Pasar al contenido principal

5 consejos de finanzas personales si estás en paro

Persona en paro en búsqueda de empleo.
Getty Images
  • Encontrarse en paro siempre genera quebraderos de cabeza: ingreso de menores rentas en la economía familiar, mayor estrés por estar desocupado e incertidumbre por saber cuánto tiempo puedes estar atravesando ese mal trago. 
  • Conlleva que tengas que ajustar tu presupuesto personal de gastos ante una situación que, aunque debería ser transitoria, podría complicar la economía particular si no se toman las medidas pertinentes en el tiempo.
  • Aquí repasamos 5 recomendaciones que quizá te puedan ser útiles.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Hay una situación que siempre puede aparecer en tu vida que nadie desea: estar desempleado. Encontrarse en paro siempre genera quebraderos de cabeza: ingreso de menores rentas en la economía familiar, mayor estrés por estar desocupado e incertidumbre por saber cuánto tiempo puedes estar atravesando ese mal trago

Estar en paro conlleva que tengas que ajustar tu presupuesto personal de gastos ante una situación que, aunque debería ser transitoria, podría complicar la economía particular si no se toman las medidas pertinentes en el tiempo.

De esta manera, ¿cuáles son los principales consejos que debemos seguir si estamos en paro desde el punto de vista de las finanzas personales? Aquí repasamos 5 recomendaciones que quizá te puedan ser útiles.

Leer más: 9 trucos que debes seguir en LinkedIn para encontrar trabajo

No retrasar la decisión de atacar de raíz el nuevo presupuesto

Hombre haciendo un presupuesto.
Getty Images

El primer consejo que puedes seguir es que no demores el tiempo la decisión de atacar de raíz nuestro presupuesto personal de gastos y plantearte más pronto que tarde la necesidad de proyectar el nuevo escenario económico que te va a asistir indeterminadamente

Es muy posible que por el hecho de que hayas perdido tu puesto de trabajo hayas recibido una indemnización equivalente a tu sueldo y antigüedad en la compañía para la que trabajabas. De esta manera, ajustar el nivel de vida a la realidad que se abre puede hacer que ese colchón desaparezca mucho más rápido de lo que se desearía. 
 

No emplear la indemnización en caprichos

Los mejores retrovisores de coche para bebés y niños

Freepik

Hilando con el concepto anterior, la realidad es que muchas personas cuando se ven capitalizadas tienen necesidad de gastar sin control. De ahí a la siguiente recomendación: el dinero de la indemnización no debe emplearse nunca para caprichos. Ni para comprarte un coche nuevo, ni para hacer el viaje soñado. 

Sí que puedes emplear una pequeña parte de esa compensación en algo que necesitases previa a tu situación desempleo. En ningún caso se debe aplicar el montante total en cosas innecesarias, puesto que lo puedes pagar a posteriori.
 

Calcular cuánto tiempo puedes aguantar sin trabajo

Cómo calcular la prestación por desempleo
Stocksnap / Pixabay

Una de las estimaciones vitales que debemos realizar es saber con la máxima precisión durante cuánto tiempo podemos mantener nuestro nivel de vida actual con los nuevos ingresos de los que se disponen. 

Si tienes un presupuesto de gastos personales, tendrás prácticamente todo el trabajo ya realizado. Divide los gastos fijos y los variables y haz tus esquemas. Así sabrás el tiempo en el que puedes aguantar sin trabajo. Para ello, aquí es importante que también metas en el saco la indemnización, que puede darte cierto cuartelillo hasta que se normalice tu situación de desempleado.
 

Adaptar nuestro nivel de vida

No contar con un presupuesto
Bernard Bodo / Getty Images

Pese a ello, la mayoría de los expertos recomiendan apretarse el cinturón durante ese proceso de búsqueda de un nuevo trabajo. Victoria Torre, responsable de producto de Self Bank lo ejemplifica de esta manera: “en lugar de tener un gasto mensual de 1.850 euros, ajustarnos a un presupuesto de por ejemplo 1.500 euros”. Recortando de lo que se pueda, tal y como describe.

Así las cosas, una de nuestras labores primordiales será intentar “reducir nuestros gastos mensuales en la medida de lo posible sin alterar excesivamente nuestra calidad de vida”, destaca la experta. Para ello, es habitual “atacar directamente las partidas vinculadas al ocio, reduciendo la frecuencia de comidas y cenas en restaurantes, planificando viajes y salidas con alternativas que permitan ahorrar en los gastos”, añade. 
 

No olvidarse de ahorrar e invertir

Una familia que pone interés en ahorrar
Getty Images

Pese a que en algunos momentos pueda parecer una situación imposible, es conveniente mantener el hábito del ahorro, especialmente cuando ya lo hemos tenido. Siempre que se pueda, claro está. Resulta perjudicial perder esa costumbre de ahorrar pese a estar desempleados. Hay que mantener la calma. 

Torre considera que se puede rebajar el “importe de ahorro mensual”, aunque sea a una cifra “casi testimonial”, pero no perder la costumbre de “apartar algo de nuestros ingresos para ahorrar”. 
 

Y además