Pasar al contenido principal

Lime convence a Uber y Google: por qué uno de sus inversores cree que representa el futuro de la movilidad

Uber, Google and top VCs just poured $335 million into scooter startup Lime — here's why one investor thinks it's the future of commuting
Lime
  • La startup de bicicletas y patinetes eléctricos Lime consigue 285 millones de euros en una ronda de financiación.
  • También se aliará con Uber, que además de invertir en Lime, incluirá en su aplicación el alquiler de patinetes eléctricos.
  • Hablamos con uno de los inversores de Lime para entender el entusiasmo que ha generado la startup y explica porqué el cree que Lime podría ser el próximo Uber.

Menos de dos semanas después de que su competencia consiguiera nuevos fondos, Lime, una de las startups más populares de patinetes y bicicletas eléctricas que ha aparecido en el último año, ha exprimido a sus inversores para conseguir otros 335 millones de dólares (285 millones de euros), según anunció la compañía el lunes.

Google Venture, la división de Alphabet dedicada a invertir en tecnología, ha encabezado esta última ronda de financiación, que ha incluido a nuevos inversores como la propia Alphabet, IVP, Atomico, Fidelity Management y Uber, que se ha asociado además con la startup para ofrecer bicicletas y patinetes eléctricos a través de la aplicación de Uber. Los inversores más antiguos de Lime como Andreessen Horowitz y el fondo de inversión soberano de Singapur también han participado.

El anuncio llega justo después de que la empresa de la competencia Bird consiguiera 300 millones de dólares (255 millones de euros) en una ronda de financiación que valoró a la compañía en 2.000 millones de dólares (1.705 millones de euros). Lime rechazó hacer pública su valoración total, pero Bloomberg informa de que la última ronda de financiación sitúa la valoración de la empresa en unos 1.100 millones de dólares (938 millones de euros). 

Los inversores tecnológicos desde Silicon Valley a Nueva York están deseosos de entrar en el negocio de las bicicletas y patinetes eléctricos, con cientos de millones de dólares de inversión fluyendo hacia el mercado en 2018, con la esperanza de que su elección se convierta en el próximo Uber de las bicicletas y los patinetes eléctricos compartidos.

Bird y Lime son las dos grandes favoritas para conseguir ese hito, según Somesh Dash, uno de los socios de la firma de inversión IVP que apuesta por Lime. Ambas han conseguido más financiación en 2018 que su competencia Spin, Skip, Hopr y Ridecell en conjunto.

Dash se enganchó a Lime después de haber reservado sus servicios yendo hacia una reunión en San Mateo (California, Estados Unidos) en una de las bicis de la empresa con la que llegó en menos tiempo y por menos dinero que en un coche de Uber.

Lime, al igual que Bird, permite a la gente reservar una bicicleta eléctrica o un patinete a través del teléfono, montar a cambio de una pequeña tarifa y al final del viaje dejar la bicicleta o el patinete en cualquier sitio para que sea usada por el próximo usuario. 

"Hay un viejo mantra en la inversión: más rápido, mejor, más barato", explica Dash a Business Insider Estados Unidos. Después de reservar una bicicleta eléctrica con Lime en su smartphone, "me dije algo así como, guau, esto no es solamente una manera significativamente mejor de desplazarse, es una manera totalmente nueva de pensar en el transporte".

Bird fue la pionera, ¿pero es mejor Lime?

Cuando Bird, que fue fundada por un antiguo directivo de Uber y Lyft, anunció que había conseguido 300 millones de dólares (255 millones de euros) en una nueva ronda de financiación celebrada el mes pasado, los inversores alabaron a la compañía cuando Business Insider Estados Unidos les preguntó. Calificaron la idea de "genial" y afirmaron que Bird valía cada céntimo depositado en ella. 

Aunque no exento de discusiones al respecto, Bird ha inventado el mercado de las bicicletas compartidas, poniendo bicicletas eléctricas en las calles de Santa Mónica, en California, antes que ningún competidor. Los inversores dijeron que ponían dinero en Bird, en parte, porque fueron los pioneros.

"Las ideas son increíblemente importantes, pero diría que las dos cosas que son igual de importantes son el marketing y la calidad en la ejecución" afirma Dash.

