Así acabé trabajando como asistente virtual: ahora gano más de 100.000 euros al año

Hannah Dixon.

Cortesía de Hannah Dixon. 

Este ensayo se basa en una conversación con Hannah Dixon, una asistente virtual de 34 años afincada en Bangkok. Business Insider ha verificado sus ingresos con varios documentos. El texto ha sido editado por razones de concisión y claridad.

Siempre digo que "caí" en la industria de los asistentes virtuales. Ahora gano seis cifras al año haciéndolo.

Desde muy joven me propuse crear mi propio camino. El mundo académico no me parecía un camino correcto ni nutritivo, así que dejé la escuela antes de ir a la universidad y acabé trabajando en la casa de moda de lujo Karla Otto en el West End de Londres, donde formaba parte de un pequeño equipo de logística, simplemente convenciendo a mis jefes de mi capacidad para "resolver las cosas". 

Me quedé poco tiempo, el suficiente para ahorrar una buena cantidad de dinero y hacer un viaje por todo el mundo. Eso fue hace 14 años, y el viaje nunca terminó. Cada vez que me quedaba sin dinero, volvía al Reino Unido, donde me crié, trabajaba dos o tres meses en un bar para ahorrar algo de dinero, y luego volvía a salir al mundo. 

Esto me llevó a hacer intercambios de trabajo a largo plazo, en los que trabajé en bares, en granjas y en albergues. Incluso trabajé con perros de trineo en Austria durante algún tiempo, todo a cambio de comida y alojamiento.

Pero al final decidí que necesitaba un cambio. Quería dinero. Quería poder permitirme algunas cosas que echaba de menos, como ropa nueva o mi propio hogar. Decidí volver al Reino Unido, conseguir un trabajo y vivir la vida como todo el mundo parecía hacerlo. 

Fue entonces cuando conocí a alguien en una web de citas online que me dijo que trabajaba desde casa haciendo SEO y creando sitios web 

No necesité escuchar nada más: ya estaba convencida. Podía trabajar desde casa o en cualquier lugar con wifi y seguir viajando. Podía mantener la libertad y la flexibilidad a las que me había acostumbrado. 

Ella y yo trabajamos juntas, y ella me enseñó generosamente todo lo que pudo. Me ofrecí a encargarme de algunas tareas administrativas (como la correspondencia por correo electrónico) sobre sus operaciones y ayudé a conseguir más clientes a través de redes sociales. 

Aprendí mucho de blogs como Social Media Examiner, pero sobre todo probando cosas, fallando mucho e intentándolo una y otra vez. En aquel momento, no pensaba de forma inteligente, sino que pensaba que era un juego de números. Tuiteé (¡mucho!) sobre nuestros servicios, utilicé todos los hashtags que los expertos me decían que utilizara, empecé a comentar las publicaciones de los potenciales clientes y envié algunos correos electrónicos en frío. Fue un desastre, pero fue mi comienzo.

Irónicamente, no sabía lo que era un asistente virtual hasta que uno de mis clientes se refirió a mí como su 'VA'

Fue entonces cuando me di cuenta de que había toda una industria en torno a lo que estaba haciendo.

Kimra Luna, una especialista en estrategia empresarial, fue una de mis mayores fuentes de conocimiento, y me concedió una beca completa en su curso de creación de empresas, ya que me había identificado como alguien que aportaba ayuda útil dentro de su comunidad gratuita. Este curso —además de enseñarme lo esencial sobre cómo vender online y hacer crecer mi negocio, construir una marca y mejorar mis habilidades— se convirtió en una enorme fuente de referencias, ya que estaba lleno de empresarios que estaban creciendo mucho y necesitaban apoyo en el camino. 

Gracias al crecimiento de mi negocio y a mi aprecio por el poder de las comunidades y los mentores, creé un grupo en Facebook. Los miembros de mi grupo empezaron a preguntar cómo conseguir grandes clientes y ganar el dinero que yo ganaba. Fue entonces cuando, después de tres años como asistente virtual, me dediqué a apoyar a otros como coach de asistentes virtuales. 

Aquí tienes tres cosas que hice para alcanzar la marca de seis cifras:

Seguí el dinero 

Esto fue algo más que simplemente "elegir un nicho y agarrarse a él". Me especialicé pensando en el dinero, introduciéndome en comunidades empresariales, tanto gratuitas como de pago, y creando redes para llegar a la cima. No utilicé sitios de trabajo como fuente de clientes a lo largo de mi carrera, y creo firmemente que crear una red abundante es el camino para tener plena libertad, flexibilidad y control sobre con quién se trabaja y cómo.

Encontré comunidades en las que establecer redes utilizando la función de búsqueda de Facebook y escribiendo palabras clave, por ejemplo, "negocios online", "empresarios", "asistentes virtuales" y, con el tiempo, otras más específicas como coaching

El algoritmo de Facebook empieza a ofrecerte muchas sugerencias de grupos relevantes cuando ya estás dentro y eres activo en otros grupos. Muchos de los empresarios de los que aprendía también tenían sus propios grupos gratuitos y de pago a los que podía unirme. Empecé a llevar una hoja de cálculo en la que se detallaban los grupos más comprometidos, a quiénes se dirigían y si tenían "días de promoción" dedicados, es decir, días en los que puedes hablar de tus ofertas.

