5 youtubers españoles que alcanzaron la fama para después abandonar sus canales y a sus fans sin dejar rastro

Imagen de la fiesta del 10º aniversario de YouTube, con numerosos influencers españoles.
Imagen de la fiesta del 10º aniversario de YouTube, con numerosos influencers españoles.
TicBeat
  • Algunos de los primeros grandes youtubers se quedaron a medio camino, por algún motivo u otro, decidieron abandonar sus canales de YouTube. Algunos aún tienen pendiente dar explicaciones.
  • A lo largo de estas cinco historias, se desgrana un problema evidente: la presión de una fama repentina y el estrés de contentar a una audiencia muy numerosa.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los youtubers y streamers son muy parecidos a los futbolistas. Se vuelven populares muy jóvenes, se les planta encima la tarea de gestionar esta fama, y en algunas circunstancias su estrellato tiene fecha de caducidad muy temprana.

En el caso de los futbolistas, estos se retiran jóvenes por motivos de salud; el cuerpo ya no rinde tanto. Con los youtubers , también está el factor salud, solo que es más mental que física, pero hay otro elemento: la audiencia

La audiencia de Youtube o de Twich suele ser joven, y por lo tanto necesita caras jóvenes o almas jóvenes en pantalla para sentirse identificada. Lo que algunos influencers han descubierto es que, con el paso de los años, o no han sabido o no han querido adaptarse a la nueva tanda de fans. Y como resultado han desaparecido, han dejado sus canales literalmente abandonados.

Aquí tienes cinco de estos youtubers españoles y pioneros que han abandonado YouTube. Cada uno tiene su motivo, cada uno tiene su historia. Pero es seguro que todos despertarán tu nostalgia digital.

1. Chusitafashionfever

María Jesús Cama Anton abrió su canal de YouTube el 10 de diciembre de 2008 y colgó su primer vídeo, titulado “Así soy yo”, el 10 de enero de 2009. 

Si te sorprende su nombre inicial “2 tías putas”, la propia Chusita lo aclara inmediatamente contando que es una referencia a cómo se insultaba, con cariño, con su mejor amiga. ¡Ahora un nombre así habría sido inmediatamente eliminado por YouTube!

Chusitafashionfever fue una vlogger que encandiló inmediatamente a los primeros usuarios de YouTube gracias a su sinceridad en explicar su vida, dar su opinión, consejo… Además, se atrevió a hablar de un tema tabú como el sexo a un público joven. Lo trataba de forma desenfadada y sin buscar el morbo.

Tuvo mucho éxito su serie de vídeos “Yo que tú”, donde los fans le pedían ayuda y esta les hacía su “yo que tú”.

En su momento de mayor auge, llegó a tener un canal secundario, ChusiExpress, donde revelaba lo que ocurría “detrás de las cámaras”.

A partir de 2017, Chusita empieza a colgar menos vídeos. El último lo colgó el 21 de mayo de 2019. Aunque su perfil sigue prometiendo “un vídeo nuevo cada martes”.

Mientras Chusitafashionfever empezaba como vlogger, empezó a experimentar con covers y, luego, con canciones propias. Así que acabó creando una trayectoria musical en paralelo a su vida de youtuber.

2. Toni A. Martínez

Me muero por vivir en un piso de 30 metros

Es sencillo de limpiar y en muebles me ahorro un huevo

¿Te suena la letra? Toni A. Martínez debutó en YouTube el 28 de octubre de 2006 con este vídeo, solo dos días después de crear su canal.

En su canal, aun quedan vídeos que salieron hasta en la tele (cuando poner vídeos virales era novedad) como Zapatero y compañía cantando Umbrella

… o la divertida canción donde explica a su pareja cuán lejos ha aparcado el coche.

Toni A. Martinez decidió hacer reír a la red en una época donde YouTube era un canal secundario y no una plataforma principal. La mayor parte de su contenido (¡relatos incluidos!) se encontraba en su página oficial, que por desgracia ya está más que desaparecida.

Por eso, las publicaciones de este youtuber son muy esporádicas y no existen series de vídeos para que la audiencia mantenga un interés. Puede que este sea el motivo de que cuando empezó la moda de crear comunidades en esta red social de vídeos, Martínez fue desapareciendo porque no se había adaptado a los nuevos tiempos.

¿Y qué ha sido de él? Según investigadores amateurs de Forocoches, Toni A. Martinez es ahora profesor en la Universidad Cardenal Herrera. Si enseña ciencias biomédicas igual que cantaba en YouTube, sus alumnos deben pasárselo en grande con él.

Por qué el éxodo a Andorra puede salirle caro a youtubers e influencers: así persiguió Hacienda el rastro de Shakira o Jorge Lorenzo

3. Muzka89

Que Alejandro Gómez Rodríguez se auto-denominara “Domador de osos a tiempo parcial y macho ruso a tiempo completo” en sus primeros vídeos ya indica que su punto fuerte iba a ser el humor.

