Pasar al contenido principal

Así es la fábrica de startups de la Ivy League: el instituto neoyorquino que quiere crear a la nueva generación de Mark Zuckerbergs

Estudiantes de Cornell Tech
Estudiantes graduados de Cornell Tech (John Quinn, Noshin Nisa, Kiyan Rajabi y Carolina Peisch) conversan antes de clase Harrison Jacobs/Business Insider
  • Cornell Tech es una nuevo instituto en Nueva York que quiere construir "un nuevo y mejor futuro digital"
  • El Programa Studio, el principal del centro, ayuda a los estudiantes a montar una empresa desde su concepción hasta el prototipo. 
  • En sus seis años de historia, 40 startups han levantado alrededor de 32 millones de inversión. 

"No somos una escuela de startups", afirmó recientemente Daniel Huttenlocher, el decano de Cornell Tech. Pero uno podría pensarlo así.

Cornell Tech, una asociación entre la Universidad de Cornell y el Instituto Tecnológico Technion de Israel, la universidad más antigua de Israel, nació de un concurso público lanzado en 2010 por el entonces alcalde Michael Bloomberg para desarrollar una escuela superior de ingeniería y ciencias aplicadas en Nueva York.

Bloomberg tenía como objetivo expandir la creciente escena alrededor del Silicon Alley de la ciudad y fomentar el ciclo virtuoso que existe entre la Universidad de Stanford y Silicon Valley. Su administración estimó que la escuela generaría 23.000 millones de dólares en actividad económica, 8.000 empleos permanentes y cientos de nuevas empresas en las próximas décadas.

El instituto, que ya lleva seis años, es un nuevo tipo de escuela de postgrado — multidisciplinar, práctica y enfocada en la tecnología — que aún está construyendo su reputación.

Por un lado, tiene cursos de postgrado — empresa, informática, derecho e ingeniería eléctrica —; por otro, disciplinas recién inventadas. La de "medios de comunicación conectivos", por ejemplo, combina la informática con la sociología y la psicología para crear ingenieros "centrados en el ser humano". Como todas las startups, es bastante ambicioso.

"Nuestro valor central es construir el futuro", dijo Huttenlocher. "Queremos construir un mundo digital mejor que tenga un enfoque en la humanidad y en las cosas que importan a la gente."

Para Cornell Tech, ese futuro depende de llevar a cabo su visión de la investigación líder mundial sobre tecnología digital y empresas innovadoras e impactantes.

El año pasado, la escuela se trasladó a su hogar permanente en Roosevelt Island, un brillante campus de edificios de alta tecnología. La hemos visitado recientemente para verla por dentro.

 

Cornell Tech se mudó a su ubicación el año pasado: un campus recién construido en Roosevelt Island, Nueva York. Hasta entonces, la escuela estaba en un espacio en el edificio Google del barrio de Chelsea, en Manhattan.

Roosvelt Island
Vista de Roosevelt Island desde el tranvía aéreo que conecta la isla con Manhattan Harrison Jacobs/Business Insider

Como cualquier startup, Cornell Tech itera y escala su producto. Cada año crecen tanto el tamaño de sus clases como el número de titulaciones que ofrece.

En los últimos cinco años, la escuela ha graduado algo más de 300 estudiantes. El claustro es de 30 profesores.

En los próximos años, el plan es crecer a más de 2.000 estudiantes graduados y cientos de profesores y personal.

Cornell Tech sigue construyendo su reputación. Su historial de Ivy League es buen comienzo, pero para convertirse en una institución líder, Huttenlocher cree que tienen que suceder dos cosas:

1. Sus programas de doctorado y sus profesores deben producir investigaciones innovadoras sobre la tecnología digital y su impacto económico y social.

2. Sus master deben sacar graduados que obtengan excelentes empleos en la industria tecnológica o produzcan empresas innovadoras.

 

El Emma y Georgina Bloomberg Center, que lleva el nombre de las hijas del ex alcalde Michael Bloomberg, es la pieza central del campus. Su objetivo es producir tanta energía como consume: alberga en su cubierta más de 1.400 paneles solares.

Emma and Georgina Bloomberg Center
El Centro Emma y Georgina Bloomberg fue desarrollado a partir de una donación de $100 millones de dólares del ex alcalde Michael Bloomberg y diseñado por Morphosis Architects. Harrison Jacobs/Business Insider

 

El Bloomberg Center es el principal edificio académico de la escuela. Sus elegantes y minimalistas espacios estéticos, espacios de reunión y coloridas salas de reuniones evocan las oficinas de las tecnológicas de Silicon Valley.

