Pasar al contenido principal

El plan de Facebook para integrar sus apps de mensajería levanta preocupaciones sobre privacidad y monopolio

Mark Zuckerberg
Mark Zuckerberg Christophe Morin/IP3/Getty Images
  • Varios legisladores hablan sobre los planes de Facebook de fusionar WhatsApp, Messenger e Instagram.
  • La red social pretende combinar el backend de las tres aplicaciones para que los usuarios puedan hablar a través de todas las plataformas.
  • La medida se enfrenta al escepticismo inicial de algunos políticos, que plantean preocupaciones en torno a la privacidad de los datos y cuestiones antimonopolio.


Facebook quiere combinar sus aplicaciones de mensajería más populares y algunos legisladores no parecen muy contentos con ello.

El viernes, The New York Times dio a conocer la noticia de que el CEO Mark Zuckerberg está presionando a su empresa para que fusione el backend de Facebook Messenger, WhatsApp e Instagram. El cambio significaría que los usuarios de una aplicación podrían enviar mensajes a los usuarios de otra, y vincularía mucho más los productos, todos propiedad de Facebook.

El cambio se produce cuando Facebook trata de superar meses de escándalos e intenso escrutinio sobre su manejo de los datos: de la apropiación indebida por parte de Cambridge Analytica de información de más de 80 millones de usuarios hasta su papel en la difusión de discursos de odio que alimentaron el genocidio en Myanmar.

Con este telón de fondo, los últimos planes de Facebook han despertado rápidamente el temor de que la red social se vuelva cada vez más poderosa y peligrosa.

El congresista demócrata de California Ro Khanna fue uno de los primeros en comentarlo, sugiriendo en Twitter que la medida planteaba preocupaciones antimonopolio sobre las adquisiciones de Instagram y WhatsApp por parte de Facebook en 2012 y 2014.

"Esta es la razón por la que debería haber habido mucho más escrutinio antimonopolio durante las adquisiciones de Instagram y WhatsApp por parte de Facebook, que ahora parecen fusiones horizontales", añadió.

"Imagina lo diferente que sería el mundo si Facebook tuviera que competir con Instagram y WhatsApp. Eso habría fomentado una competencia real que habría promovido la privacidad y beneficiado a los consumidores".

En una declaración enviada por correo electrónico, el senador demócrata Ron Wyden, una voz franca sobre cuestiones de política tecnológica, dijo a Business Insider que le preocupaban la privacidad y la protección de datos.

"Tengo muchas preguntas sobre cómo Facebook pretende combinar estos servicios. Si hace algo para debilitar la seguridad y el cifrado de WhatsApp, sería un duro golpe para la seguridad de millones de personas en todo el mundo".

 

Sen. Ron Wyden (D-OR)
Sen. Ron Wyden (D-OR) Aaron P. Bernstein/Reuters

"Si Facebook hace esto para poder cosechar aún más información personal con fines de lucro, es una razón más para preocuparse por la forma en que las empresas utilizan nuestros datos. Y otra razón para aprobar un proyecto de ley de privacidad como el que he propuesto".

Estos comentarios pueden ser más ladridos que mordiscos por ahora. Pero con una creciente demanda de regulación tecnológica, y con varios fiscales estadounidenses investigando las prácticas de las redes sociales, Facebook no puede darse el lujo de dar a los legisladores otra razón para mirar con lupa a la compañía.

El comodín de encriptación

Según la noticia de The New York Times, Facebook planea usar encriptación de extremo a extremo en las tres aplicaciones una vez la fusión haya tenido lugar. No está claro cómo funcionará en la práctica. La portavoz Jennifer Hakes se negó a proporcionar información más allá de una breve declaración.

"Queremos construir las mejores experiencias de mensajería que podamos. La gente quiere que la mensajería sea rápida, simple, confiable y privada", dice la declaración. "Estamos trabajando para hacer que más de nuestros productos de mensajería estén encriptados de principio a fin y considerando formas de facilitar el acceso a amigos y familiares a través de las redes. Como es de esperar, hay mucha discusión y debate mientras comenzamos el largo proceso de definir los detalles".

Las críticas son indicativas del inmenso escepticismo al que se enfrenta Facebook y de la ardua lucha a la que se enfrentará para convencer a la gente de que cualquier cambio que haga tendrá en cuenta el interés de sus usuarios.

Dicho esto, no todo el mundo es tan pesimista sobre las posibles consecuencias de la mudanza. Alex Stamos, el ex jefe de seguridad de Facebook, dijo que tiene el potencial de ser "la mejora más impactante de la privacidad de las comunicaciones en la historia de la humanidad", si Facebook implementa una encriptación de extremo a extremo.

"Debemos apoyar la idea y exigir transparencia en la seguridad-privacidad-[experiencia del usuario], equilibrando las decisiones y los detalles técnicos".

Te puede interesar