Pasar al contenido principal

Por qué deberías tener un seguro de hogar, aunque vivas de alquiler

Unas jóvenes abriendo cajas de su mudanza a una nueva casa.
Getty Images
  • Un 44% de los hogares españoles tuvo que realizar alguna reparación según los datos de HomeServe y su coste medio fue de 1.400 euros. Un 10% de estos incidentes fueron urgencias y no todas se quedaron en la propia casa.
  • Ante un siniestro que afecte a tu vecino, tendrás que pagar si no tienes seguro.
  • La mayoría de seguros de hogar son multiriesgo, pero puedes dividirse según la cobertura que necesites.

En España sólo las viviendas con una hipoteca están obligadas a tener seguro de hogar y además sólo con la cobertura de daños contra incendio. La consecuencia directa es que un 40% de las casas no tiene contratada ningún tipo de póliza de vivienda, según algunos estudios.

El primer motivo es que los españoles percibimos los seguros como un gasto e incluso un lujo. Tanto es así que hasta en seguros obligatorios como el de coche o moto no están extendidos al 100%.

La clave es que creemos que el principal uso de un seguro de hogar son las reparaciones y pequeños desperfectos en el hogar. Es decir, ahorrarnos el dinero que tendríamos que pagar si se rompe la caldera, la vitrocerámica o tenemos filtraciones de agua. La realidad es que esa es sólo una de las prestaciones de los seguros de hogar y ni siquiera la más importante.

Leer más: Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes

La segunda razón por la que los seguros de hogar no están más generalizados es precisamente que no enfocamos bien su utilidad y que tenemos un profundo desconocimiento de nuestra responsabilidad como propietarios e inquilinos.

Hay una palabra que deberías grabarte a fuego en la cabeza: responsabilidad civil

Qué es la responsabilidad civil

La responsabilidad civil es un término legal que hace referencia al compromiso u obligación de indemnizar a un tercero por los daños que le hayas podido ocasionar de forma involuntaria.

La mejor forma de entenderlo es a través del seguro obligatorio de coche, que no es sino un seguro de responsabilidad civil.

“El seguro a terceros obligatorio se limita a cubrir los daños que puedas ocasionar con tu coche a terceras personas, de ahí su nombre”, explica Antonio Santolaya, director de proyectos de Okpoliza.com.

En otras palabras, su función es la de indemnizar a otras personas por lo que puedas hacer para que no seas tú quien tenga que pagar. “El resto de elementos como los daños que sufras como conductor o la grúa son en realidad añadidos a la cobertura de Responsabilidad Civil”, decreta el experto.

El seguro de hogar y la responsabilidad civil: por qué deberías contratarlo

Con una vivienda ocurre algo parecido. Como propietario eres el responsable de los daños que pueda ocasionar. A modo de ejemplo, si se rompe una tubería y crea una humedad en el piso de tu vecino, será responsabilidad tuya arreglarla.

En este momento es fácil que pienses que una humedad es un gasto asumible. ¿Y sí en lugar de una humedad fuese un incendio que calcina tu casa y la de tu vecino? “Sin un seguro de responsabilidad civil, además de haber perdido tu casa tendrías que pagarle una nueva a tu vecino”, explica Santolaya.

Se trata de un caso extremo, pero que ilustra perfectamente para qué sirve de verdad un seguro de hogar y el riesgo de no tenerlo contratado. Ni siquiera hace falta llegar tan lejos, “estar asegurado puede ahórrate muchos problemas con los vecinos” recuerda Santolaya.

“Imagina que has causado una humedad y no tienes seguro. Tendrás que buscar un fontanero y como vas a pagar tú, querrás que sea económico. Cuando lo encuentres tendrás que esperar a que tenga tiempo para pasarse y mientras tu vecino estará con la humedad y cada vez más enfadado contigo” resume.

La responsabilidad civil de la vivienda afecta tanto al propietario como al inquilino, aunque de forma diferente. El primero es responsable de la vivienda y el segundo de las consecuencias de sus actos sobre la vivienda. Es decir, si se rompe una tubería por estar en mal estado, será el propietario quien deba pagar, pero si es por el uso o por haber tocado algo, será el inquilino.

Qué seguro contratar para que no se salga de tu presupuesto

El precio es uno de los frenos para contratar el seguro de hogar y una de las razones es la forma en la que las aseguradoras comercializan este tipo de producto. Un seguro de hogar o de cualquier otra modalidad no es más que un compendio de coberturas concretas.

Para que lo entiendas mejor, hay una cobertura que se encarga de los daños por fuego e incendio, otra para los daños estéticos, otra para el agua… Y así van sumando riesgos cubiertos.

Para las aseguradoras es más fácil y lucrativo vender estas coberturas en paquetes prediseñados, los seguros multirriesgo. Sin embargo, también puedes contratarlas por separado para configurar el seguro a tu medida.

Un seguro de hogar sólo con responsabilidad civil puede oscilar entre los 50 y los 70 euros, por ejemplo. Según vayas sumando coberturas, más irá subiendo el precio de la póliza.

En este sentido, lo básico sería incluir las coberturas de responsabilidad civil, daños por incendio y daños por agua. La primera te protegerá por los daños que puedas causar y las otras dos, por los daños que pueda sufrir tu vivienda. A partir de ahí, dependerá de tu pericia y ganas de hacer reparaciones en el hogar el incluir o no otras coberturas.

Te puede interesar