El vestíbulo del Centro Emma y Georgina Bloomberg
El vestíbulo del Centro Emma y Georgina Bloomberg. Los huéspedes se registran en el edificio a través de los iPads, pero los espacios del café y el vestíbulo están abiertos al público. Harrison Jacobs/Business Insider

Los guiños a la cultura de la industria tecnológica van más allá de las superficies blancas. En vez de tener oficinas o pisos separados, Huttenlocher y su equipo optaron por mezclar todos los departamentos.

"Tenemos un ambiente muy abierto".

 

Como guiño cultural, las oficinas del profesorado están en un piso abierto. La escuela quiere que su facultad esté conectada a la industria tecnológica, ya sea trabajando en su puesta en marcha, consultando o asesorando. "La mayoría de ellos no están en su oficina más de un tercio del tiempo", afirma Huttenlocher.

Bloomberg Center
Uno de los muchos espacios de oficina del profesorado en el Centro Bloomberg Harrison Jacobs/Business Insider

En lugar de medir a la facultad por su enseñanza e investigación, Huttenlocher asegura que lo que se evalúa es el compromiso. Eso significa desarrollar sus propias startups, trabajar con organizaciones sin fines de lucro o emprender.

"Prefiero que la facultad tenga una larga lista de conflictos de interés que una corta", dice Huttenocher, miembro de la junta directiva de Amazon desde 2016. "Vemos esos conflictos como evidencia de lo que hacen fuera. Valoramos eso y lo recompensamos."

Por ejemplo, Karan Girotra, profesor de operaciones y tecnología, es uno de los fundadores de Terrapass, una empresa social que trabaja con individuos y corporaciones para compensar sus emisiones de carbono con fondos para proyectos de reducción de gases de efecto invernadero. Greg Pass fue el primer CTO y VP de Ingeniería en Twitter y ahora es un asesor activo de numerosas empresas nuevas, incluyendo Medium.

En algunos casos, los profesores permanentes trabajan tanto como medio tiempo en la escuela y medio tiempo en otras empresas.

 

La escuela tiene inclinación emprendedora, pero eso sólo cuenta la mitad de la historia. Huttenlocher ha intentado crear una facultad de estrellas cuya investigación atraiga a los estudiantes.

Instalación en el Centro Bloomberg
Un componente clave del diseño del Bloomberg Center es su "arte en arquitectura". Esta instalación de Matthew Ritchie llamada "Todo lo que se levanta debe converger" domina el atrio de cuatro pisos. Harrison Jacobs/Business Insider

La primera contratación de Huttenlocher fue Deborah Estrin, una de las principales científicas informáticas en el campo de los datos que ha ganado numerosos elogios durante su carrera.

Estrin diseñó el programa Health Tech de dos años de duración, introducido en 2015, que combina el estudio en ciencias informáticas, ciencias de la información y sistemas de salud para encontrar nuevas formas de aplicar la tecnología a la atención médica.

 

Sonia Sen, científica computacional, afirma a Business Insider que se inscribió en el programa de tecnología de salud al terminar sus estudios en la Universidad de Arizona porque Estrin estaba al frente del programa.

Sala de reunión del Bloomberg Center diseñada con objetos de los 90
Varias de las salas de reuniones del edificio han sido diseñadas como instalaciones artísticas específicas del lugar. Ésta, del artista Matthew Day Jackson y llamada "Objetos ordinarios de belleza extraordinaria", está compuesto por objetos de los 90 Harrison Jacobs/Business Insider

Sen nunca había pensado en la escuela de postgrado porque quería alejarse de la teoría y empezar a construir tecnología.

"Me di cuenta de que este programa era lo que quería hacer", dijo. "No se trata sólo de construir tecnología porque sí, sino de construir tecnología de la que la gente se beneficie".

Sen se graduó la primavera pasada y es ahora jefa de producto de Datalogue, una empresa de estudiantes de Cornell que utiliza inteligencia artificial y automatiza datos para las empresas Fortune 1000. La empresa recaudó 1,5 millones de dólares en febrero.

 

Una de las metas de la escuela es construir un puente entre las industrias de alta tecnología y el mundo académico. El Centro de Innovación Tata "pretende ser la personificación de esa misión", afirma Kate Bicknell, vicepresidenta de Forest City New York y constructora del edificio.

Tata Innovation Center
Vista del Centro de Innovación Tata, desarrollado por Forest City New York con una inversión de 50 millones de dólares de Tata Consultancy Services. Anteriormente se llamaba El Puente. Harrison Jacobs/Business Insider

 

El Centro de Innovación Tata está dividido entre Cornell Tech, un espacio de coworking para compañías en etapa inicial, y oficinas para empresas más grandes. El programa Studio de Cornell forma el núcleo de todos los programas de licenciatura, desde ingeniería e informática hasta negocios.