Aunque Muzka89 empezó haciendo gameplays al uso de juegos como Battlefield 3 en el ya lejano 2009, pronto empezó a captar una comunidad fiel gracias al sentido del humor que desprendían sus narraciones. Por ejemplo, le gustaba usar la táctica “tras tras por detrás” para vencer a sus enemigos.

Se dio cuenta de que el humor era su arma y decidió afilarla. Él mismo admitió en más de una ocasión que basaba su estilo en youtubers estadounidenses que también combinaban gameplays con comedia, como el ya clásico Angry Video Game Nerd.

Pronto empezó a alternar gameplays clásicos con reportajes y vídeo-series, como “Poniendo a partir” donde cogía o bien un juego del momento o bien un tópico sobre el mundo del gaming y… bueno, ya te lo puedes imaginar.

¿Qué le ocurrió? Pues este es un caso de muerte por éxito. En noviembre de 2015, Muzka89 decidió abrirse un Patreon para que su comunidad fiel le ayudara a vivir de YouTube. 

Lo que Alejandro Gómez jamás sospecharía fue que el hecho de comprometerse aún más en su trabajo, el prometer contenido a gente que pagaba para consumirlo, le iba a bloquear creativa y mentalmente.

Apenas un mes después, Muzka89 lanzaba una gran polémica con su último vídeo en YouTube. Para empezar, el vídeo promete hablar del mejor personaje de Nintendo. Pero es una trampa, un caballo de Troya para que el creador de contenidos pudiera explicar que no puede con su nueva situación con Patreon.

“El ritmo de subida no me está resultando sencillo, quería acostumbrarme a ello antes de empezar con esto y simplemente no fui capaz. He estado agobiado, pensando solo en los vídeos”.

Lo curioso es que Muzka89 no desapareció por completo. Empezó a aparecer como invitado, o como mera referencia, en canales de youtubers populares como Alexelcapo. Su mito no murió, al contrario; gracias a estas promociones su canal siguió gozando de visitas.

Hubo lo que pareció un regreso a inicios de 2018, cuando en su cuenta oficial de Twitter, Muzka89 prometió regresar. La expectación fue máxima, sobre todo si se tiene en cuenta que su último tuit, muy oscuro, fue de 2016.

Por desgracia, la cosa quedó ahí.

4. BolliStuff

A principios de 2008, mientras BolliStuff acababa la carrera de Periodismo en Barcelona, lo que no se esperaba es que acabaría ganándose la vida en algo tan nuevo y experimental como YouTube.

“Justo cuando acababa la carrera, Zapatero anunciaba que estábamos en crisis”, explicó la famosa youtuber en una entrevista antigua para Vía Empresa.

Durante un tiempo, “Bolli” envió su CV a medios de comunicación, pero la crisis ya se había aposentado y las redacciones o bien se quedaban estáticas o bien recortaban. En paralelo, obtuvo el trabajo que le serviría de puente a ser proto-influencer de redes sociales: una campaña viral para una agencia de comunicación.

A partir de ahí, creó junto con otra persona el canal TigretonyBollicao. Hoy en día solo existe un vídeo que al menos da pistas sobre el contenido humorístico del canal.

En 2011 decidió probar a triunfar en YouTube una vez más, pero ahora en solitario. Y ahora sí es cuando crea el canal que seguro que conoces: TodoElMonteEsOrgasmo. Posiblemente su famoso saludo “¿Qué pasó, perras?”, ya se te habrá reproducido en la cabeza.

“Bolli” fue una vlogger desde el principio, aunque ella jamás se consideró así. Enganchó a seguidores no solo por su energía, sino por su forma de soltar grandes verdades existenciales entre chiste y chiste.

Al igual que ha ocurrido con otros youtubers presentados, fue su sinceridad lo que logró que BolliStuff fuera tan querida. Se mostró abiertamente como homosexual (aunque nunca quiso dar su nombre real por miedo a que su vida privada se viera alterada) y con el paso del tiempo su cinismo le animó a criticar la nueva creciente hipocresía digital.

Uno de sus últimos vídeos, “Declaración de intenciones, Parte II”, resume todo lo bueno que ofrecía Bolli a sus seguidores: un espejo sobre quien proyectar la inseguridad que se vive pero que se esconde en forma de fotos bonitas para redes sociales.

Es difícil concretar qué ocurrió con ella, ya que literalmente ha desaparecido. No se encuentra en Twitter, en Facebook o en Snapchat, donde inicialmente declaró que se iba a mudar tras ver lo mal que YouTube trataba a sus creadores de contenidos.

Youtubers y famosos españoles que han cambiado su residencia a otro país para pagar menos impuestos

5. Inesmellaman

En 2010, cuando Inés empezó a estudiar Traducción en la universidad, se encontró con un problema: no congenió con sus compañeros de clase. Como no podía ver a sus amigos de toda la vida, decidió hacerse un canal de YouTube para al menos sentirse acompañada o, como ella revela en su artículo en Verne, para “decir tonterías, hacer el idiota, hablar de las cosas que me interesaban y, en definitiva, ser yo”.