Una cosa sencilla que hice para apoyar a la gente fue crear contenido que respondiera a sus preguntas más comunes. De este modo, cuando se repetían las preguntas, me daba a conocer como persona de referencia para este tipo de tareas. La gente empezó a etiquetar mi nombre cuando surgían preguntas relacionadas con mis áreas de experiencia. Me presentaba online durante una hora al día, de forma significativa, y el trabajo me llegaba.

Una recomendación de un gran empresario a mi primer cliente en el campo de la medicina hizo que las cosas empezaran a cambiar de verdad. Este cliente me remitió rápidamente a otros amigos médicos bien colocados para proyectos a corto y largo plazo muy bien pagados.

Entonces decidí trabajar exclusivamente en el campo de la medicina y el bienestar, y mi contenido y mi presencia en línea se revisaron para dirigirse a mi público objetivo: las mujeres médicas. Esto fue probablemente lo más impactante que me llevó a ganar seis cifras. Todo el mundo ganaba, y me sentí muy bien apoyando a mujeres poderosas que literalmente estaban cambiando la vida de la gente.

Acepté menos clientes y ofrecí un mejor servicio 

Con el tiempo, las cosas se volvieron tan ajetreadas que tuve que racionalizarlas para evitar el agotamiento y asegurarme de que podía ofrecer un trabajo de alta calidad. Tuve conversaciones francas con cada uno de mis clientes sobre cómo podría ser el futuro de nuestras relaciones laborales. De hecho, dejé marchar a tres clientes en este proceso, ya que la carga de trabajo se había vuelto tan esporádica que ocupaba un espacio cerebral innecesario.

En estas conversaciones, lo definimos todo: el trabajo que realizaba para ellos, sus próximas necesidades y las expectativas de comunicación y plazos. Les dije a mis clientes en qué me gustaba más trabajar y me centré en las tareas más técnicas y creativas en las que destacaba. Me dediqué a aprender herramientas avanzadas y codificación ligera para justificar realmente el aumento de mis precios. 

Antes trabajaba con un modelo por horas, facturando a cada cliente por bloques de 10 a 15 horas a la vez para tareas que iban de muy sencillas a extremadamente complejas. Dejamos de contar las horas y acordamos unos precios mensuales por adelantado que resultaran justos para todos los implicados.

Pasar a los retenedores mensuales me dio una sensación de seguridad al saber cuánto dinero entraba de media y me permitió planificar mi agenda en consecuencia. También me sentí más obligada a ofrecer una experiencia de alto nivel a mis clientes como respuesta a su confianza en mí y a que no hiciera un seguimiento de las horas.

Trabajé con mis cuatro clientes habituales que pagaban entre 470 y 2.800 euros al mes. Con cada uno de ellos, tenía medias jornadas o jornadas completas dedicadas a su negocio. 

Mis clientes que pagaban más disponían, naturalmente, de más tiempo: el cliente de 2.800 euros me dedicaba 2 días y medio a la semana, con horas extras ocasionales para los lanzamientos de fin de semana, mientras que mi cliente de 470 euros trabajaba en función de las necesidades y consistía en trabajos cortos con plazos de entrega de 24 horas. 

Recibí ingresos adicionales por trabajos de alto nivel, basados en proyectos, procedentes de referencias de clientes existentes. También empecé a ofrecer llamadas puntuales para aquellos que querían hacer bricolaje y obtuve algunos ingresos por ser afiliada. Los asistentes virtuales están en una posición única para obtener excelentes ingresos secundarios a través del marketing de afiliación. 

Me permití fracasar

Como alguien que ha formado a muchas asistentes virtuales, he visto que la inacción debida al perfeccionismo, las dudas, el síndrome del impostor y el miedo general al fracaso son los obstáculos más comunes que impiden el éxito.

Los asistentes virtuales trabajan en un espacio en el que la voluntad y la capacidad de resolver las cosas son a menudo mucho más valiosas que la educación o incluso la experiencia.

Me encontré haciendo muchas cosas en las que no tenía experiencia, pero estaba aprendiendo sobre la marcha. Me moví rápido, fracasé rápido, acepté la retroalimentación con gracia, y fui capaz de aprender tanto en solo un año que irradiaba confianza. 

Otros artículos interesantes:

Una asistente virtual a tiempo parcial que gana 44.000 euros al año explica cómo programa su semana de trabajo de 4 días

Una asistente virtual de 23 años que gana 7.000 euros al mes comparte 11 herramientas que utiliza para dirigir su negocio

Así es como un juego de puzles simplón acabó valiendo una suma de 7 cifras: el jefe de juegos de 'The New York Times' explica por qué 'Wordle' será una buena compra

Te recomendamos