Pasar al contenido principal

Smart Green, el reto de LG para hacer del mundo un lugar mejor

Paisaje
Pexels

El cuidado del planeta es uno de los asuntos que, cada vez, preocupa más a la población española. Durante los últimos años se ha producido un cambio en la mentalidad de los ciudadanos, los cuales muestran esta actitud de compromiso con la situación medioambiental.

Así lo indican, por ejemplo, las cifras de la última encuesta de Ipsos Global Advisor, que destaca que para el 45% de los españoles el calentamiento global es el mayor problema a nivel mundial, siendo el país más preocupado del estudio.

Conscientes de ello, LG ha querido dar un paso adelante en el sector del consumo sostenible y ha lanzado su iniciativa Smart Green, cuyo objetivo es ahorrar 55.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, una cifra que equivale a la cantidad de dióxido de carbono que absorbe un bosque de 10.900 árboles.

Pero, ¿cómo pretende conseguirlo? Entre otras iniciativas, a través de la fabricación de productos más eficientes y duraderos. "Si todos los electrodomésticos que se vendieran en España tuvieran la misma eficiencia que los de LG, se ahorrarían 3.700 millones de litros de agua, lo que equivale al consumo de toda la Comunidad de Madrid; o lo que es lo mismo, 630 millones de kilovatios al año, con lo que se podrían cargar el 40% de todos los coches eléctricos que hay ahora mismo en Europa, durante un año", ha destacado Jaime de Jaraíz, CEO de LG España.

"Ecotecnología", un concepto que abarca todo el proceso de fabricación

LG Lavadora

La ecotecnología de LG abarca no sólo a aquellos productos más eficientes en su uso, sino a aquéllos que respetan la filosofía de máxima eficiencia en cada momento de su vida útil.

Desde la propia inversión en investigación y desarrollo bajo los criterios de I+D Green, con el diseño de equipos más resistentes, reciclables y con materiales menos contaminantes; junto a la elección de los componentes, su proceso de traslado y fabricación, el proceso de servicio técnico para garantizar la máxima durabilidad y, finalmente, el proceso de reciclado de residuos y la reutilización de plásticos reciclados.

Pero la ecotecnología de LG no sólo supone una mejora para el medio ambiente, sino que también permite un ahorro a final de mes para el usuario. Por ejemplo, las lavadoras fabricadas por la compañía pueden reducir hasta en un 53% la factura de la luz, así como reducir el consumo de agua en un 31%; mientras que los frigoríficos son capaces de disminuir ese primer gasto al 70%.

Por su parte, los ordenadores LG Gram reducen la huella de carbono hasta dos toneladas de CO2 durante su transporte a lo largo de un año (gracias a su 48% menos de peso frente a los PCs convencionales), y los proyectores láser de la multinacional consumen un 52% menos de electricidad comparados con los dispositivos LCD tradicionales.

Reciclaje responsable de teléfonos antiguos

LG

Para conseguir llegar a su Reto Smart GreenLG ha desarrollado un amplio programa de iniciativas de comunicación interna y externa, de sensibilización a consumidores, partners y empleados, y de formación a sus gestores.

Por ejemplo, la compañía ofrecerá a todos sus nuevos usuarios de móviles la recogida en casa de su modelo antiguo y el compromiso de un reciclaje seguro y responsable. Y es que, según la organización, en cada casa que hay en España tenemos hasta tres smartphones que no utilizamos.

Pero las medidas no sólo son de puertas para afuera. A nivel interno, LG se ha propuesto que el 43% de la mercancía que llegue a sus almacenes se transporte a través del tren eléctrico, lo que conlleva un ahorro de 335 toneladas de emisiones de  CO2, comparado con el uso de camiones tradicionales. Además, se han propuesto ahorrar un 20% de papel al año, cambiar la iluminación del edificio a luces led, y sustituir la grifería de la sede por soluciones automáticas, que permiten ahorrar hasta un 50% el consumo de agua de los lavabos.

Te puede interesar