Pasar al contenido principal

Qué se puede esperar del recorrido del Ibex 35 en la segunda mitad del año, según los expertos

Trader observa atentamente la cotización en Wall Street
  • Uno de los factores más importantes para anticipar futuros movimientos del Ibex 35 es observar cuál es el esquema macroeconómico en el que se mueve España.
  • La indefinición es bastante clara ahora mismo en el parqué español porque hay demasiados factores e imprevistos que pueden entrar en escena, con lo cual es un ejercicio de imposible predicción.
  • En base al cálculo de un PER teórico, el selectivo español podría alcanzar niveles entre los 9.600 y 9.800 puntos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hemos llegado al ecuador del ejercicio bursátil y es momento de intentar adivinar qué es lo que puede suceder a partir de ahora en el mercado español, si es que es posible. En lo que llevamos de año el Ibex 35 ha sumado algo más del 8%. Sin embargo, si echamos la vista más atrás se puede concluir que ha cotizado en un rango lateral sin despegar de los 9.500 puntos.

¿Cuáles son las previsiones de cara al segundo semestre? Uno de los factores más importantes es observar cuál es el esquema macroeconómico en el que se mueve la bolsa española. En lo que va de año España crece a un ritmo superior al de los países de su entorno, pero de cara al final de año las cosas pueden cambiar, ya que el entorno no parece favorable, según explica Antonio Castelo, responsable de renta variable de iBroker.

El experto señala que, aunque no hay que pensar en recesión, ni mucho menos, sí que parece evidente que “una desaceleración económica a nivel global está ahí y que puede ser peor especialmente en el Viejo Continente”, ya que un país como Alemania que hasta ahora venía actuando como locomotora de crecimiento, “ahora no lo hace”.

Además, habría que tener en cuenta que se mantienen en primera línea los problemas políticos, siendo la guerra comercial, el Brexit y los problemas generados por Italia los principales que tenemos en el horizonte. Problemas políticos con los que nos podemos encontrar también en España, dónde la fragmentación parlamentaria podría dar lugar, añade Castelo, “a un Gobierno débil” que no permita controlar deuda pública y déficit.

Leer más: Las 7 mejores plataformas de trading 2019: análisis y comparativa

Perspectivas sobre el escenario actual

¿Qué es lo que podemos esperar para el Ibex 35 con esta composición de lugar? José Luis Cárpatos, director de inversiones de Gloversia EAFI, que la indefinición es bastante clara ahora mismo en el parqué español porque hay demasiados factores e imprevistos que “pueden entrar en escena, con lo cual es un ejercicio de imposible predicción”. 

Desde su punto de vista, lo normal será que todo dependa “de la actitud de Trump”, por lo que el mercado está bastante “en sus manos”. Así, si consigue desbloquear la situación con China podríamos tener “un buen año”, si no seguramente seguirán los problemas, aunque como el mercado se ha obsesionado con los tipos de interés este es un factor de soporte junto al de las recompras. 

Para Sara Carbonell, relationship manager de CMC Markets, en el caso de que el presidente estadounidense llegue a un acuerdo comercial con China (que sea lógico y que haya no agresión en cuanto a la tecnología), aunque sea de medio plazo (seis meses) las bolsas “tendrían un respiro”. La renta variable de Estados Unidos mejoraría y eso se contagiaría a Europa y, por supuesto, “a España”. 

Por otro lado, Cárpatos considera que hay que tener en cuenta que tanto en Europa como en Estados Unidos estamos en niveles récord de recompras y esto introduce “un factor de distorsión realmente notable”. 

Al margen de esto, la entrada en vigor del impuesto sobre transacciones financieras previsible será un factor que influirá sobre “todos los valores del Ibex 35 y restará atractivo a la bolsa española, que ahora mismo no tiene ninguno”, según el experto. La bolsa española lo máximo que puede aspirar a nuestro modo de ver es emular lo que hagan los demás y puede que “con algo de infraponderación”.

Tal y como valora Gisela Turazzini, CEO de Blackbird Bróker, si atendemos a criterios técnicos, el selectivo español está tratando de construir un proceso de tendencia alcista “en forma de patrón de cambio de tendencia conocido como cabeza y hombros”. 

Esta transición liderada por una formación de suelo primario en el sector bancos y en Telefónica, se sujeta sobre la idea de que “el cambio de actitud sobre el mensaje de bancos centrales (política monetaria a 0 en Europa y en USA puerta abierta a la bajada de tipos), junto con la voluntad y/o necesidad de Alemania, Italia y Francia sobre incrementar las políticas presupuestarias, marcan un escenario claramente favorable para los mercados”. 

En este momento, el Ibex 35 presentaría un descuento importante sobre el resto de bolsas europeas, siendo la economía, efectivamente, que más crece en la eurozona. Este suceso se debe a un entorno político marcado por la incertidumbre, que ha alejado a los inversores internacionales desde 2016

Desde el punto de vista de Turazzini, actualmente, con un entorno más claro sobre la política española, los mercados internacionales podrían buscar oportunidades de valor en la bolsa española, que “presenta excelentes oportunidades en la mayor parte de sus valores”.

Recorrido teórico: testeo de resistencias

Trader concentrado en Wall Street
Reuters

Castelo sostiene que, desde un punto de vista fundamental, la realidad es que el mercado español “está muy barato”. Muchas acciones están claramente infravaloradas y teniendo en cuenta que la rentabilidad del bono ha disminuido bastante, que la prima de riesgo también ha bajado notablemente, la valoración, por ejemplo, en base al cálculo de un PER teórico, “podría llevar al selectivo a niveles entre los 9.600 y 9.800 puntos”.

Turazzini afirma que en el mejor de los supuestos el índice de referencia de la bolsa española podría emprender el camino abierto a medio plazo sobe “la zona de los 10.500 puntos”, poniendo en precio el notable valor que tienen muchos de los activos que componen el Ibex 35.

Por su parte, Carbonell es más prudente. Imaginándonos el mejor escenario, piensa que tranquilamente podría “testear los 9.500 puntos”. Podría irse un poco por encima, pero al menos “llegar a esos niveles”, puesto que es un nivel de resistencia “de largo plazo de bastante fortaleza”. 

Por abajo, en el peor de los casos, el nivel de soporte estaría “en los 8.500 puntos”. Hay mucha distancia entre ambas cotas, pero tal y como explica si no se llega a un acuerdo comercial realmente ese nivel de soporte de largo plazo del Ibex 35 “no tiene tanta consistencia y es donde el selectivo se podría dirigir”. 
 

Y además

Lo más popular