Pasar al contenido principal

El negro futuro del Valle de los Caídos sin Franco: acumula un déficit de 3 millones de euros en 4 años

El Valle de los Caídos
Flickr / Neticola Sny

Los guiños y gestos del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez empiezan a plasmarse en decisiones históricas. Si el pasado lunes anunciaba que acogería a los migrantes a la deriva del barco Aquarius ─quienes, tras el rechazo de Italia, este domingo arribaban al puerto de Valencia─, este fin de semana desvelaba que prepara la salida de los restos de Franco del Valle de los Caídos. Un gesto que, además, plantea serias dudas sobre la viabilidad del conjunto monumental de la sierra madrileña.

El anuncio lo realizaba este sábado Andrés Perelló, secretario de Justicia y Nuevos Derechos del PSOE, quien trasladará a la ejecutiva federal del partido una reforma de la Ley de Memoria Histórica que podría estar lista, "posiblemente, en lo que queda de legislatura".

Si el Gobierno lo quisiese aprobar por vía parlamentaria, teóricamente lo sacaría adelante ya que en 2017 el PSOE ya presentó una propuesta para trasladar los restos del dictador que obtuvo el apoyo de la mayoría del Congreso ─con 198 votos a favor─; si optase por un decreto-ley aprobado en Consejo de Ministros, los tiempos se acortarían y la medida podría ser efectiva en los próximos meses.


Un monumento deficitario

En cualquiera de los casos, si los restos de Franco se trasladan del Valle de los Caídos, el futuro de la institución que administra el monumento es incierto: acumula un déficit de 2.8 millones de euros en los últimos cuatro años, a pesar del repunte turístico que vivió en 2017, cuando sólo perdió 360.918 euros.

Volumen de visitas al Valle de los Caídos entre 2014 y 2017
Analía Plaza / Fuente: Congreso

Y eso que el Valle de los Caídos no ha hecho más que aumentar su partida de ingresos desde 2014, cuando facturaba 1.267.625 euros ─sumando la venta de entradas y los ingresos patrimoniales─, hasta 2017, cuando esta cantidad ascendió hasta los 1.381.199 euros, según las cuentas del Gobierno.

El problema es que la partida de gastos se ha disparado en los últimos años. En 2014, suponían 2.063.663 euros, mientras que en 2015 ascendieron a 2.546.189 euros. Sólo en los últimos dos ejercicios el Valle de los Caídos ha conseguido moderar su gasto: hasta los 1.836.325 euros en 2016 y los 1.741.047 euros.

En todos estos años, el grueso de los gastos ha sido el pago de salarios al personal ─que supusieron algo más del 59% del presupuesto de 2017─, además de las inversiones realizadas por la Fundación del Valle de los Caídos. Mientras, la única cantidad fija que se repite año a año es la subvención estatal destinada a pagar a la Abadía del monumento, la cual no se incluye en la hoja de ingresos sino el de gastos, inexplicablemente.

Ingresos y gasto del Valle de los Caídos entre 2014 y 2017
Analía Plaza / Fuente: Congreso

Incluso a pesar de esta argucia contable, el Valle de los Caídos sigue siendo deficitario, por lo que el traslado de los restos de Franco del monumento podría ahondar aún más en unas cuentas que no terminan de cuadrar: en estos últimos cuatro años, ha ingresado un total de 5.380.324 euros, mientras que ha gastado 8.187.224 euros.

La Fundación Franco, contra las cuerdas

En este sentido, la aplicación de la modificada Ley de Memoria Histórica supondrá no sólo un problema de ingresos para la Fundación del Valle de los Caídos, sino que además podría verse afectada por uno de los puntos que el PSOE plantea: incluir en el Código Penal el delito de apología del fascismo y franquismo, similar a la legislación vigente en otros países con una historia similar, como el caso de Alemania.

"No podrá haber asociaciones como la de Francisco Franco", explicaba Perelló, al tiempo que anunciaba que "habrá que modificar la Ley de fundaciones y asociaciones para que no se constituyan y se prohíban".

Así, la Fundación Francisco Franco podría verse contra la cuerdas en un futuro próximo. O, al menos, según el modelo que la sostiene actualmente: las exenciones fiscales de las que disfruta actualmente y que en 2017 alentaron a sus donantes a darle más de 172.000 euros, acabarían en el caso de que salga adelante la modificación de la Ley de Memoria Histórica que plantea el PSOE.

"Las exhumaciones tendrán que ser políticas públicas, se planteará la nulidad de todos los juicios del franquismo, se dará solución a la situación del Valle de los Caídos y se prohibirá la apología del franquismo y del fascismo para equipararnos a los democracias europeas más consolidadas, porque una nación demuestra su decencia cuando trata bien a sus muertos, y tenemos una deuda histórica con los muertos y con sus familias", resumía Perelló.

Te puede interesar