Un joven de 16 años cuya colección de NFT está valorada en más de 650.000 euros comparte los pasos y el software que utilizó para crear y subir sus obras a internet

Jaiden Stipp comenzó a voltear sus obras de arte en NFT en 2021.

Jaiden Stipp

Jaiden Stipp, conocido públicamente como Jasti, solo tiene 16 años. Pero el adolescente ya tiene una colección de arte valorada en más de 650.000 euros.

No encontrarás sus obras de arte en ninguna galería cerca de la ciudad de Tacoma (Washington, Estados Unidos) donde vive. Las obras existen como tokens no fungibles, activos digitales únicos de los que se puede verificar la propiedad y que están vinculados a una cadena de bloques. Acuñó sus obras el año pasado, cuando el aumento del interés por las criptomonedas hizo que el mercado de NFT alcanzara prácticamente el tamaño del arte tradicional.

Stipp explica que al principio se introdujo en el universo de los NFT por curiosidad. Conoció estas piezas de arte digital en diciembre de 2020 a través de Instagram, donde otros artistas publicaban posts sobre sus colecciones. Para entonces, ya había pasado un año experimentando en Adobe Illustrator, creando cosas como portadas de discos y logotipos para clientes durante la época de confinamiento por el coronavirus. Seguía sus clases por internet y esta actividad paralela le permitía ganar algo de dinero extra en su cuenta de PayPal.

En diciembre de 2019 le regalaron el software de Adobe tras habérselo suplicado a sus padres. El software le resultó útil cuando decidió que quería intentar crear sus propios NFT. Al adentrarse en ello, no tenía un objetivo específico en mente. 

"Siempre he sido un niño ambicioso. Cuando tenía 12 años aprendí un montón de cosas sobre programación con uno de mis mejores amigos. Simplemente hacíamos cosas diferentes en general", cuenta Stipp. "Y así, esta fue otra de esas pequeñas cosas diferentes que pensé que desaparecerían en uno o dos meses". 

Al principio, pasó unos dos o tres meses investigando qué eran los NFT en internet, explica. También solicitó una cuenta en SuperRare en diciembre de 2020. Eligió esta plataforma porque vio que otros artistas de Instagram estaban teniendo éxito en ella. Un mes después de enviar su solicitud, fue aceptado. 

VIDEO

Los NFT: cómo funcionan, ventas destacadas y valor real del mercado

Nunca esperó que su arte fuera a arrasar. De hecho, cuando acuñó su primera pieza, dice, pensaba que solo tenía unos 100 seguidores en Twitter. Tampoco tenía mucha interacción con otros en el universo NFT. 

Pero su colección de NFT tiene un valor de unos 363,77 ETH, o unos 668.000 euros, según su perfil en el sitio de datos de mercado cryptoart.io. Una pieza llamada To The Moon se vendió por 40 ETH, casi 75.000 euros, en el mercado secundario.

Los tecnicismos de la acuñación 

El uso de un mercado de NFT requiere algunas herramientas técnicas, una de las cuales es una cartera descentralizada como la de MetaMask, que puede descargarse como una extensión del navegador. Este monedero es capaz de conectarse a varias plataformas cripto-nativas, incluyendo los mercados NFT que permiten realizar transacciones en cripto. El mantenimiento de este monedero es totalmente responsabilidad del usuario. Esto significa que si olvidas tu contraseña o te hackean, no hay nadie en el servicio de atención al cliente al que puedas llamar. 

Si necesitas cambiar dinero en efectivo por cripto, también necesitarás una plataforma de intercambio centralizada como Coinbase. Esto permite a los usuarios comprar cripto usando una cuenta bancaria o una tarjeta de crédito. Como SuperRare está en la blockchain de ethereum, Stipp necesitaba tener suficiente ethereum para pagar las tasas de gas, que es la versión de la blockchain de una comisión por transacción. Estas tasas fluctúan en función del volumen de transacciones en cada momento. 

El coste de acuñar su primer NFT fue de unos 80 dólares. Por suerte, tenía fondos suficientes en su cuenta de PayPal. Retiró los fondos de PayPal y los depositó en su cuenta bancaria para poder enviar los fondos a las plataformas de criptomonedas correspondientes. 

"Hablé con mi madre y averiguamos cómo conseguir una cuenta de Coinbase y una cuenta de MetaMask para poder cargar ethereum en la cartera", comenta Stipp. "Y a partir de ahí, hice una pieza en pocos días y aprendí a animarla en After Effects".

