El precio del pan se hincha: el trigo ruso llega a cifras récord en una década y amenaza con encarecer otros productos como la cerveza

Una cosechadora de trigo en un campo de la región rusa de Rostov.

REUTERS/Sergey Pivovarov.

  • Los precios del trigo en Rusia, primer exportador mundial, están subiendo al nivel más alto en al menos una década.
  • Se espera una caída del 15% en la producción nacional del trigo que ha hecho subir su precio en los mercados internacionales.
  • España importa trigo para la elaboración de productos como el pan o la cerveza.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una mezcla de ingredientes ha hecho que el precio del trigo experimente una escalada de precios. Empujado por una teórica mala cosecha en Rusia, un subida de los impuestos de exportación y la especulación de los productores, el precio del trigo en los mercados internacionales se ha instalado por encima de los 6,4 euros por bushel (unidad correspondiente a unos 27kg).

Esto supone un 30% más a su precio habitual en el mes de agosto, tradicionalmente más barato debido a la reciente cosecha. Se trata de la cotización del trigo en su nivel más alto desde 2014, según ha publicado La Información.

Aunque la razón principal por la cual ha subido un 30% en agosto en los mercados internacionales se debe claramente a la escalada del precio interno en Rusia, no hay un motivo claro —más allá de un sumatorio de todos ellos— por el cual ha subido en el mercado interno ruso. Los unos se señalan a los otros.

Si bien el Departamento de Agricultura de Estados Unidos ha previsto que la producción de trigo se resentirá un 15% (72,5 millones de toneladas), el ministro de Agricultura de Rusia —que no ha publicado más resultados desde el 11 de agosto— mantiene su pronóstico de cosecha en 81 millones de toneladas, de acuerdo con lo publicado por Bloomberg.

Por qué la subida del precio de los cereales puede ser transitoria y no se anticipa un impacto en la cesta de la compra, según los expertos

Eduard Zernin, director de la Unión de Exportadores de Cereales de Rusia, ha comentado en una publicación en Facebook que esta subida se debe a la especulación de los agricultores rusos.

El representante de los exportadores de grano ruso ha asegurado a principios de este mes que "no hay escasez de grano" y que los precios domésticos han escalado porque los agricultores y comerciantes "se muestran reacios a vender" debido a la subida de impuestos a la exportación.

Zernin también ha augurado que "los interrogantes sobre los precios" se despejarán "pronto" y el precio volverá a los "precios razonables" empujado por la llegada de la nueva cosecha y la "necesidad" del cambiar a otros cultivos.

El impuesto al que temen los agricultores y que comentaba Zernin es el que instauró el gobierno ruso el pasado mes de febrero sobre las exportaciones de trigo.

Mercados duales, 'pay as bid', subastas y tasas que acaben con los beneficios caídos del cielo: estas son algunas de las soluciones que proponen los expertos para abaratar la luz desde el origen

En su intento por frenar el encarecimiento del trigo en el mercado interno, el gobierno ruso ha subido esta semana este impuesto de 25,9 euros a 27 euros la tonelada. Un 6,5% del precio total del cereal.

Zernin ha sostenido que el trigo "no está en déficit", simplemente los agricultores "temen hacer un mal negocio".

La cerveza y el pan podrían ser más caros en España

Esta significativa subida del precio del trigo en Rusia, y por extensión en los mercados internacionales también podría afectar a Europa y, por tanto, también a España. Sus múltiples aplicaciones van desde la elaboración del pan, la malta de la cerveza o la cebada y el forraje de los piensos. La mayoría relacionada con productos de la cesta de compra.

Así se elabora la mejor cerveza artesana de España, que ha conquistado a los restaurantes con estrella Michelin

España es uno de los países más sensibles a los vaivenes de los precios en los mercados internacionales. Aunque tiene una producción anual de entre 12 y 35 millones de toneladas —depende de cómo sea el año climático—, tiene también un consumo de alrededor de 35 millones toneladas.

Emilio Navarro, ingeniero agrónomo y directivo de la patronal del sector ACCOE, explica en un artículo, recogido por el diario La Información, que España es un país "netamente importador", a pesar de que también exporta trigo duro y, en años buenos, cebada y avena.

Navarro avisa de que los actuales altos precios de los cereales "pueden haber llegado para quedarse" debido a la "demanda creciente" de países con economías en desarrollo exponencial como China, India, países del Sudeste Asiático y de Africa. 

Navarro sentencia que "la realidad se impone" ante los mercados del cereal cuando uno de los grandes productores sufre un año de mala cosecha —como Rusia o Ucrania— y, la demanda "está tan cerca" de la oferta prácticamente cualquier eventualidad o imprevisto relacionado con el clima "puede disparar los mercados". El llamado "Weather Market".

Otros artículos interesantes:

La cesta de la compra ha subido un 2,8% durante la pandemia: estos son los productos que más se han encarecido, según la OCU

Te recomendamos