Pasar al contenido principal

5 cruceros con experiencias que se salen de lo habitual en este tipo de embarcaciones y viajes

Mujer haciendo katesurf
vm/Getty
  • Las mejores experiencias que puedas vivir a bordo de un crucero posiblemente sea en uno de estos.
  • Sobre todo, si quieres hacer viajes diferentes y llenos de experiencias. Si no, no es tu mejor opción. 
  • Entre estos encontrarás: barcos de exploración, a vapor o en antiguas naves de pasajeros.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un crucero es más que un viaje en barco. Es una experiencia. No hace falta que sea en una gigantesca embarcación o un estilizado buque boutique. Hay otros tipos de viaje que se pueden realizar en alta mar, ríos y lagos a bordo de barcos a vapor, remolcadores, rompehielos o antiguos yates.

Por lo general estos son elegidos por viajeros que han realizado los cruceros tradicionales y que buscan nuevas experiencias, lejos de lo que se conoce como un viaje típico.

Leer más: Los trabajadores de cruceros dicen que tienen tanto sexo a bordo que es comparable con las residencias universitarias

El vapor de Agatha Christie

El barco de vapor de Agatha Christie
El barco de vapor de Agatha Christie Travel sensations

En 1933 Agatha Christie y su marido Max Mallowan realizaron un crucero por Egipto, que le sirvió de inspiración para escribir uno de sus libros más legendarios, Muerte en el Nilo.

La Segunda Guerra Mundial descabezó al incipiente turismo en el país de las pirámides, pero siempre hay una segunda oportunidad.

Durante 50 años el vapor en que viajó la escritora, el Sudan, estuvo abandonado, pero ahora fue reconstruido y realiza viajes entre Asuán y Luxor.

Leer más: 10 lugares prohibidos de todo el mundo que nunca podrás visitar

Este barco a vapor puede llevar a 46 pasajeros, donde el toque retro se conserva en las elegantes habitaciones, los sillones de mimbre en la terraza de la cubierta, y los juegos de mesa donde pasan el rato los viajeros. Pero también hay wifi y otras comodidades modernas para hacer la experiencia más placentera.

Un crucero por la Alaska salvaje

Alaska salvaje
Alaska salvaje Maple Leaf

Hay muchos cruceros de exploración por las aguas frías del Ártico, pero para descubrir la cara más auténtica de Alaska se puede viajar en el Swell, un centenario remolcador de 26 metros que, tras una inversión de 3,5 millones de euros, fue reconvertido en una coqueta embarcación para 12 pasajeros y 5 tripulantes.

Casi todo el barco está revestido en madera, y se puede compartir la experiencia de navegar si el capitán da permiso para tomar el timón.

Leer más: 20 impresionantes hoteles abandonados de todo el mundo y la historia que esconde cada uno de ellos

En los viajes los pasajeros pueden escuchar los cantos de las ballenas en hidrófonos, pescar lenguados o explorar la fauna marina a bordo de un zódiac o en kayaks.

Las excursiones también comprenden paseos por bosques, visita a comunidades nativas como la de los Tlingit o descubrir aguas termales.

El yate de Grace Kelly

El yate de Grace Kelly
El yate de Grace Kelly Quatar Expedition

Cuando Grace Kelly se casó con Rainiero de Mónaco recibió incontables regalos de boda. Pero ninguno fue tan espectacular como el yate a motor que les obsequió el empresario naval Aristóteles Onassis.

Bautizado –obviamente- como Grace, este barco se construyó en 1928 como cazasubmarino, aunque cuando Onassis lo compró fue totalmente reconstruido en su interior con detalles de lujo que se mantienen en la actualidad.

Leer más: Los mejores cruceros que existen para descubrir Asia y Australia

En este barco de 44 metros, donde la pareja real pasó su luna de miel, se organizan cruceros de siete días por las islas Galápagos, donde 18 privilegiados pasajeros son atendidos por una tripulación de 11 personas.

A bordo los viajeros pueden relajarse en el jacuzzi, leer en la hermosa biblioteca, o descubrir la fascinante fauna de estas islas ecuatorianas en kayaks o nadando con equipos de snorkel.

En un rompehielos al Polo Norte

En un rompehielos al Polo Norte
En un rompehielos al Polo Norte Poseidon Expedition

Solo hay un barco en todo el mundo que es capaz de llegar hasta el Polo Norte. Es que los hielos de tres metros de grueso son imposibles de romper a menos que lo atraviese una embarcación como 50 Años de la Victoria, un rompehielos nuclear ruso de 160 metros de largo.

El barco no tiene las lujosas comodidades de los cruceros más exclusivos, pero sí fue adaptado para llevar a 124 pasajeros que comparten el viaje con científicos y militares.

Leer más: Respirar el aire de estos cruceros es peor que estar en una ciudad contaminada

El rompehielos nuclear cuenta con siete tipos de suites diferentes, desde pequeños camarotes dobles de 14 metros cuadrados hasta la suite Artika, de 33 metros cuadrados, que está equipada con sofás, tv con DVD, cafetera, jacuzzi y refrigerador.

Los viajes zarpan desde Murmansk, y tras navegar por el Mar de Barents, atraviesa los hielos hasta llegar a los 90º de latitud norte.

Leer más: Los cruceros más espectaculares que han llegado en 2019

En ese punto, la tradición marca que pasajeros y tripulantes se unen en una ronda para celebrar la ocasión y degusta una barbacoa.

El Bulldog más elegante de Hawái

El Bulldog más elegante de Hawái
El Bulldog más elegante de Hawái UnCruise Adventures

Si fuera un coche, sería un 4x4. Su nombre es Safari Explorer pero se lo conoce como El Bulldog, una pequeña embarcación para viajes de turismo aventura por las agrestes costas de Hawái.

La embarcación de 45 fue adaptada como un crucero boutique, donde pueden viajar 36 pasajeros y 15 tripulantes.

Leer más: Una ex directora de Recursos Humanos de cruceros revela qué provoca que se despida a un trabajador de inmediato

Durante el viaje por las islas de Lanai, Molokai, Maui y Hawái se ofrecen equipos de snorkel, paseos en kayak y tablas de paddle surf; en donde es posible nadar o remar a metros de delfines, manta rayas o tortugas marinas.

A bordo se puede explorar la biblioteca especializada en vinos o realizar ejercicios de yoga en la cubierta.

 Artículo original de Cerodosbé.

 

 

Y además