Pasar al contenido principal

Los animales más fieles de la naturaleza: 7 especies que practican la monogamia

Pinguino emperador

Getty Images

  • El objetivo principal de las diferentes especies es la reproducción, no el amor o la comprensión de un compañero de vida, por eso la monogamia solo es uno de los tipos de "familia" animal. 
  • Algunos animales, como el pingüino emperador o el lobo gris, forman un núcleo familiar sólido; mientras que los madoqua por ejemplo, son monógamos pero apenas hay relación entre el macho y la hembra.
  • En el reino animal esta estructura de monogamia puede ser un inconveniente, sobre todo si se trata de salvar a algunas de estas especies de la extinción.
  • Descubre más historias en Business Insider España

La monogamia es un régimen creado por los seres humanos como forma de organización social y vital. Pero no siempre se ha considerado una prioridad conservar la misma pareja, de hecho, si echas un vistazo a tu alrededor te darás cuenta que la infidelidad es algo bastante común.

Cuando se trata de los animales la cosa cambia un poco. Ciertamente el objetivo principal de las diferentes especies es la reproducción, no el amor o la comprensión de un compañero de vida, por eso la monogamia solo es una de las muchas estrategias. 

Leer más: 5 animales que mantienen las relaciones sexuales más extremas del reino animal

Pero hay dos pequeños inconvenientes que hacen que la monogamia sea un poco más complicada en el reino animal. Desde un punto de vista de biodiversidad y conservación de las especies es normal apuntar que con cuántos más machos tenga relación la hembra mayor es la probabilidad de que de esas mezclas genéticas algún descendiente sobreviva, según la BBC.

Y, en segundo lugar, "como apunta el genetista inglés Angus John Bateman, hay una diferencia fundamental entre machos y hembras en materia de células sexuales. En pocas palabras, el esperma es más 'barato' de producir que los huevos o los óvulos".

Aún así, hay especies que practican la monogamia, aquí tienes 7: 

Ratón de la pradera

Ratón de la pradera

Getty Images

Estos roedores usualmente tienen una vida monógama y sólo se relacionan con sus respectivas parejas. De hecho un estudio realizado por Universidad Estatal de Florida, ha observado que los machos una vez consiguen pareja no sólo prefieren la compañía de su hembra sino que se comportan agresivamente hacia otras hembras; y lo mismo ocurre cuando se trata de un macho que se acerca a una hembra ya "emparejada".

Además esta especie es también conocida por su alta empatía entre la pareja. Una investigación con ratones de la pradera ha revelado que al separar a uno de ellos y tras aplicarle leves descargas eléctricas en las patas, cuando se les ha vuelto a reunir, el ratón al que no se había dañado ha almohazado al otro durante diez minutos.

Lobo gris

Lobo gris manada

Getty Images

El lobo gris es uno de los pocos mamíferos monógamos; aunque si es cierto que puede tener varias parejas a lo largo de su vida, nunca a la vez. La manada tiene una estructura sencilla: pareja de lobos (macho y hembra) y lobeznos. Pero además es importante el papel que juega el primogénito de la pareja, ya que es el que ayuda a la madre a cuidar de los más pequeños.

Según el blog MascotAdicto , "una loba suele aparearse con un macho, pero tendrá otro si su pareja muere, es expulsado de la manada o está tan herido o enfermo que no puede reproducirse".

Nutria gigante

Nutria gigante

Getty Images

La nutria gigante es originaria de América del Sur, y a partir de su madurez sexual (a los 2 años) escoge a su pareja y no se separa de ella ni un minuto. Hacen completamente todo en pareja: cazar, jugar, viajar, criar y hasta dormir cogidas de la mano. En esta especie los machos participan activamente en la crianza, y los vínculos familiares son fuertes.

Normalmente sus encuentros se dan bajo el agua: 

Madoqua

Madoqua antílope

Getty Images

También conocido como 'antílope dik-dik', es uno de los antílopes más pequeño que existe. Forman pareja de por vida y comparten territorio, pero curiosamente no forman una familia. 

Dejan ir a las crías bastante pronto, cuando estas tienen unos 8 meses, que es cuando ya pueden reproducirse. Como se recalca en el blog de la Biblioteca de Biología de la Universidad Complutense de Madrid, "el macho no ayuda a su pareja, ni detecta peligros, ni aporta en la crianza, pero al dejar ir a las crías pronto, la hembra se asegura de tener un macho disponible en su territorio para engendrar nuevos retoños".

Guacamayo azul

Guacamayo azul

Getty Images

Una vez formada la pareja ya no se separan. Si en su zona los sitios de anidación son escasos, las parejas de guacamayos azules pueden expulsar o enfrentarse a los ocupantes de los nidos ya establecidos.

Por desgracia estos guacamayos están declarados "especie vulnerable"; son secuestrados en sus países de origen, metidos en cajas y transportados a miles de kilómetros para comerciar con ellos y sus crías. 

Esta especie es considerada una de las más románticas del mundo, de hecho, en 2018 un grupo de zoologos del aviario de Beauval (Francia) afirmaron haber observado que estas aves se sonrojan cuando están felices, como los humanos.

Gibón

Gibon

Getty Images

Los gibones son de los pocos primates considerados monógamos. Son originarios de Asia y gracias a sus largos brazos son capaces de vivir 'de rama en rama' sin pisar el suelo.

La familia está compuesta, como en el caso de las manadas de lobos, por una pareja y sus crías. Según National Geograpohic, "la familia vigila un territorio concreto y lo defiende mediante fuertes e inquietantes aullidos que pueden resonar a través de kilómetros en la jungla".

Pingüino emperador

Pinguino emperador familia

Getty Images

Es una de las especies del reino animal más conocida por sus curiosas "relaciones de pareja". Los pingüinos emperador tienen una forma muy característica de demostrar el amor y la devoción por su pareja: cuando un emperador macho "se enamora" de una hembra, busca la piedra más bonita en toda la playa para regalársela, a modo de ofrenda se la deja a los pies y si ella la recoge entonces están unidos para el resto de sus vidas. 

Leer más: La colonia de pingüinos rey más grande del mundo se ha reducido en un 90%, y los ratones podrían ser los culpables

Una vez al año se aparean con esa misma pareja en lo que se conoce como 'para nupcial'. Cuando un macho corteja a una hembra infla su pecho e inclina la cabeza hacia atrás, entonces los dos empiezan a emitir fuertes graznidos agudos. 

Y además