Vestíbulo del Centro de Innovación Tata
El vestíbulo y la "gran escalera" del Centro Tata tiene la intención de convertirse en asientos estilo anfiteatro para eventos. Harrison Jacobs/Business Insider

El plan de estudios es la base de la filosofía de la escuela: la educación debe ser experimental, práctica y llena de prueba y error.

En otoño, los estudiantes asisten a una clase llamada Product Studio, donde Cornell trae alrededor de 80 o 90 organizaciones como Citi, Verizon y la firma de inversión TwoSigma. Presentan "desafíos de productos" para que los equipos de estudiantes los completen.

Es una preparación para el Startup Studio de primavera, una clase obligatoria en la que los estudiantes colaboran para elaborar un plan de negocios y un producto en 14 semanas.

Se anima a los estudiantes a formar equipos entre disciplinas para que ingenieros, MBAs y estudiantes de derecho, entre otros, puedan combinar sus antecedentes para resolver problemas de manera más efectiva.

"Alguien con experiencia en negocios puede ser una buena adición a un equipo de ingenieros", dice David Tisch, director de Startup Studio e importante inversor de capital riesgo de Silicon Alley.

 

Para muchos estudiantes, Product Studio fue la razón principal para entrar en el programa, un espacio en el que lanzar su idea. Para otros, es una forma de aprender el proceso empresarial.

Estudiantes de Cornell Tech
Estudiantes de Cornell Tech: Noshin Nisa (L), Kiyan Rajabi, Carolina Peisch y John Quinn, charlan antes de su clase de Startup Studio Harrison Jacobs/Business Insider

Tisch, Huttenlocher, y Pass, ex CTO de Twitter, construyeron el concepto desde cero después de experimentar en los primeros años de Cornell Tech.

El plan de estudios, según Tisch, es una combinación de Tech Stars NY (una aceleradora de Nueva York que cofundó), Y Combinator (el programa de capital de riesgo de la élite) y varias clases de crecimiento impartidas en la Stanford Graduate School of Business.

"Queremos dar a los estudiantes una mentalidad empresarial", dijo Huttenlocher. "Emprender es ver las cosas de otra manera. Es una forma de pensar".

 

Como el resto de la escuela, el currículo de Studio ha cambiado. Cada año, según Tisch, el currículo cambia alrededor de un 20%, lo que significa que a estas alturas la mayoría es nuevo.

Centro de Innovación Tata
Vista del área de trabajo. Las pancartas muestran el "código de estudio" de Cornell Tech, que contiene preceptos como "Construye cosas que importen" y "No seas idiota" Harrison Jacobs/Business Insider

Por ejemplo, Cornell cambió la forma en que se financiaban los proyectos para su estudio de productos porque las empresas presentaban ideas demasiado pequeñas. La escuela ahora se enfrenta a "retos de producto" lo suficientemente amplios como para que un equipo multidisciplinar pueda afrontarlos, no sólo un ingeniero de software.

Los "desafíos de producto" empiezan con una pregunta abierta. Un desafío 2016 de Weight Watchers preguntó a los estudiantes: ¿Cómo podríamos abordar la pérdida de peso adolescente sin que los adolescentes sientan que están en un programa?

Mientras tanto, en los primeros años de Startup Studio, los estudiantes tuvieron que generar una idea y construir el negocio en un solo semestre.

Ahora, Tisch enseña una clase obligatoria de Ideas de Inicio en el otoño donde introduce diferentes maneras para que los estudiantes generen ideas, incluyendo puntos de dolor personal, análisis de mercado y probar conceptos existentes en nuevos mercados (esto es: el Uber de X).

En algunos casos, el vínculo entre Product Studio y Startup Studio se ha fortalecido. Noshin Nisa, estudiante de 24 años de edad del master de informática, utiliza una herramienta de aprendizaje computacional para niños que desarrolló en el reto de productos TwoSigma.

 

Antes de que Startup Studio comience, los estudiantes deben formar equipos y tener una idea. 

Post its con ideas de negocio
Ideas de negocio anotadas en post-its. Se agrupan bajo industria o concepto. Harrison Jacobs/Business Insider

Deben ser ideas comercialmente viables, escalables y lo suficientemente realistas como para ser ejecutadas en cuatro meses.

 

Tisch se ha ganado la reputación de contundente, brutal y brillante. 

