de negocio a través de estos gadgets.

"El cliente tendrá la posibilidad de crear un ecosistema de dispositivos inteligentes si lo considera oportuno", señala Galán, que los considera "el futuro". El futuro de los smart speakers quizá dependa de si ganan fuerza los argumentos de quienes los consideran un espía en el salón de casa cuyos datos no podemos controlar, pero ese es otro debate.

Te puede interesar