Pasar al contenido principal

Los rayos X revelan dos obras ocultas en un cuadro de Picasso

Uno de los cuadros ocultos de Picasso descubierto con rayos X.
El retrato de un paisaje elaborado por un artista sin identificar oculto debajo del cuadro 'La miséreuse accroupie' de Picasso. Cortesía de la Galería de Arte de Ontario (Canadá)
  • Pablo Picasso pintó La Miséreuse accroupie (La pobreza agazapada) en 1902.
  • Un análisis con rayos X del cuadro en 1992 reveló un paisaje oculto detrás de la pintura.
  • Sin embargo, los nuevos análisis de alta resolución con nuevas tecnologías de rayos X fluorescentes muestran cómo Picasso cambió de idea y pintó también sobre su propia obra.
  • Una de las imágenes que Picasso tapó se convirtió finalmente en una nueva obra.

El artista español Pablo Picasso alumbró algunas de su obras más conocidas en el siglo XX durante el conocido como "período azul", entre 1901 y 1904 cuando el pintor vivía condicionado por el dolor y la tristeza por el suicido de un amigo. 

Sin embargo, un nuevo análisis científico de la obra de Picasso La Miséreuse accroupie (La pobreza agazapada) revela algunos detalles totalmente desconocidos hasta ahora sobre los pasos y técnica del pintor para completar su trabajo.

Las nuevas técnicas de análisis con rayos X fluorescentes aplicadas a la obra no solo muestran un paisaje pintado por otro artista —posiblemente Joaquín Torres-García— con mayor detalle, sino que también revelan nuevas modificaciones hechas por Picasso a la obra durante el proceso: un gran cambio hecho por el artista y algunas de las composiciones anteriores que el pintor desechó, una de las cuales se parece a otra obra famosa. 

Pintada al óleo en 1902, el cuadro muestra a una mujer indigente con un manto verde cubriendo su cabeza, brazos y cuerpo.

El cuadro de Picasso 'La Miséreuse accroupie' o 'La mendigo en cuclillas'.
El cuadro de Picasso 'La Miséreuse accroupie' o 'La mendigo en cuclillas'. Cortesía de la Galería de Arte de Ontario (Canadá)

Los conservadores pudieron tomar imágenes con rayos X del lienzo por primera vez en 1992. En aquel momento, los metales de la obra respondieron cada uno de manera diferente a los rayos X y permitieron descubrir un paisaje oculto pintado por otro artista que había utilizado colores diferentes a los de Picasso. Las imágenes del análisis mostraron que Picasso giró 90 grados el paisaje y después pintó sobre él.

Sin embargo, las técnicas de imágenes con rayos X anteriores no ofrecían ni de lejos el nivel de detalle que las tecnologías actuales consiguen. Una nueva técnica llamada fluorescencia de rayos X, XRF por sus siglas en inglés, revela ahora nuevos aspectos del trabajo de Picasso que eran imposibles de saber en los años noventa.

"Picasso no tuvo ningún reparo en cambiar de idea a medida que pintaba", asegura el científico de materiales en la Universidad del Noroeste (EE. UU.) Marc Walton, quien ha podido analizar la pintura recientemente, en una nota de prensa.

"Nuestro equipo internacional —formado por científicos y conservadores— ha comenzado a desentrañar la complejidad de La Miséreuse accroupie, al descubrir los pequeños cambios de Picasso mientras trabajaba en su versión fina", explica Walton, quien ha codirigido la investigación realizada junto a sus compañeros de la Universidad del Noroeste y el Instituto de Arte del Centro para el estudio científico del arte de Chicago (EE.UU.) (NU-ACCESS).

Desentrañando el proceso creativo de Picasso con rayos X

Investigadores de la Galería de Arte de Ontario (Canadá) analizan con rayos X los cuadros de Picasso.
Investigadores de NU-ACCESS instalan una máquina portátil de rayos X en la Galería de Arte de Ontario (Canadá) para analizar el trabajo de Pablo Picasso. Cortesía de la Galería de Arte de Ontario (Canadá)

Los últimos avances en electrónica y computación permiten hoy analizar obras de arte famosas con fórmulas no invasivas, incluidos los rayos X. Este tipo de investigaciones han demostrado ya en alguna ocasión que Picasso solía cambiar de idea con frecuencia mientras pintaba.

Pese a ello, los instrumentos de análisis con rayos X más avanzados eran hasta hace poco también los más grandes. Asimismo, los conservadores de la Galería de Arte de Ontario tampoco querían sacar del museo la obra de Picasso; sin olvidar que algunas pinturas tampoco reaccionan lo suficiente a los rayos X como para mostrar todos sus secretos.

La solución fue un escáner XRF portátil. Con él, los científicos del grupo NU-ACCESS pudieron analizar in situ la pintura. El grupo de investigación pudo completar después con ordenador los puntos que el escáner no era capaz de discernir.

Este tipo de escáneres XRF pueden identificar cómo reaccionan los metales de las pinturas a los rayos X. Los azules utilizados por Picasso, por ejemplo, contienen mucho hierro; los amarillos, cromo. Cada metal emite una frecuencia de luz diferente frente a los rayos X y el escáner detecta estas diferencias para discernir las posibles imágenes ocultas.

"Parece que Picasso se inspiró en este primer trabajo [el descubierto debajo del cuadro final] e incorporó algunas líneas del paisaje oculto en La Miséreuse", explica en un vídeo sobre el proyecto el estudiante Danielle Duggins, quien trabaja con el grupo de investigación de NU-ACCESS.

El vídeo muestra cómo encaja la mendiga con el paisaje pintado por debajo y que NU-ACCESS ha grabado en la resolución más alta hasta la fecha:

"Sin embargo, esta pintura oculta no se corresponde por completo con la otra obra", explica Duggins.

Por ejemplo, cuando el equipo de investigación analizó la obra en busca de plomo, un material que se encuentra en algunas de las pinturas al óleo de Picasso, encontraron un brazo derecho escondido debajo de la manta de la mendiga; el mismo que utilizó el pintor malagueño en su acuarela de 1902 Femme assise.

"Este descubrimiento permite a los historiadores del arte plantear nuevas preguntas sobre esta versión intermedia [de la obra]", explica Duggins.

Según el análisis de la pintura, Picasso podría haber decidido a mitad de la pintura convertir la mujer en una obra diferente para luego transformarla finalmente en la mendiga agazapada que se ve hoy.

"Ahora podemos establecer una cronología de la composición del cuadro para comprender la evolución estilística del artista y sus posibles influencias", asegura en una nota de prensa la conservadora principal de pinturas en la Galería de Arte de Ontario Sandra Webster-Cook.

Los resultados de la investigación se presentaron el sábado 17 de febrero en la reunión anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia en Austin (EE.UU.).

La investigadora Jennifer Mass, que se dedica al análisis científicos de las bellas artes en Filadelfia (EE. UU.) asegura en Science Magazine que el trabajo con rayos X es "fenomenal".

"Es un gran avance en el campo de lo que es posible dentro de un museo", sostiene Mass, quien analizó en el pasado con rayos X obras de Picasso pero no ha participado en la investigación actual. 

Te puede interesar