Pasar al contenido principal
logo ceca magan

7 pasos clave para lanzar una joint Venture con éxito

Business Insider para Ceca Magan

Cómo hacer una joint venture
Duy Pham / Unsplash

Hay caminos que hay que recorrer solo, pero muchos otros que conviene hacerlo acompañado. Cuando esto ocurre en el ámbito empresarial, hay muchas formas de afrontarlo; una de las más útiles es a través de una joint Venture que una el destino de tu empresa al de otra compañía para afrontar un proyecto concreto.

¿Qué es una joint Venture y cuáles son sus beneficios?

Una joint Venture es una alianza estratégica temporal entre distintas sociedades o personas físicas, limitada a la consecución de una determinada operación comercial, y en la que todas las entidades participantes comparten un objetivo común y se reparten las responsabilidades y el control..

Esta unión de empresas suele utilizarse para desarrollar proyectos que requieren una alta inversión de capital, tiempo o una serie de conocimientos concretos, o bien para alianzas comerciales de expansión internacional.

Una de las ventajas de la creación de una joint Venture es que las entidades participantes mantienen su personalidad jurídica y son económicamente independientes. En definitiva, solo colaboran o participan en la misma para la consecución de su propósito, aportando todos los recursos necesarios para el desarrollo del proyecto común.

Consejos para poner en marcha una joint Venture

Crear una joint Venture es un reto para la empresa. Y es que al final se trata de poner en un mismo plano dos compañías con su propia cultura, forma de trabajar y visiones de negocio. Como en cualquier relación, para que llegue a buen puerto es importante tener las cosas claras y seguir una serie de consejos que nosotros hemos resumido en estos siete puntos.

  1. Hacer una Due DiIligence previa. Es importante conocer a la otra empresa antes de comprometerse, lo cual incluye sus finanzas. Una due dilligence previa servirá para asegurarte de que es sólida, que puede afrontar los gastos del proyecto e incluso hacer una idea de lo importante que es para su futuro.
     
  2. Fijar los límites del proyecto y la duración. Dado que la unión de las empresas se refiere a un único proyecto, es importante que quede bien definido en objetivo y alcance. Esto también incluye el marco temporal cuando la duración sea limitada. Así, todas las partes tendrán más claro el camino a seguir.
     
  3. Elegir bien el tipo de joint Venture. Existen distintas clases en función de las personas con las que se decida suscribir el contrato. De este modo, pueden ser horizontales si se celebra entre competidores directos que trabajan dentro del mismo sector del mercado; podrán ser verticales si se ejecuta entre personas físicas o jurídicas que actúan en distintos niveles del proceso de producción; también existen las denominadas joint Venture igualitarias o mayoritarias dependiendo del reparto de poder, o entre nacionales o internacionales
     
  4. Definir si nos encontramos ante una corporate joint venture o una non corporate joint Venture. Si queremos constituir una sociedad, nos encontraríamos en el primer supuesto y, por lo tanto, será necesario cumplir los requisitos de capital mínimo. Sin embargo, en el segundo supuesto no será obligatorio. Este puede ser el caso de, por ejemplo, la constitución de una agrupación de interés económico o de una unión temporal de empresas.
     
  5. Estipular mecanismos de disolución o resolución de bloqueos en una joint Venture. Se podrá realizar por medio de la inclusión de una cláusula de sumisión expresa a los Tribunales de Justicia donde va a operar; mediante una cláusula arbitral, cuya sede se sitúe en el lugar donde se encuentra la joint Venture o va a desarrollar su actividad, o a través de una cláusula de desbloqueo que permita la compra de participaciones en la misma por las partes restantes.
     
  6. Posibles acuerdos de no competencia. Este tipo de acuerdos sirven para que, en caso de cese de la joint Venture, las empresas no puedan entrar a competir en el sector de la otra gracias a los conocimientos que han adquirido, por ejemplo.
     
  7. Cuidar el contrato de joint Venture. Todo lo anterior debe quedar reflejado en el contrato de la joint Venture en mayor o menor medida. Como explican desde el despacho de abogados CECA Magán, este documento es el que definirá toda la relación posterior entre los socios, responsabilidades legales y participación en el proyecto. Por eso es imprescindible contar con una mano experta para su redacción.

Como con cualquier relación, humana o empresarial, fijar los límites y características es la mejor medicina para evitar los problemas que puedan ir surgiendo en el camino. La diferencia es que mientras en nuestras relaciones humanas y sentimentales no firmamos contratos salvo en el matrimonio, cuando hablamos de empresas o relaciones laborales es necesario adelantarse a estas cuestiones por escrito.