Pasar al contenido principal

6 rutinas diarias difíciles de seguir, pero que te resultarán útiles de por vida

¿Cuál es tu rutina mañanera?
¿Cuál es tu rutina mañanera? sportpoint/Shutterstock

Los primeros pájaros heredarán la tierra.

Al menos eso es lo que se deduce en un estudio de la Universidad de Leipzig del 2009. Los investigadores concluyeron que "las personas madrugadoras eran más proactivas que las personas nocturnas".

Pero ser un madrugador efectivo no es solo despertarse antes que los demás. Se trata de ponerte en una mentalidad positiva y hacer cosas importantes antes que los demás.

Por lo tanto, no tiene sentido configurar tu reloj de alarma a una hora temprana si solo va a desconectar un poco frente al televisor antes de irse a trabajar.

Para comenzar bien el día, debes tener algunos buenos hábitos.

Estos son seis rituales mañaneros que pueden parecer difíciles de adoptar pero puedes obtener importantes recompensas si te acostumbras a ellos.

Haz un plan la noche anterior

Haz una lista
Haz una lista Ian Forsyth/Stringer/Getty Images

Este no es un ritual matutino como tal, pero es un hábito que definitivamente conduce a una rutina matutina productiva. Así que asegúrate de prepararte para una mañana exitosa al crear un plan de acción la noche anterior.

Siempre es útil tener todo lo que necesitas para el día siguiente preparado y listo para cuando te levantes. Asegúrate de tener todo lo que necesites para el desayuno. Escribe un pequeño programa sobre lo que necesitas lograr al día siguiente.

Todo esto suena bastante simple, pero cuando llegas a casa por la noche, es muy tentador tumbarte en el sofá con una copa de vino y dejar todo para mañana.

Despiértate temprano

Comienza madrugando
Comienza madrugando Phalinn Ooi/flickr

Lo siento, transnochadores. Es hora de adaptarse.

En una encuesta realizada a 20 ejecutivos por Laura Vanderkam, experta en administración del tiempo y autora de "Lo que hacen las personas más exitosas antes del desayuno", el 90% aseguró que se despertaba antes de las 6:00 de lunes a viernes.

Indra Nooyi, CEO de PepsiCo, se despierta a las 4 y está en la oficina a más tardar a las 7. El CEO de Disney, Bob Iger, se levanta a las 4:30 para leer. El CEO de Twitter, Jack Dorsey, se levanta a las 5:30 para ir a correr.

Sí, esto puede sonar horrible, pero si te duermes más temprano, con el tiempo irás adaptándote. La conclusión: las mañanas productivas comienzan antes de que lleguen los primeros rayos de sol.

Empieza el día haciendo ejercicio

Comienza haciendo deporte
Comienza haciendo deporte James Kirkikis/Shutterstock

Sí, hay súper humanos entre nosotros que anhelan ese entrenamiento antes del amanecer (eso, o simplemente son realmente buenos mentirosos). Aún así, para todos los demás, despertarse al amanecer para sudar no suena ideal.

Pero la mañana es probablemente el momento ideal para hacer ejercicio. Al comenzar el día con ejercicio, evitará que lo pospongas.

Piénsalo de esta manera: si algunas de las personas más ocupadas del mundo pueden encontrar tiempo para hacer ejercicio, tú también puedes. Por ejemplo, Vanderkam señala que la CEO de Xerox, Ursula Burns, programa una sesión de entrenamiento personal de una hora de duración a las 6 de la mañana dos veces a la semana.

El expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama, comienza cada día con entrenamiento de fuerza y cardio, mientras que el CEO de Twitter, Jack Dorsey, hace tres repeticiones de un entrenamiento de siete minutos, informa Anisa Purbasari para Business Insider.

"Estas son personas increíblemente ocupadas", dice Vanderkam. "Si tienen tiempo para hacer ejercicio, debe ser importante".

 
 

Aborda tus proyectos prioritarios

Comienza lo importante por la mañana
Comienza lo importante por la mañana Jacquelyn Smith/Business Insider

Las horas tranquilas de la mañana pueden ser el momento ideal para concentrarte en un proyecto de trabajo importante sin ser interrumpido. Dedicarle tiempo al principio del día garantiza que llame tu atención antes que otras cosas (niños, empleados, jefes...).

Vanderkam usa el ejemplo de una estratega de negocios que se ocupó de tantas reuniones durante el día que sentía que no podía hacer nada. Comenzó a dedicar las mañanas a los proyectos importantes y eligió un proyecto de alta prioridad cada día para enfocarse. Efectivamente, ni un solo colega la visitó a las 6:30, pero pudo concentrarse.

 
 

Dedica tiempo a tus proyectos paralelos

No abandones tus proyectos paralelos
No abandones tus proyectos paralelos Christopher Furlong/Getty Images

Es fácil omitir tu proyecto paralelo cuando has estado en reuniones todo el día, estás cansado y hambriento, y, además, tienes que averiguar qué hay para cenar. Es por esto que muchas personas exitosas dedican aproximadamente una hora a sus proyectos personales antes de comenzar oficialmente su día.

Una profesora de historia de la Universidad de Chicago le dijo a Vanderkam que pasaba las horas de 6 al 9 trabajando en un libro sobre la política religiosa de África occidental. Podía leer artículos de revistas y escribir varias páginas antes de ocuparse de sus responsabilidades docentes.

Dedicando tiempo en la mañana para escribir, y convirtiéndolo en un hábito, ella podía seguir adelante con su proyecto.

Según el Telegraph, Ludwig Beethoven, John Milton, Kurt Vonnegut, Maya Angelou y Victor Hugo abordaron sus proyectos creativos en la mañana.

Disfruta del silencio

La importancia de la pausa
La importancia de la pausa Strelka Institute/Flickr

La vida puede volverse loca. A menudo es difícil encontrar momentos libres en tu apretada agenda. Si siempre te das prisa por la mañana, es difícil imaginar que puedes perder el tiempo para pasar un momento tranquilo.

Pero practicar la atención plena no es una pérdida de tiempo. Intenta reservar unos minutos para la contemplación silenciosa al comienzo de cada día. Puedes usar esos momentos de paz para orar, meditar, visualizar su éxito futuro o reflexionar. Esa breve pausa te puede ayudar a tener una buena mentalidad el resto del día.

Jenna Goudreau contribuyó a una versión anterior de este artículo.

Y además