Pasar al contenido principal

Intel pone fin al chip de la discordia que enfrentó durante años a los dos gigantes de la tecnología empresarial

Intel
Business Insider España
  • El abandono de Itanium por parte de Oracle suscitó un conflicto judicial con HP que acabó con una multa de nada menos que 3.000 millones de dólares.
  • Soportada únicamente por HPE, Intel ha decidido tirar la toalla con estos chips para servidores a partir del próximo año.
  • ¿Final feliz? Parece que, en este caso, no hay ningún vencedor en el terreno de batalla...

La historia de los procesadores Itanium da para una telenovela, una de esas tristes y con un final que, no por predecible, deja de tener un sabor a decepción.

Su creador, el gigante norteamericano Intel, prometió toda una revolución en el mundo de los centros de datos a raíz de este chip, cuyo lanzamiento ya se vio salpicado de problemas (estaba previsto para 1998 pero acabó lanzándose al mercado en 2001). Pese a ello, numerosos fabricantes se lanzaron a producir servidores con Itanium en su interior, mientras los proveedores de software empresarial se aseguraban de que sus aplicaciones sacaran el máximo provecho de sus capacidades.

Pero la cosa comenzó a torcerse en los albores de esta década, cuando uno a uno se fueron bajando del carro los principales nombres de la industria, apelando a un escaso potencial de mejora por parte de estos procesadores. Finalmente, con el abandono de Microsoft en 2009, solo quedaron dos actores que siguieran apostando por Itanium: HP (actual Hewlett Packard Enterprise) y Oracle.

Ambas corporaciones sellaron un acuerdo con la propia Intel por el que se comprometían a seguir desarrollando este procesador y mantener sus respectivas actualizaciones y soportes técnicos para esta plataforma. Sin embargo, en 2011, la firma de Larry Ellison sorprendió a propios y extraños al abandonar Itanium por completo, lo cual desembocó en una de las más cruentas batallas judiciales que se recuerdan en el sector tecnológico.

HP denunció a Oracle por haber roto el contrato establecido entre ambas, a lo que la empresa roja se defendió argumentando que la propia HP ya había declarado "obsoleto" este procesador en 2011, pese a continuar trabajando con él. En medio de la confusión, el controvertido fichaje del exCEO de HP Mark Hurd por Oracle y una serie de revelaciones de información confidencial que habrían propiciado la decisión de esta última.

Leer más: Oracle, condenada a pagar 3.000 millones a HP

Finalmente, la justicia dio la razón a HP y condenó a Oracle a mantener el soporte para Itanium en contra de su voluntad, además de al pago de 3.000 millones de dólares en daños y perjuicios a la ya extinta multinacional de Meg Whitman. Por su parte, HP prometió mantener su propio soporte para Itanium hasta 2025 e Intel llegó a afirmar, por boca de Chano Rebollo (entonces director comercial de Sistemas Críticos de HP para España y Portugal) que tenía una estrategia a 10 años vista para este procesador.

Pues bien, hasta aquí la historia que conocíamos. El capítulo final llega ahora, con el anuncio de Intel de que tira la toalla con Itanium. "La demanda del mercado para los productos enumerados ... se ha cambiado a otros productos de Intel", detalla la compañía en un aviso a proveedores. "Intel admitirá las solicitudes de correlación de análisis funcional (FA / CR) para los productos".

En la práctica, Intel aceptará el último pedido de estos chips el próximo 30 de enero de 2020, con la previsión de que la última unidad salga de sus fábricas el 29 de julio de 2021. Esta medida afecta a toda la gama de productos disponible todavía en el mercado, incluyendo los procesadores Itanium 9720, 9740, 9750 y 9760, pero también a los buffers de memoria escalable Intel C112 y C114.

Se pone así punto y final a una de las historias más turbulentas de la tecnología empresarial y al conflicto más sonado de la década. ¿Final feliz? Parece que, en este caso, no hay ningún vencedor en el terreno de batalla...

Te puede interesar