Pasar al contenido principal

Así usa Putin el Mundial de Fútbol para lavar la cara más oscura de su régimen

Así-se-usa-la-Copa-del-Mundo-para-encubrir-lo-que-sucede-en-Rusia
AP Images
  • Un Mundial de Fútbol es un evento que reúne a millones de personas en todo el planeta y muchos elogios para sus anfitriones.
  • Pero en 2018 el torneo está teniendo lugar en Rusia, un país con problemas extremadamente serios.
  • Los líderes rusos, incluidos Putin y el Jefe de la República de Chechenia Ramzan Kadyrov han estado disfrutando de la publicidad y puliendo su imagen.
  • Las fotos de los héroes del fútbol junto a la élite de Rusia son un claro símbolo de cómo el evento deportivo se está utilizando para fines políticos.

Si te acusan de estar involucrado en torturas, secuestros y asesinatos, una cosa está clara: tienes un problema de imagen pública. Entonces, ¿qué haces?

Para Ramzan Kadyrov, Presidente de la República de Chechenia en Rusia, una solución es posar para fotos con Mohammed Salah, uno de los mejores jugadores de fútbol del planeta, que ha venido a Rusia para competir en la Copa Mundial de 2018.

Kadyrov, ampliamente descrito en los medios de comunicación occidentales como un señor de la guerra, solía pulir su imagen pública publicando fotografías de sí mismo abrazándose a gatos, pero sus perfiles han sido eliminados por Facebook e Instagram.

Las plataformas nunca explicaron exactamente por qué fue eliminado de ellas, pero esto coincidió en el tiempo con la indignación internacional por los intentos de su gobierno de purgar Chechenia de todos los homosexuales.

Hacerse una fotografía con Salah es un golpe de propaganda para Kadyrov, habilitado por los mecanismos de un Mundial de Fútbol dirigido por rusos, consiguiendo colocar así a una de las estrellas más queridas de este deporte en su puerta.

¿Qué está haciendo el equipo de Egipto en Chechenia?

El hecho de que el Egipto establezca un campamento en Grozny, la capital de Chechenia, tiene sentido de alguna manera. Hay comida halal, acceso a la mezquita Akhmad Kadyrov, una de las más grandes de Rusia, y el equipo se aloja en un hotel de lujo donde el personal bilingüe habla árabe e inglés.

Pero también es un lugar oscuro bajo el liderazgo de Kadyrov. Según Human Rights Watch, su régimen supervisa las desapariciones forzadas y las ejecuciones extrajudiciales. También hay una "represión casi total hacia críticos, periodistas y personas LGBT", asegura la ONG.

Leer más: Rusia 2018: Las cifras que esconde el Mundial más caro de la historia

Un homosexual huído de Chechenia declaraba a la BBC de manera anónima el año pasado que fue golpeado y sometido a electro tortura. Afirmaba que su país de origen había estado "exterminando a los homosexuales" hasta que "no quede ninguno en la república".

Lo describía en estos términos : "Los chechenos no tienen derecho a ser gays. Tienen que ser guerreros, heterosexuales, deportistas. Ser homosexual no es aceptable para ellos".

[Re] lo que esconde el mundial de Rusia
Ramzan Kadyrov con Diego Maradona, Ronaldinho, Ronaldo y Ruud Gullit. AP Images and Reuters

Kadyrov se reunía con el equipo el domingo pasado en una sesión de entrenamiento público frente a 8.000 fanáticos y medios de comunicación del mundo.

Sin embargo, hubo un ausente notable: Mohamed Salah, un delantero que rivaliza con leyendas del fútbol como Lionel Messi. En su última temporada, Salah anotó 43 goles para el Liverpool FC, y en el proceso en el que se convirtió en un héroe deportivo para muchos.

Todavía se está recuperando de una lesión de su último partido, por lo que en la sesión de entrenamiento de Kadyrov se encontraba descansando en su habitación de hotel, en lugar de en el campo de juego.

El New York Times afirma que, ante esto, Kadrov envió a su personal y un vehículo para sacar a Salah de su sueño y acompañarlo al estadio Grozny.

Kadyrov, para no ser superado por la inconveniente lesión de Salah, necesitaba su fotografía. Aquí está.

[Re] lo que esconde el mundial de Rusia
AP Images and Reuters

El Mundial de Fútbol suele ser un motivo para reunir países y aficionados, convierte a los atletas en héroes y puede crear superestrellas en un instante.

Pero esta narrativa tiene obvios contrastes con la Chechenia de Kadyrov de hoy en día. Momentos de relaciones públicas, como su oportunidad con Salah son parte de un intento de revertir esto.

Al ser el anfitrión de Egipto en Grozny, Jambulat Umarov, ministro de política nacional, prensa e información de Chechenia, declaraba: "Es una imagen positiva de la República de Chechenia. Se trata de disipar mitos", según recogía el New York Times.

Putin está haciendo lo mismo

[Re] lo que esconde el mundial de Rusia
Vladimir Putin con Pelé (centro) y Diego Maradona (a la dercha). Reuters

Putin ha estado siguiendo un libro de estilo similar. El presidente ruso recientemente incluía al mayor goleador de todos los tiempos con Brasil, Pelé, y al ex jugador de Argentina, Maradona, entre sus jugadores de fútbol a los que frecuenta.

Putin conocía a ambos ex ganadores del Mundial de Fútbol en el sorteo oficial de la FIFA 2018 celebrado el año pasado.

Pero estas oportunidades fotográficas enmascaran la naturaleza inclusiva del deporte, del fútbol y de su evento más prestigioso: el Mundial de Fútbol .

El Mundial de Fútbol está ayudando a cambiar la narrativa en torno a Putin, tras años de frío en el escenario mundial.

Hace apenas unos meses, la mayor parte del mundo occidental sacó a diplomáticos de Rusia tras el intento de asesinato del ex espía Sergei Skripal, en Inglaterra.

Investigadores internacionales dijeron recientemente que un lanzador de misiles ruso estaba detrás del derribo del vuelo MH17 sobre Ucrania y Putin continúa recibiendo críticas por la anexión de Crimea, en 2014.

Leer más: Guía Mundial Rusia 2018: todo lo que debes saber de las 32 selecciones

Pero un evento de la magnitud del Mundial de Fútboles una gran distracción y una oportunidad para que líderes como Putin y Kadyrov presidan un gran evento mundial y ganen prestigio.

Las imágenes de estas extrañas parejas de políticos rusos y futbolistas solo serán el comienzo. Al igual que en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014 en Sochi, Putin habrá acumulado más pruebas de que Rusia puede albergar eventos como cualquier otro país.

Y mientras tanto tengan lugar, no se hablará de esas cosas que hacen que Rusia no sea tan grande como podría ser.

Te puede interesar