Pasar al contenido principal

El 'tecnoestrés' producido por la tecnología perjudica nuestra salud

Estar siempre conectado no es un estilo de vida ideal.
Estar siempre conectado no es un estilo de vida ideal. Evgeny Belikov/Strelka Institute/Flickr
  • El "tecnoestrés" es un término que designa lo que sucede cuando la tecnología comienza a interferir negativamente en nuestra salud y felicidad.
  • Un profesor experto en la materia dijo que estar "siempre en línea" puede producir ansiedad, depresión y afectar a nuestra forma física.
  • Algunos expertos dicen que los empresarios tienen la responsabilidad de limitar el uso del correo electrónico fuera del horario de oficina, pero la responsabilidad también recae sobre la voluntad individual por minimizar el tiempo que nos pasamos revisando la bandeja de entrada.

En un artículo para The Guardian, Moya Sarner describe un experimento en el que puso en práctica diversas estrategias para manejar su indomable bandeja de entrada.

Mientras investigaba los efectos producidos por un acceso constante al correo electrónico –una rutina habitual en el manejo de un smartphone– Sarner habló con Sir Cary Cooper, un psicólogo organizacional de la Manchester Business School. Cooper sentenció que "Esta cultura, que promueve la revisión constante del correo electrónico, está matando a la gente". 

Y añade estas declaraciones escalofriantes: "[Un uso indiscriminado] conduce a la preocupación, ansiedad, depresión y malestar físico. Ahora ha surgido un nueva área de estudio llamada "tecnoestrés", y la evidencia es que la recepción indiscriminada de correos electrónicos –que no están regulados por los jefes– son perjudiciales para la salud de las personas".

Puede que no estemos familiarizados con el término "tecnoestrés", pero seguramente habremos experimentado los síntomas en algún momento de nuestra vida. En 2015 Business Insider contactó con Ron Friedman, psicólogo y autor de The Best Place To Work, quien aseguró que revisar constantemente el correo electrónico puede afectar tanto a la productividad como a la calidad de vida en general.

Por su parte, Julie Bort –redactora jefe de la sección de tecnología para la edición estadounidense de Business Insider– informó sobre una investigación en la que se descubrió que los trabajadores están agotados ante la mera posibilidad de recibir correo electrónico sobre trabajo después de acabar con su jornada laboral.

Al igual que Cooper, Friedman encontró en los jefes a solución potencial a este creciente problema. "Considero que los directores deberían de tomarse en serio esta investigación [sobre los beneficios de limitar el tiempo que los trabajadores dedican a revisar su correo electrónico]", dijo. "Pueden empezar por animar a sus empleados a desactivar su correo electrónico cuando necesiten concentrarse en el trabajo, predicando ellos mismos con el ejemplo para que los miembros de su equipo de trabajo sientan que ocurre nada por hacerlo".

Leer más: Sí, estás cargando mal tu teléfono móvil

Para ser francos, algunos directivos ya han empezado a llevar a cabo la estrategia y, con ello, han despertado la atención de los medios. 

Por ejemplo, Sarner informa que Porsche declaró que cualquier correo enviado a sos empleados entre las 7 p. m. y las 6 a. m. será "rebotada al remitente". Actualmente en Francia los trabajadores cuentan con el "derecho de desconexión" de la tecnología, lo que significa que las empresas deben acordar con los empleados las condiciones de esa "desconexión".

¿Qué podemos hacer al respecto? En un artículo de Heidi Hanna para Thrive Global, la directora ejecutiva del American Institute of Stress desaconseja la multitarea siempre que sea posible. Cuando se suponga que debemos de estar trabajando en el informe de un proyecto, no es recomendable que dividamos nuestra atención entre el documento y la bandeja de entrada.

Te puede interesar