Pasar al contenido principal

Este cohete de la NASA 'voló' 300 kilómetros hacia el sol para demostrar la teoría de un científico español

Investigadores españoles sol
IAC
  • Dos proyectos de investigación internacionales, liderados por la NASA; han confirmado sendas teorías sobre el magnetismo solar y la polarización de las líneas espectrales realizadas por un científico español.
  • Para investigar estos rayos ultravioleta, la NASA tiene que lanzar al espacio cohetes sonda o telescopios espaciales que se acerquen lo máximo posible al Sol.
  • En el caso del último experimento, lanzado desde el Campo de Misiles de Arenas Blancas (Nuevo México, Estados Unidos), éste alcanzó 300 km de altura y observó durante 5 minutos una región activa y una región en calma de la atmósfera solar.

Javier Trujillo Bueno es profesor de Investigación del CSIC en el Instituto de Astrofísica de Canarias. También es uno de los cuatro investigadores principales de dos proyectos internacionales de ciencia en estas lides, CLASP-1 y CLASP-2. Misiones ambas lideradas por la NASA y que han servido para confirmar sendas teorías realizadas por el experto español sobre el comportamiento del sol y, más concretamente, sobre su magnetismo.

Así pues, en el año 2015, CLASP-1 logró observar por primera vez la polarización lineal de la línea espectral ultravioleta más intensa producida por los átomos de hidrógeno en la cromosfera del Sol, la cual había sido predicha teóricamente por Javier Trujillo Bueno y su grupo de investigación en el año 2011.

Y, más recientemente, el 11 de abril de 2019 CLASP-2 ha logrado medir la polarización lineal y circular en las líneas espectrales ultravioleta más intensas producidas por los átomos del magnesio ionizado de la cromosfera solar. En el año 2012, dichas señales de polarización fueron predichas teóricamente por Luca Belluzzi y Javier Trujillo Bueno, cuando ambos científicos trabajaban conjuntamente en el IAC.

Esta área de investigación no es precisamente baladí. Recordemos que los campos magnéticos son la causa de los fenómenos explosivos que acontecen en dichas regiones de la atmósfera solar. Además, las eyecciones de plasma magnetizado que surgen de tales eventos pueden perturbar seriamente la magnetosfera terrestre y, por lo tanto, tener un desagradable impacto en nuestro presente mundo digital y vía satélite.

El proyecto CLASP

CLASP (Chromospheric LAyer Spectro-Polarimeter) es un proyecto internacional pionero concebido para medir la polarización de la radiación en las líneas espectrales más intensas del espectro ultravioleta del Sol, la cual se origina en las capas más externas de la cromosfera solar, muy cerca de la base de la extremadamente caliente corona.

En esas regiones externas de la cromosfera solar, la temperatura del plasma es muy elevada, por lo que el plasma emite fundamentalmente radiación ultravioleta. Dado que la atmósfera terrestre absorbe tales rayos ultravioleta, hay que ir a observarlos a alturas por encima de 100 kilómetros desde la superficie terrestre. Esto solo puede lograrse con instrumentos como CLASP, compuesto por un telescopio y un espectro-polarímetro, lanzados al espacio mediante cohetes sonda, o a bordo de telescopios espaciales.

En el caso concreto del CLASP-2, lanzado desde el Campo de Misiles de Arenas Blancas (Nuevo México, Estados Unidos), alcanzó 300 km de altura y, mientras se desplazaba en su trayectoria parabólica, observó durante 5 minutos una región activa y una región en calma de la atmósfera solar. La calidad de las imágenes de la cromosfera solar, donde se origina la radiación ultravioleta observada, y de los espectros de polarización obtenidos es excelente, según el IAC.

Y además