Pasar al contenido principal

5 consejos para capear la volatilidad en los mercados

Volatilidad como una montaña rusa
Getty Images
  • La volatilidad se ha disparado durante los últimos meses y por eso hay que ver cuáles pueden ser los mejores comportamientos para evitar pérdidas en las carteras.
  • La mayoría de expertos recomienda reducir exposición al mercado y actuar con la mente fría.
  • Además, puede ser momento de diversificar más que nunca e, incluso, de buscar oportunidades de largo plazo.

Con el mercado de valores en un viaje interminable, o al menos aparentemente, con altos y bajos, los nervios de los inversores están desgastándose cada vez más. Sobre todo, porque la volatilidad se ha convertido en una norma habitual y ante tal esquema las preguntas de los operadores del entorno bursátil son cada vez más abundantes.

Este escenario volátil hay que ponerlo, en primer lugar, en perspectiva. Suponiendo que se plantee un horizonte de inversión a largo plazo de al menos cinco años, es probable que la volatilidad actual pase en un par de semanas, meses o, en el peor de los casos, en un par de años, según describen bancos de inversión como Morgan Stanley.

Owen Murray, director de inversiones de Horizon Advisors, dice que los inversores a largo plazo con carteras bien equilibradas pueden esencialmente ignorar el ruido a corto plazo en el mercado. La mayoría de los ahorradores individuales componen sus carteras con el objeto de apoyar sus metas de largo plazo, como “la jubilación o la financiación de los gastos de educación para sus hijos o nietos”

Por eso, la cuestión es, ¿cuáles pueden ser los principales consejos como inversor para luchar contra la volatilidad que ronda habitualmente sobre la bolsa? He aquí cinco alternativas a tener en cuenta.

1. Vende algunas de tus acciones

Parece obvio pero no lo es. Habitualmente cuando se producen las reacciones desmesuradas en los mercados los inversores se quedan pillados acumulando pérdidas que tardan tiempo en revertirse.

Por eso, cuando comienza un gran periodo volátil lo mejor es ir deshaciendo posiciones y ganando más liquidez para entrar con más fuerza en el mercado en el momento en el que se haya abaratado lo suficiente. Vender y esperar siempre es una buena solución.

2. Cubrir inversiones a través de la diversificación

Los grandes gestores de fondos y manos fuertes suelen poner los huevos en diferentes cestas para evitar tener una exposición amplia a los mayores activos de riesgo. Eso suele limitar los descensos.

Por eso, cuanto mayor variedad de activos se tenga en una cartera, siguiendo un proceso de selección óptimo, menor será el impacto negativo en los ahorros. Es un método que proporciona resultados.

Leer más: Por qué no hay rally de Navidad este año en el Ibex y hacia dónde se puede dirigir, según los analistas

3. Buscar ofertas en el mercado

Traders en la bolsa de Londres
Reuters

Muchas veces la volatilidad genera nubarrones en el presente que no dejan ver las gangas que existen a día de hoy. Esa es la razón por la cual uno de los puntos a tener en cuenta es la de analizar determinadas compañías cuya valoración sea atractiva.

Es decir, emplear liquidez de cara a una inversión en el largo plazo. La bolsa siempre genera potencial realizando los movimientos más adecuados.

4. No preocuparse por los vaivenes diarios

El ruido de corto plazo, generalmente, tiende a disuadir a los inversores de ser partes del mercado.

De hecho, lo que suele generar es una ola de ventas como la que se presenció tras el acuerdo del Brexit en Europa o con los tensionamientos comerciales en Estados Unidos.

Ante eso lo mejor es seguir una estrategia clara e identificar las tendencias de fondo

5. Mantener todo en perspectiva

Muchos picos de volatilidad se producen por situaciones que se han exagerado desorbitadamente por la media del mercado.

Una vez que se descuenta todo, se vuelve a la senda que se marcaba anteriormente. De ahí a que sea vital el análisis fundamental dentro de los mercados: momento económico del país, perspectiva de ingresos y beneficios de las empresas cotizadas, evolución de datos como inflación o desempleo… Eso marca muchas veces la línea a seguir.
 

Y además