Pasar al contenido principal

6 maneras con las que podrías estar ganando un dinero extra con tu cuerpo gracias a la ciencia

Cómo ganar dinero con la ciencia
Pixabay

El mundo de la ciencia puede proporcionar ganancias económicas extra que pueden no ser conocidas para la mayoría.

La innovación científica avanza también gracias a la colaboración de un buen número de personas que deciden cada año ofrecerse como voluntarias para ciertos estudios científicos.

Formar parte de investigaciones que requieren de participantes humanos para conseguir recabar datos útiles y seguir evolucionando en el conocimiento puede reportar ciertos beneficios económicos, más allá de la satisfacción de saber que se está contribuyendo al desarrollo de la comunidad científica.

Donar ciertas partes de nuestro cuerpo o participar en investigaciones psicológicas son otras vías con las que poder ganar algo de dinero gracias a la investigación médica.

Leer más: Cómo ganar dinero con tu coche autónomo

Aunque la legislación en nuestro país estipula que en todos los casos en los que la ciencia requiere de participantes voluntarios esta colaboración deberá realizarse de manera altruista y desinteresada, en muchas ocasiones los centros de investigación ofrecen una "compensación económica" por las molestias ocasionadas.

Estas son algunas de las formas con las que entregar nuestro cuerpo a la ciencia puede hacernos ganar dinero.

Voluntario en ensayos clínicos

Cómo ganar dinero con la ciencia
Pixabay

Por ensayo clínico debemos entender un experimento científico que la comunidad de investigadores necesita realizar para avanzar en sus descubrimientos. Participar como voluntario en este tipo de prácticas científicas suele conllevar la prueba de algún fármaco nuevo, para medir su eficacia o seguridad, de nuevas metodologías médicas, o de dispositivos médicos novedosos que deben ser comprobados antes de ser introducidos en el mercado.

Los ensayos clínicos se dividen en varias fases, siendo la primera, la que requiere de la participación de voluntarios sanos y la única que puede proporcionar ciertas compensaciones económicas. Del total de ensayos autorizados cada año en España, entre un 10 y un 15 por ciento son estudios en fase I. En concreto, los ensayos clínicos en fases tempranas suponen ya el 51,4% del total, frente al 47,5% del periodo 2010-2014 y al 41,5% de 2004-2009, según los datos proporcionados por el Proyecto BEST.

Con una inversión actualmente de más de 1.000 millones de euros al año en proyectos de investigación y desarrollo, la contribución económica que reciben los voluntarios de los estudios en fases preliminares debe haber sido previamente evaluada por el Comité Ético de Investigación Clínica

Un procedimiento que si bien evita la posibilidad de ofrecer cantidades suficientemente elevadas para que el único fin de la participación sea el económico, sí que debe compensar, según la normativa, "el reintegro de los gastos extraordinarios y pérdidas de productividad que se deriven de la participación de la persona en el ensayo".

En nuestro país, para poder formar parte de este tipo de ensayos lo más conveniente es mantenerse informado a través de las distintas webs que existen para ello. Tanto hospitales como centros de investigación suelen tener en sus páginas webs apartados que recogen cómo hacerse voluntario de ensayos clínicos.

Leer más: Las empresas españolas más innovadoras en biotecnología

Pero aunque parezca sorprendente, la demanda es tal que la manera más rápida de poder pasar a formar parte de ellos es a través de cuentas de Twitter y alarmas que existen en la red social para estar al tanto de convocatorias. Entre las más conocidas las cuentas de la Unidad de Ensayos de la Universidad Autónoma de Madrid, o la relativa a la Unidad Ensayos Clínicos del Hospital Universitario de La Princesa.

Entre los requisitos más comunes para ser voluntario en ensayos clínicos, estar entre los 18 y los 50 años, buena salud y no padecer alergias conocidas a medicamentos. Aunque la mayoría de ofertas no recogen en la información facilitada de cuánto se trata la compensación económica a recibir, algunas fuentes indican que la media está entre los 500 y los 3.000 euros, en función de tiempo, el centro y tratamientos a seguir.

Pero no todos los ensayos tienen que incluir la ingesta de medicamentos para ver qué sucede. Entro los casos más llamativos y atractivos, el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas en Barcelona seleccionó una serie de voluntarios a los que solo se les pedía ingerir vino para analizar las consecuencias de la ingesta en la salud cardiovascular. Además de pagar las bebidas consumidas, también contaron con una compensación económica extra.

Te puede interesar

Lo más popular