Pasar al contenido principal

Los 7 tipos de pasajeros más odiados en un crucero, según una experta en estos viajes

Madre e hija de vacaciones en un crucero.
Kerkez/Getty
  • Cómo en cualquier actividad donde participan personas, es posible ver cómo algunas no respetan las normas mínimas de educación o corrección social.
  • Por eso, hay determinados pasajeros que molestan más que otros en un crucero.
  • Estos son los más odiados.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Viajar en crucero es una de las mejores formas de descubrir el mundo que existen. Cada vez más barcos y destinos están dispnibles, y cada vez más personas se siente atraida por los cruceros. Cómo en cualquier actividad donde participan personas, es posible ver cómo algunas no respetan las normas mínimas de educación o corrección social.

Leer más: Qué tienen los cruceros que cada vez más jóvenes eligen viajar en ellos

En mis viajes en cruceros he podido descubrirlo personalmente, y comentándolo con otros cruceristas puedo ver que no soy la única que ha sufrido algún encuentro con estos viajeros que se hacían notar por su falta de educación. Hoy me gustaría recopilar cuales son estos siete tipos de cruceristas desagradables que podemos encontrar lamentablemente en alguno de nuestros cruceros.

Los megadivertidos

Amigos bebiendo en un crucero.
DisobeyArt/Getty

Hay ciertas normas básicas de convivencia a bordo de un crucero, y estas deben ser respetadas con mayor intensidad durante la cena en el comedor principal. Seguro muchos hemos sufrido esa mesa junto a nosotros que se pasan durante toda la comida en una gran tertulia y con risas a carcajadas que estremecen todo el salón.
 
Quizás es que están disfrutando muchísimo su reunión, saboreando deliciosos vinos, o simplemente sienten la necesidad de llamar la atención de todo el mundo demostrando lo divertido que son, … pero hay momentos y lugares para todo.

Los invasores del jacuzzi

[Re] marcas que se han generalizado como nombre
Zurijeta/Shutterstock

Regresando de un largo día de excursión en tierra nos apetece disfrutar un relajante momento rodeados de las burbujas de los jacuzzis a bordo del barco, y cual es nuestra desagradable sorpresa al ver que no hay espacio para una persona más porque estos desagradables cruceristas están tumbados tomando una siesta o simplemente leyendo un libro ocupando más espacio del que se supone.
 
También podemos encontrarnos aquellos grupos de cruceristas que viven en los jacuzzis las 24 horas y crean sus propias fiestas privadas. Por favor, los jacuzis tienen espacios limitados y debemos tener conciencia que a todos nos gusta disfrutar de ellas.

Los ninjas del buffet

Un buffet en un crucero
Getty Images

Llegamos al buffet, y como todos sabemos, es el lugar para comer a bordo donde mayor variedad de alimentos encontramos. Con un horario más flexible y por lo tanto es habitual tener que hacer cola para poder degustar algo.
 
Es ahí donde aparece nuestro crucerista denominado el ninja del buffet. ¿No os ha pasado la situación de que llega quien te dice, “permiso, solo quiero coger un trocito de pan” y una vez ganada la posición salta por encima de todos y termina llenando su plato como si hubiera esperado su turno?.

Los jugadores de Monopoly

Pasajeros de un crucero en las tumbonas.
Steve Mason/Getty

Por fin llega un día de navegación, deseando relajarnos tomando el sol en una de las tumbonas o hamacas que tienen la mayoría de los barcos de cruceros en las cubiertas y zonas de piscinas. Oh sorpresa!, todas están ocupadas pero no hay nadie en ellas, solo vemos toallas, bolsos, el daily program, o simplemente el pasajero de al lado, te dice, lo siento esta ocupado, mi compañero fue al baño (hace ya 3 horas).
 
Este tipo de crucerista piensa que puede reservar una tumbona tan solo con poner algún objeto al igual que en el monopoly. Según las normas de la mayoría de navieras no está permitido la reserva de tumbonas y los empleados al cargo de estas áreas deben “desalojar “ las propiedades en una tumbona después de dos horas de no ser ocupadas por alguien, norma que por desgracia casi nunca se cumple.

Los seguidores de Baco

Cerveza y amigos
Pexels

Baco el dios del vino de la mitología romana tiene también algunos de sus molestos seguidores a bordo de los cruceros. Llevas un Todo Incluido o simplemente te pagas una a una cada bebida que consumes, ¿a quien no le apetece una piña colada al calorcito del Sol, o un sabroso Martini en uno de los lujosos salones del barco?.
 
Tomar una copa a bordo es un gran placer pero hay quienes no se conforman con disfrutarlo con moderación sino que se trata de tomar todo el alcohol que se sirve en los bares de a bordo. El resultado es que comienzan a perder el control y molestar a pasajeros y tripulación. En este punto está deshabilitado total para poder disfrutar el crucero al máximo.

Los que siempre llegan tarde... y lo saben

La atención al cliente de un crucero.
Getty Images

Sabemos que los espectáculos en el teatro es una de las especialidades en cualquier barco de crucero, y como todo tiene un horario para comenzar.
 
Si se te hizo tarde o estas en la popa y tienes que caminar hasta la proa, que es generalmente donde siempre se encuentran los teatros. Es seguro que el show ya comenzó y los asientos disponibles están en el mismo centro del auditorio. Así que los cruceristas que han llegado a tiempo y que placenteramente están disfrutando del espectáculo han de pararse, aguantar pisotones y molestar al que esta detrás que te grita: siéntense no puedo ver nada!. Ten en cuenta siempre de llegar a tiempo o sabrás que cometerás un pecado imperdonable.

Pertenecientes a esta especie de cruceristas debemos incluir 2 modalidades. Aquellos que siempre llegan tarde al autobús de excursión y por los que no podemos visitar los lugares previstos. Y aquellos que llegan tarde a la hora de la salida del barco. En este caso se arriesgan o a una gran pitada de otros cruceristas que ven como se retrasa la salida, o en el peor caso, perder el propio barco.

Los megáfonos con piernas

cruceros quieren atraer a los millenials
Logan Armstrong/ Unsplah

Has estado la noche entera bailando y quieres dormir un ratito más por la mañana, o quieres tomar una siesta al mediodia, o simplemente estas tratando de dormir a tu niño pequeño y justo aparece el crucerista megáfono.
 
Tu vecino de camarote ha decidido hacer su fiesta en medio del pasillo delante de tu puerta hablando tan fuerte que parece estar dentro de tu camarote. Por favor divertirse no es pecado y mucho menos si estamos de crucero pero consideren que hablar o reírse en un volumen exagerado es molesto para los demás. Como dije anteriormente hay lugares y momentos. Sean considerados con el resto de pasajeros.

Quizás se me haya olvidado algunos cruceristas que queremos evitar en un crucero. No cabe duda que una de las vacaciones más divertidas que se pueden disfrutar son las que hacemos viajando en cruceros. Podemos sacarle hasta el ultimo segundo de disfrute pero siempre con respeto, educación y orden.

cruceroadicto

 

 

Este artículo ha sido publicado originalmente en CruceroAdicto.com, el magazine de cruceros más leído.

 

Y además