Pasar al contenido principal

Así es PAZ, el satélite español que predice catástrofes naturales y vigila fronteras

Satélite en el espacio
Pixabay

El próximo 21 de febrero está prevista la puesta en órbita terrestre baja el satélite de observación español Pazque se elevará gracias a un cohete Falcon 9 de SpaceX.

Este satélite fabricado por Airbus mide más de cinco metros de longitud, pesa en torno a 1,4 toneladas, mide 5 metros de altura y tiene 2,4 metros de diámetro y presenta una forma hexagonal. Dispone de una memoria para imágenes de 256 GB y una capacidad de transmisión de las mismas a tierra de 300 Mbits/s en banda X.

Su misión estará ligada a varios aspectos de seguridad y defensa, incluyendo el control de las fronteras y el tráfico de embarcaciones en el Mediterráneo con el fin de prevenir el contrabando de droga y luchar contra la inmigración ilegal en un área de 300.000 kilómetros cuadrados, así como otros aspectos de carácter civil, pudiendo tomar más de 100 imágenes diarias de hasta un metro de resolución, tanto diurnas como nocturnas, y con independencia de las condiciones meteorológicas.

Leer más: La próxima misión de SpaceX: lanzar al espacio un satélite español para acabar con la brecha digital

Concretamente este satélite operado por la empresa Hisdesat, permite la observación del territorio para múltiples aplicaciones: control fronterizo, inteligencia, control medioambiental, protección de los recursos naturales, operaciones militares, verificación de tratados internacionales, vigilancia de la superficie terrestre, urbanismo, planificación de infraestructuras, evaluación de catástrofes naturales y cartografía de alta resolución, entre otras muchas aplicaciones. 

Detección de precipitaciones

En concreto, el satélite PAZ cuenta a bordo con una tecnología para realizar radio ocultaciones que, por primera vez, serán obtenidas en dos polarizaciones. Estas medidas, que se basan en el Sistema de Posicionamiento Global (GPS por sus siglas en inglés), dan pistas sobre las propiedades termodinámicas de la atmósfera (temperatura, presión y humedad) y, además, a diferentes alturas.

Además de esto, la polarimetría permitirá probar cosas nuevas, conceptos de medida que nunca antes se habían planteado. En particular, PAZ usará la información de las dos polarizaciones recibidas para hacer medidas de precipitación intensa, con lo que será el primer instrumento o sensor capaz de medir, simultáneamente, las propiedades termodinámicas y la precipitación intensa.

Según la investigadora CSIC, Estel Cardellach, que trabaja en el Instituto de Ciencias del Espacio, es clave poder medir las lluvias intensas, difíciles de predecir. “En el contexto del cambio climático, donde se prevé que los fenómenos extremos sucedan más a menudo, los modelos de clima no se ponen del todo de acuerdo. Seguramente porque son fenómenos que no se han podido estudiar bien por falta de datos. Intentaremos que PAZ contribuya a solventar este problema”, agrega.

La instalación de estas capacidades ha corrido a cargo de investigadores del Instituto de Ciencias del Espacio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Instituto de Estudios Espaciales de Cataluña.

Control fronterizo

El satélite PAZ lleva a bordo un receptor AIS (identificación automática de buques) de última generación de la empresa cotizada canadiense exactEarth, de la que Hisdesat es el mayor accionista, de manera que por primera vez se podrá realizar una fusión de datos SAR (Radar de apertura sintética) y AIS captados de forma simultánea, lo que permitirá disponer de la mejor monitorización posible del entorno marítimo en todo el mundo

También en la vigilancia marítima, Hisdesat ha desarrollado, en colaboración con INDRA, un procesador de detección de anomalías basado en la tecnología AIS que permite realizar la vigilancia de cualquier incidente en un área de interés definida durante un tiempo establecido.

Los comportamientos que se reportan son, entre otros, la vigilancia de un área informando de los barcos que se encuentran en la misma, interceptación de un barco en una zona próxima definida, barcos parados en mar, velocidades anómalas de barcos, agrupamientos de barcos, entradas y salidas de puertos, etc.

Este nuevo satélite también permitirá mejorar sustancialmente el posicionamiento de nuestro país dentro del programa europeo para la vigilancia mundial del medio ambiente y la seguridad Copernicus, principal iniciativa en el ámbito de la observación de la Tierra liderada por la Unión Europea y la Agencia Europea del Espacio (ESA).

Te puede interesar