Despido improcedente

Un trabajador siendo despedido
  • El despido improcedente es la finalización del contrato laboral cuando la decisión parte únicamente del empresario.
  • En estos casos el trabajador, además del finiquito, obtiene una indemnización, que se calcula teniendo en cuenta la duración del contrato.
  • Si quieres entender cómo funciona la economía, la tecnología, el mundo empresarial y descubrir el significado de la mayoría de conceptos que escuchas cada día, no te pierdas nuestra sección Qué es.
  1. ¿Qué es un despido improcedente?
  2. ¿Cuándo se considera improcedente un despido?
  3. ¿El trabajador puede recuperar su puesto?
  4. ¿El trabajador despedido tiene derecho a paro?
  5. Cómo se calcula la indemnización por despido improcedente
  6. Casos prácticos: ejemplos para entenderlo mejor

¿Qué es un despido improcedente?

El despido improcedente es la finalización del contrato laboral cuando la decisión parte únicamente del empleador.

El despido improcedente supone que no existe justificación suficiente para el mismo, es decir, el empresario no ha cumplido los requisitos legales necesarios para romper la relación laboral.

Este tipo de despido se encuentra regulado en el artículo 56 del Estatuto de los Trabajadores. Una vez reconocida la improcedencia por parte de la justicia, se abren 2 opciones:

  • El trabajador es readmitido por parte de la empresa: volverá a su puesto y cobrará los salarios de tramitación.
  • El trabajador no es readmitido por la empresa: en este caso cobrará finiquito y la indemnización que corresponda.

¿Cuándo se considera improcedente un despido?

Para que un despido sea calificado como improcedente es necesario que el trabajador afectado recurra a la justicia.

El afectado dispone de 20 días hábiles desde que es despedido para interponer la denuncia. A partir de entonces, un juez estudiará el caso y determinará la naturaleza del despido.

Un despido es improcedente cuando ocurre una de estas circunstancias:

  • El empresario no cumple los requisitos legales: esto ocurre cuando se incumple el preaviso de 15 días o cualquier otro de loas aspectos legales, por ejemplo, no entregar la carta de despido.
  • La causa que argumenta el empresario no está recogida por la ley: el empleador siempre debe justificar su decisión dentro de la legalidad vigente; un ejemplo de mal hacer sería el de despedirte por el hecho de estar de baja médica.

Es importante que el trabajador denuncie si cree que la situación es injusta. De lo contrario el despido será procedente y no habrá lugar a indemnización ni posibilidad de recuperar el puesto.

¿El trabajador puede recuperar su puesto?

Una vez el despido se declara como improcedente hay 2 posibilidades: que el trabajador sea readmitido o que cobre una indemnización, además del finiquito.

"Cuando el despido sea declarado improcedente, el empresario, en el plazo de 5 días desde la notificación de la sentencia, podrá optar entre la readmisión del trabajador o el abono de una indemnización equivalente a 33 días de salario por año de servicio", expone el Estatuto de los Trabajadores.

Ojo: no es posible cobrar indemnización y además ser readmitido. Necesariamente se producirá una u otra situación, siendo mucho más frecuente la primera, pues el empresario no suele querer reincorporar al trabajador que ha denunciado.

En el caso de que se opte por la readmisión, el trabajador tendrá que cobrar los salarios de tramitación, es decir, los sueldos que no ha percibido desde que se produjo el despido y hasta que llega la sentencia judicial.

¿El trabajador despedido tiene derecho a paro?

Esta es una de las dudas más frecuentes. Sí, el profesional que ha perdido su trabajo por esta causa tiene derecho a cobrar el paro.

El subsidio por desempleo se otorga a todos aquellos que han perdido su trabajo y que se encuentran inscritos como demandantes de empleo en el SEPE. Para tener derecho a la prestación por desempleo hay que haber cotizado un mínimo de 360 días en los últimos 6 años.

Cómo se calcula la indemnización

El despido improcedente siempre da derecho a una indemnización. Esta se otorga después de que el empleador decida no readmitir al trabajador.

La indemnización es de 33 días de salario por cada año trabajado. El máximo es de 24 mensualidades en todos los casos.

Si el contrato del trabajador está en vigor desde antes del 12 de febrero de 2012, fecha en la que se aprobó la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy, la indemnización es distinta:

  • El tiempo trabajado a partir del 12 de febrero de 2012 se tendrá en cuenta con la indemnización actual de 33 días de salario por año. El límite es de 24 mensualidades.
  • El tiempo trabajado antes del 12 de febrero de 2012 con una indemnización de 45 días de salario por año. El límite es de 42 mensualidades.
  • El límite es de 42 mensualidades cuando concurren los 2 tramos.

Casos prácticos: ejemplos para entenderlo mejor

Este puede ser el caso típico de un trabajador que haya sido despedido recientemente:

  • Firma del contrato: 5-04-2019.
  • Fecha del despido: 14-05-2022.
  • Sueldo mensual sin prorrateo de pagas extra: 1.440 euros al mes.
  • Número de pagas extras: 2.
  • Salario anual bruto: 20.160 euros.
  • Salario por día: 55,23 euros.

La antigüedad es de 3 años, 1 mes y 10 días. La justicia la redondeará a 38 meses.

El siguiente paso es calcular la parte proporcional. Esto se hace con la siguiente multiplicación:  33X38/12, cuyo resultado sería de 104,5 días de sueldo a percibir.

Ya sólo tienes que multiplicar el salario por día (55,23 euros) por los días de sueldo (104,5). La cantidad a percibir sería de5.771 euros.

No debes preocuparte si este cálculo te resulta complejo: la justicia es la encargada de hacer estas operaciones y obtener la cifra que vas a cobrar, aunque conviene que sepas el funcionamiento para comprobar que los datos son correctos.

Te recomendamos