David Tisch, un importante inversor de capital riesgo de Silicon Alley
David Tisch, un importante inversor de capital riesgo de Silicon Alley y director ejecutivo del fondo Box Group, da conferencias durante una clase de Startup Studio Harrison Jacobs/Business Insider

Poco después de salir de una clase de Startup Studio en la que se enseñaba sobre cómo acercarse a los VCs, Tisch me usó como fábula con moraleja.

Creo que mi problema fue preguntar qué hacía antes de Cornell Tech. La lección para los estudiantes: cuando sólo tienes unos minutos para conocer a una persona importante, no pierdas el tiempo preguntando algo que podrías haber investigado de antemano.

"Es el tipo de persona a la que uno quiere impresionar", comenta a Business Insider Carolina Peisch, estudiante de 29 años del programa de Connective Media. "Es un poco intimidante".

 

Las tendencias surgen de las ideas de los estudiantes, habitualmente basadas en lo más llamativo en los medios de tecnología. Un año, machine learning y chat bots; el siguiente, realidad aumentada y virtual.
 

Una pizarra con ideas de negocio
Una pizarra en el área de estudio donde los equipos trabajan en sus ideas de negocio Harrison Jacobs/Business Insider

Este año, el entusiasmo por el blockchain de bloques se hizo tan potente que se convirtió en una broma generalizada en clase, según cuenta a Business Insider John Quinn, un estudiante de 30 años del programa de un año.

"Cada vez que alguien tiene una pregunta que no puede responder, alguien simplemente dirá que 'blockchain' puede arreglarlo'", dice Quinn.


Una tendencia recurrente es la aparición de empresas con impacto social en sanidad. La asistencia sanitaria, según Tisch, se ha convertido en un área en constante crecimiento de atención al estudiante, así que tal vez no sorprenda que la escuela haya hecho de esta industria un lugar clave en el que quiere innovar.

Estudiantes trabajando en el Tisch Center
Los equipos de estudiantes trabajan en sus ideas de negocio y productos Harrison Jacobs/Business Insider

Algunos ejemplos incluyen ThreadLearning, una plataforma de datos para estudiantes autistas que recaudó $300,000 el pasado mes de mayo y SpeechUp, un software que juega la terapia del habla para hacerla más accesible.

SpeechUp surgió de las conversaciones entre los co-fundadores David Cheng y Luis Serota, quienes crecieron asistiendo a clases de terapia del habla que eran caras y difíciles de mantener.

"Es impresionante cuando se ve a los estudiantes llegar con una pasión a una misión que pueden combinar con un producto real", considera Tisch.

 

El examen final es único: presentar su empresa en clase y mostrar el producto. La mayoría de las escuelas de negocios se detienen en el plan de negocios. Cornell Tech quiere que sus estudiantes construyan el prototipo y pongan el negocio en acción.

Dos estudiantes discuten una idea de producto
Dos estudiantes discuten una idea de producto durante sus horas de trabajo Harrison Jacobs/Business Insider

El aspecto práctico del plan de estudios es lo que atrajo a Cheng, de SpeechUp, al programa. Antes trabajaba en consultoría tecnológica y hacía pequeños proyectos en su tiempo libre.

"Todo está hecho para que los estudiantes aprendan haciendo cosas y construyendo tecnología. Luego trabajas en su producción. Eso es lo que disfruto haciendo y en lo que creo", dice Cheng.

"Pasar un año aprendiendo así es el equivalente a toda una vida haciendo proyectos paralelos".


 

Para los estudiantes con ganas de llevar su idea al mercado - cerca del 20% de la clase, según Tisch - Cornell ofrece los premios anuales Startup Awards, juzgados por Huttenlocher, Tisch, otros miembros del equipo del estudio y VCs de la industria.
 

Estudiantes trabajando en un pop-quiz
Los estudiantes trabajan en un pop-quiz en la clase Startup Studio. David Tisch les pidió que escribieran un correo electrónico a un inversor potencial Harrison Jacobs/Business Insider

Las mejores ideas, unas cinco cada año, reciben financiación de pre-semilla y un año de oficinas de coworking en el Centro de Innovación Tata.

Ese dinero, que va de los 40.000 a los 100.000 dólares, proporciona suficiente tiempo de ejecución para que una nueva empresa inicie operaciones.

Una de las empresas más exitosas de Cornell Tech es Uru Video, un software que utiliza visión artificial y aprendizaje automático para colocar anuncios en el fondo de los vídeos existentes. Uno de los ganadores de mayo de 2016, Uru recaudó 800,000 dólares pre-semilla el pasado enero.

