7 cosas que las personas mentalmente fuertes nunca hacen, según una psicoterapeuta

Sundar Pichai, CEO de Google.
Sundar Pichai, CEO de Google.

Justin Sullivan/Getty Images

  • Amy Morin es psicoterapeuta, coach mental y autora de varios bestsellers internacionales.
  • La experta afirma que las personas mentalmente fuertes tienen una cosa en común: son esencialistas.
  • Concentran su energía en lograr sus objetivos en lugar de quedarse estancados perdiendo el tiempo en cosas que no importan.
  • Cuanto más consciente seas de tus hábitos poco saludables, más posibilidades tendrá de superarlos.
  • Visita Business Insider España para más historias.

Algunas personas parecen pensar que ser fuerte significa ser capaz de hacer cualquier cosa. Pero la verdad es que las personas mentalmente fuertes son más bien esencialistas. No sienten la necesidad de intentar ser todo para los demás. En cambio, dedican su tiempo y energía a las cosas más importantes.

21 trucos de la psicología para impresionar en cualquier entrevista de trabajo

Dicen no a las cosas que podrían distraerlos de sus objetivos y se niegan a desperdiciar su valiosa energía en cosas que realmente no importan. Aquí tienes 7 cosas que las personas mentalmente fuertes y exitosas no pierden el tiempo haciendo.

1. Preocuparse por lo que piensan los demás

Preocuparse por las opiniones de otras personas y temer que te juzguen puede afectar a todos los aspectos de tu vida, desde la ropa que llevas hasta la forma en que crías a tus hijos. Puede hacer que evites asumir riesgos y hacer cosas en las que podrías ser criticado o rechazado, como solicitar un nuevo trabajo o volver a hablar con alguien que no se ha portado bien contigo.

Las personas mentalmente fuertes no se dedican a hacer felices a otras personas. Confían en quiénes son y se aseguran de que sus prioridades estén en consonancia con sus valores. Centran sus esfuerzos en alcanzar metas y hacer lo mejor que pueden, independientemente de lo que piensen los demás.

2. Pensar demasiado las cosas

No pillarás a una persona mentalmente fuerte atrapada en la parálisis del análisis. Se niegan a pensar demasiado en las cosas. Lo que hacen es evaluar sus opciones y tomar medidas.

Son conscientes de los riesgos que corren y de que las decisiones que toman no siempre van a ser las adecuadas. Pero tienen la confianza de que estarán bien pase lo que pase.
 

3. Ser demasiado duras consigo mismas

Las personas mentalmente fuertes aceptan toda la responsabilidad de sus actos. Sin embargo, no se culpan a sí mismos de manera tóxica.

Se niegan a castigarse por sus errores, porque saben que la autocrítica dura no es efectiva. En cambio, saben que la autocompasión es la clave para hacerlo mejor, por lo que eligen hablar para perdonarse a sí mismos cuando se equivocan.

4. Desear que las circunstancias fuesen diferentes

Las ilusiones pueden provocar emociones dolorosas, como el resentimiento y el arrepentimiento. Ya sea que desees que tus padres te traten de manera diferente, o que tu jefe te haya dado más responsabilidad, es posible que te quedes atascado pensando en situaciones que no puedes cambiar y pierdas nuevas oportunidades.

Las personas mentalmente fuertes no pierden su valioso tiempo deseando que sus circunstancias sean otras. Ponen su energía en hacer lo mejor que pueden en cualquier situación.

5. Autocompadecerse

Las personas mentalmente fuertes no tienen miedo de estar tristes, pero se niegan a sentirse indefensas y desesperadas. En lugar de perder el tiempo intentando dar lástima, encuentran formas saludables de lidiar con su incomodidad, como salir a caminar o resolver problemas con un amigo.

Incluso cuando las cosas van mal, reconocen por qué tienen que estar agradecidos. Se concentran en lo que tienen para dar, en lugar de insistir en que merecen más.

6. Quejarse ante personas que no pueden ayudarlas

Puede ser tentador quejarse de personas que no te agradan o de situaciones que consideras injustas. Pero quejarse con los que te rodean no hace ningún bien a nadie. Contrariamente a lo que piensa la mayoría, desahogarse no libera los sentimientos de ira y frustración, los alimenta.

Según los autores de un estudio de 2007 publicado en The Scientific Review of Mental Health Practice, "la investigación psicológica no ha demostrado prácticamente ningún apoyo a los efectos beneficiosos de desahogarse y, en cambio, sugiere que aumenta la probabilidad de expresión de la ira y sus consecuencias negativas".

Es por eso que las personas mentalmente fuertes no pierden el tiempo quejándose con las personas que no pueden ayudarlas. Más bien abordan las preocupaciones de las personas que tienen el poder de arreglar la situación. Ya sea que se quejen con un gerente o expresen sus preocupaciones a un amigo, no desperdician el aliento con personas que no pueden ayudar a resolver el problema.

7. Seguir dándole vueltas a cosas que no pueden arreglar

Reproducir las conversaciones en tu cabeza o reflexionar sobre los errores te mantendrá atrapado en un lugar de dolor y puede interferir en tu capacidad para seguir adelante.

En lugar de perder el tiempo repitiendo cosas que no pueden cambiar, las personas mentalmente fuertes se centran en controlar sus emociones. Cuando pueden arreglar una situación, toman medidas proactivas y positivas, como practicar yoga o pasar tiempo en la naturaleza. Si no es así, aceptan lo que no pueden cambiar y se concentran en sacar lo mejor de cada situación.

A veces, estos malos hábitos pueden convertirse en una segunda naturaleza, lo que dificulta el cambio. Pero ser más consciente de los hábitos poco saludables que están agotando tu fuerza mental es el primer paso para dejarlos. Se necesita trabajo duro y dedicación, pero con la práctica, puedes aprender a reservar tu tiempo y energía para las cosas que más importan en la vida.

VER AHORA: Tiempo para el 'rally' de Navidad en bolsa: los expertos dudan de si las alzas de noviembre pueden dificultar las subidas de final de año en los índices