After Effects integró el movimiento en su obra, mientras que Premiere Pro añadió el sonido. Su primera pieza de NFT se llama Forever Colored. Una característica única que Stipp señala es que tiene un símbolo de Ethereum en el fondo. 

El 21 de febrero de 2021, ya estaba listo para ponerlo en marcha. Stipp decidió abrirlo a la puja en lugar de fijar un precio. 

"Honestamente, no pensé que se vendería por mucho", indica Stipp. "Pensé que sería algo único en el que diría: 'oh sí, he acuñado esto'. Alguien podría verlo. Alguien podría hacer una oferta por él". 

Para su sorpresa, a los 20 minutos recibió una alerta por correo electrónico de que alguien había hecho una oferta por 0,09 ETH, unos 172 dólares en ese momento. 

"Si voy a ser honesto, no tengo ni idea de cómo la gente lo encontró o por qué la gente comenzó a ofrecer dinero por él, pero simplemente sucedió. Y aquí estamos ahora", asegura Stipp.

Las primeras piezas de Stipp salieron al mercado cuando las NFT estaban en el inicio de un gran auge de popularidad. El primer trimestre de 2021 marcó el inicio del repunte que cerraría el año con un récord de 17.700 millones de dólares en ventas de NFT, según NonFungible.com. 

Sin embargo, su popularidad no ha durado demasiado. La media diaria de ventas ha bajado un 92% respecto a su pico de septiembre, según datos de NonFungible.com citados por The Wall Street Journal. 

Stipp había apostado con su mejor amigo que dejaría su NFT a la venta durante dos semanas a menos que recibiera una oferta loca que tuviera que aceptar. En ese plazo, las ofertas fueron aumentando. Hasta que un ofertante le envió un mensaje en Twitter preguntando a Stipp cuánto estaría dispuesto a aceptar como oferta final. 

"Y entonces, mi madre y yo hablamos durante 30 minutos. Nos preguntamos: '¿a cuánto queremos que llegue esto? Nos pusimos de acuerdo en algo que ayudara a la familia y a pagar mi primer coche cuando tenía 16 años", señala Stipp. 

Esa cantidad final fue de 20 ETH, o 30.377 dólares, según el precio de cotización de ETH en el momento de la venta. 

La música mira a los NFT: así pretenden los artistas y la industria mejorar la monetización de las canciones

Durante ese lapso de dos semanas, Stipp decidió comenzar con una segunda pieza, que acuñó el 1 de marzo de 2021, llamada Blood Moon. Finalmente aceptó una oferta un día después por 20 ETH o 29.529 dólares en el momento de la venta. 

Después de su segunda pieza, las cosas siguieron despegando. A los pocos días, explica que recibió mensajes en Twitter de dos de los coleccionistas más importantes del sector, que le pedían una NFT existente o una pieza por encargo. 

El primer coleccionista pensó que Stipp era un artista impresionante y quería una de las piezas para añadirla a su colección. El segundo coleccionista, Carl, un profesor que quería evitar una guerra de ofertas, pidió a Stipp un NFT por encargo y le ofreció 20 ETH por adelantado. Incluso añadió un incentivo al trato, una zapatilla FEWO ARTFKT que se entregaba con una réplica en formato NFT. Se trata de una colección de otro joven artista de NFT conocido como Fewocious. 

Stipp aceptó, pero les envió un catálogo de arte que había creado previamente por disfrute personal sobre el que podían escoger. Ambos acordaron también un precio de 20 ETH por convertir las obras en un NFT.  "Mi familia y yo estábamos un poco asustados por las cuatro ventas en una semana", asegura Stipp. "No lo esperábamos en absoluto. Cuando ocurrió, fue como una especie de bendición".

Este viaje le ha abierto muchas puertas a Stipp, incluida la posibilidad de seguir una carrera artística. Hasta la fecha, ha acuñado 10 piezas de una sola edición. En cuanto a las piezas con más de un ejemplar, ha creado cuatro que tienen entre 10 y 369 copias. 

"Definitivamente, me ayudó a empezar una carrera artística", sentencia Stipp. "Ha sido increíble. Me ha permitido ir a la escuela en casa y que mi madre dejara su trabajo, para ayudarme a gestionar. Y me ha permitido ayudar a mi familia. Me ha permitido mejorar mi estudio y mi casa y mi equipo y todo".

Otros artículos interesantes:

¿Quieres comprar un NFT de Ferran Adrià? Telefónica te lo pone en bandeja

La trampa de los NFT: la mayoría de los usuarios se venden los 'tokens' a sí mismos

Los NFT se distancian del arte: el 82% de sus compradores pone la inversión por delante de la calidad

Te recomendamos