Uber, Google and top VCs just poured $335 million into scooter startup Lime — here's why one investor thinks it's the future of commuting
Lime

En 2017, Lime informó de que el 60% de los usuarios que alquilaban sus vehículos volvían a repetir, una fuerte señal de que una vez que habían probado el servicio, a los clientes les gustaba.

Dash compara el potencial de Lime en el mercado de las bicicletas y patinetes eléctricos compartidos con el éxito de Apple y Google, porque ninguna de esas compañías inventaron los mercados que ahora dominan.

"Apple no inventó la primera interfaz gráfica. Xerox Parc lo hizo. Pero luego ves lo que hizo Apple con la comercialización de los Macintosh, y reinventaron el mercado de los ordenadores por completo", asegura Dash.

"Google no inventó los buscadores. Los buscadores ya estaban inventados —y tenían éxito— muchos años antes con Lycos, Ask Jeeves, Infoseek y Yahoo", detalla Dash.

"Todas esas empresas palidecieron, incluso Yahoo, en comparación con la forma en que Google adoptó un enfoque diferente para el ránking de los resultados en su buscador y AdSense como modelo de negocio", explica Dash. "Eso mismo es lo que estamos viendo. Yo no diría que el ganador más probable es el que llega primero. Buscamos empresas que hayan demostrado una gran ejecución en su desarrollo".

Hay espacio para el éxito de ambas compañías

Dash analizó otras compañías del mismo mercado antes de inverir en Lime y topó con la confirmación de una de las ideas que le asaltaron durante su paseo en una bicicleta de Lime: no es solo una compañía de alquiler de bicicletas.

Según Dash, Lime quiere ofrecer una gama de vehículos que transformen la manera en la que la gente llega del punto A al punto B. Un turista quizás alquile una bicicleta para dar una vuelta por el paseo marítimo, mientras que un trabajador quizás prefiera un patinete eléctrico para evitar el tráfico.

"La misión de Lime es la de incrementar las opciones de desplazamiento, no solo una expansión masiva del patinete eléctrico", opina Dash.

Mientras que las bicicletas eléctricas conforman la mayor parte de la flota de vehículos de Lime, cada mes se ha estado doblando el número de patinetes eléctricos en los Estados Unidos, según Dash. La compañía ve al patinete como la mejor alternativa para los desplazamientos cortos — las partes del viaje que son más difíciles de acceder en coche o por el tráfico — porque los patinetes son menos incómodos que las bicicletas y alcanzan una velocidad de 24 kilómetros hora.

Aunque Lime tiene más variedad, Dash cree que hay sitio para el éxito de ambas grandes empresas de este sector, tanto para Bird como para Lime.

"Creo que la gente está decidiendo muy rápido quien es mejor que quien, mientras que durante años hemos visto lo que pasó con Uber y Lyft. Ahora miras a esas dos empresas y piensas 'guau, ambas han sido muy rentables para sus inversores'. No creo que ninguno de los que invirtieron en ellas al principio tenga quejas", dice Dash.

"Son empresas ganadoras para todas las personas involucradas. Vemos una dinámica similar aquí porque ambas compañías tendrán éxito".

Los inversores consideran que Lime está infravalorada

Según Dash, Lime podría haber conseguido más dinero en su última ronda de financiación. 

La ronda de financiación de Bird dejó a la compañía con un valor estimado de 2.000 millones de dólares (1.708 millones de euros) que ciertamente están a una gran distancia del valor de Lime. Lime podría haber intentado conseguir la misma valoración por parte de los inversores, dada su competitividad y crecimiento explosivo.

En vez de eso, los fundadores acudieron al mercado pidiendo lo que necesitaban, según Dash. Opina que la valoración y los términos del trato fueron justos. Brad y Toby no parecieron haber conseguido los fondos solo para competir con Bird. Demostraron una clara visión de como hacer crecer a la compañía más allá de sus raíces estadounidenses, con una expansión internacional en camino.

"Hasta ahora, estamos realmente impresionados", desvela Dash. Planeamos doblar nuestra presencia en las siguientes rondas. Ya les hemos dicho algo así como "cuando Lime esté listo para poner en marcha la siguiente ronda de financiación — quien sabe si será en tres, en seis meses o en un año — por favor contad con nosotros".

Te puede interesar