De nuevo, es precisamente este ambiente íntimo lo que empieza a generar fans. No muchos (es lo normal cuando se empieza en YouTube), pero suficientes para animar a Inés a colgar vídeos en abundancia. Destaca su obsesión por aferrarse a la cámara, un estilo que ella misma definiría de “cringe” 10 años más tarde, en 2020.

Al cabo de un par de años, ya no es ningún secreto que es youtuber y se suelta. Ya domina el lenguaje de la plataforma y crea vídeos sobre listados, parodias, o con sorteos incluidos. También se perfila su estilo humorístico, auto-paródico y referencial.

En septiembre de 2014, publica un vídeo sobre la fama de YouTube. En el vídeo, explica la historia de una pareja británica de youtubers que han alcanzado tal fama que acuden miles de personas a sus eventos (esto ahora es normal, en 2014 no tanto). Inés destaca que aunque por un lado está bien, por otro le produce miedo; teme lo que puede provocar la fama a personas normales.

Quizás ese vídeo no tenía otro propósito que realizar una reflexión general. Pero esconde la semilla de lo que ocurrió años más tarde con Inesmellaman.

Como ya se ha visto más arriba, la primera señal que indica que algo va mal en YouTube es cuando la subida de vídeos se hace más irregular y espaciada. 

En febrero de 2018, Inés cuelga un vídeo después de tres meses inactiva. Y luego, nada más. ¿Qué le había ocurrido?

El misterio lo resolvió ella misma dos años más tarde, a mediados de 2020. Publicó un artículo en Verne donde explicaba que sentía tan ansiedad siendo youtuber que prefirió dejarlo.

Esa emoción negativa llegó irónicamente junto al factor que la hizo más popular: el aumento de vídeos.

“Cada vez se me hacía más cuesta arriba ponerme a grabar. Antes de encender la cámara, recuerdo que estaba de mal humor, irascible, negativa y sentía ansiedad. (...) Esta sensación probablemente se debiese a un cúmulo de razones. Por un lado, conforme más suscriptores tenía, más perdida me sentía. A veces quieres agradar tanto a los demás que se te escapa el control de las cosas”.

Inés no se arrepiente de la decisión final que tomó. No le costó demasiado a efectos prácticos retomar su vida porque YouTube era solo un pilar de ella. A nivel emocional fue un proceso más duro, claro. Ella lo compara con romper con una pareja.

Al final del artículo, realiza un análisis interesante que puede esconder el motivo por el que muchos youtubers o se han quedado a mitad del camino o decidieron dejarlo estar.

“Las redes sociales han cambiado mucho. Es normal que la gente del 2020 no haga las cosas como las del 2012. Antes las publicaciones eran más naturales, intentaban reflejar más la vida real. (...) Sinceramente soy incapaz de imaginar cómo sería mi canal si lo abriese ahora. Con la profesionalización actual, yo sería el símbolo de la cutrez. Lo mío era pura improvisación, sin guion ni aditivos. Aunque no estoy tan puesta en lo que hay ahora, veo que ya no se dejan tantas cosas al azar”.

Es un ciclo constante con todo lo nuevo. Los primeros en utilizar una herramienta, los pioneros, suelen explorar sus posibilidades por curiosidad. No hay fines lucrativos de por medio. En el caso de Inés, era para llenar su hueco de soledad. Más arriba hay casos de gente que quería hacer reír o aconsejar a los demás.

Una vez se descubren los filones de dicha herramienta, llega una segunda generación que la utiliza con fines más prácticos, por llamarlos de alguna forma. No es bueno, ni es malo. Simplemente: es lo que es. Con ello, se optimiza la herramienta, pero a cambio se pierde esa naturalidad tosca y “cutre” de antaño.

La próxima vez que te descubras pensando “jo, mi youtuber favorito ya no es lo que era” o “debería subir más y mejores vídeos”, piensa en las historias de estos cinco youtubers y lo que deben de haber pasado cada uno de ellos. Al fin y al cabo, detrás de cada saludo diferente o de cada “thumbnail” con cara de asombro y flechas misteriosas, se encuentra una persona que intenta conectar contigo y con el resto de su comunidad.

LEER TAMBIÉN: Youtubers y famosos españoles que han cambiado su residencia a otro país para pagar menos impuestos

LEER TAMBIÉN: Esto es lo que ganan los principales streamers de Twitch, en donde destacan algunos españoles como Ibai Llanos, elRubius o AuronPlay

LEER TAMBIÉN: La 'generación más solitaria' se vuelve aún más introvertida: cómo los millennials están lidiando con la ansiedad del confinamiento y la incertidumbre de la vida después de la cuarentena

VER AHORA: Javier Rodríguez Zapatero, presidente de ISDI: “Quien se transforme digitalmente hará un gran servicio tanto a la sociedad como a sí mismo”