Mientras tanto, SpeechUp, un ganador de 2017, ha elegido iniciar por el momento y comenzará a buscar fondos a finales de marzo, según Cheng, quien se graduó en 2017 junto con los cofundadores Serota y Steven Chen. La otra co-fundadora de la compañía, Eliza Bruce, completó una maestría en la Escuela Parson de Diseño durante el mismo tiempo.

Pero Cheng dijo que no está preocupado.

"Hemos podido tener una reunión con cualquier VC en Nueva York gracias a la riqueza de conexiones que ofrece Cornell en su red", dijo Cheng. Llegó el momento de recaudar, hay una gran cantidad de recursos que estamos listos para aprovechar".
 

Tisch y el equipo de Cornell Tech tratan de introducir nuevas maneras de fortalecer los vínculos con la red de capital riesgo de Silicon Alley, de la que él y otros en la escuela son parte desde hace tiempo.
 

Una clase en el Bloomberg Center
Harrison Jacobs/Business Insider

Dos veces al semestre, alrededor de 100 profesionales de la industria acuden al campus de Cornell para valorar los proyectos.

Este año, por primera vez, Tisch tendrá un Día VC: alrededor de 40 inversores se reunirán con las empresas para hacer un seguimiento de su proceso.

"La esperanza es llevar a los inversores adecuados, conocer a los estudiantes, ver su crecimiento e involucrarse", dice Tisch.

Además, según Huttenlocher, la escuela cuenta con personal a tiempo completo cuyo trabajo consiste en ayudar a las empresas de nueva creación a generar ingresos mediante el asesoramiento jurídico y las conexiones coninversores.

 

El Centro de Innovación Tata fue diseñado para promover el compromiso de la escuela con la industria. Mientras que los pisos de abajo son para Cornell, cada piso de arriba acoge compañías e inversores que quieren comprometerse con la escuela.

Centro de Innovación Tata
Vista del Centro de Innovación Tata Harrison Jacobs/Business Insider

La idea, según Bicknell, vicepresidente senior de Forest City Nueva York, es que el edificio se llene de empresas de diversas industrias y en varias etapas de su ciclo de vida (pre-semilla, crecimiento, establecido) y luego animarlas a mezclarse.

"No se trata sólo de espacio de oficina. Se trata de que la oportunidad de estar aquí significa que no se puede conseguir en ningún otro lugar", dijo Bicknell.

 

Cornell y Forest City Nueva York esperan que los espacios comunes fomenten aún más la mezcla entre startups de estudiantes y compañías establecidas.

Espacio común del Centro de Innovación Tata
El espacio común del Centro de Innovación Tata incluye teléfonos, cabinas de colaboración y una cafetería Harrison Jacobs/Business Insider

El tercer piso del edificio es el espacio de coworking donde trabajan los ganadores del Startup Award, entre otras empresas en etapa inicial que intentan despegar.

En los pisos de arriba, TwoSigma ha establecido su Collision Lab para que sus ingenieros de investigación aborden problemas difíciles, el chocolatero italiano Ferrero SpA ha puesto una nueva oficina para su división Open Innovation Science, y Citigroup ha puesto una oficina para trabajar en tecnologías emergentes, como la cadena de bloques y el aprendizaje automático.

Las oficinas también proporcionan a las empresas una presencia permanente de reclutamiento en el campus.

 

La escuela no ha terminado de desarrollarse. El Verizon Executive Education Center tendrá espacio para grandes clases, conferencias académicas y talleres. Estará conectado por una gran sala con el Hotel Graduate Roosevelt Island, un hotel de 195 habitaciones adyacente. Ambas deben completarse el próximo año.
 

Construcción del Verizon Executive Education Center
Vista de la construcción del Verizon Executive Education Center. Detrás de la obra está The House, un edificio de apartamentos para la facultad, el personal y los estudiantes de Cornell Harrison Jacobs/Business Insider

 

La escuela pretende convertir todo este espacio abierto en edificios en el año 2043. Pero, por supuesto, eso depende de que la escuela se convierta en el centro de poder académico e industrial que quiere ser.

Centro de Innovación Tata
Vista del Centro de Innovación Tata Harrison Jacobs/Business Insider

La escuela ya ha puesto en marcha 40 empresas que han recaudado alrededor de 32 millones de dólares y que actualmente emplean a más de 170 personas. En octubre se compró por primera vez una empresa lanzada por Cornell Tech. Pero la construcción de una reputación que resulta en empresas como Instagram y Snapchat lanzadas desde la escuela, como en Stanford, lleva tiempo.

"Cornell Tech es una startup y las startups tardan un tiempo en darse cuenta", concluye Tisch.

Te puede interesar