Pasar al contenido principal

Este es el aspecto que tiene la marihuana bajo el microscopio

  • Estas fotografías están realizadas con un microscopio electrónico de barrido que escanea electrón por electrón.

  • "Me gusta pensar en lo que una persona vería si pudiera acercarse a tan solo unos micrones de distancia"

  • En el vídeo puedes ver cómo se ven de cerca los ojos de una araña, una chincha o incluso el agua estancada.

Esta es la transcripción del vídeo.

Estas imágenes no son de otro planeta… ¡Es cannabis! Las fotografías están hechas con un microscopio electrónico de barrido. No es un microscopio cualquiera: escanea electrón por electrón y así crea un mapa topográfico de toda la superficie en alta resolución e incluso recopila datos de su composición.

Ted Kinsman es el autor de Cannabis: Marijuana Under the Microscope es profesor de ciencias fotográficas en el Instituto Tecnológico de Rochester y sus fotos revelan un fascinante mundo que no se ve a simple vista.

Ted Kinsman: "Me gusta pensar en lo que una persona vería si pudiera acercarse a tan solo unos micrones de distancia".

El cannabis no es lo único a lo que Ted hace fotografías.

Ted Kinsman: "Busco cosas que no se hayan hecho recientemente, que no se hayan hecho bien o que ni siquiera se hayan hecho".

Esto es una chinche, con todos sus detalles. Y estos son los ojos de una araña, vistos a micrones. ¡Ha fotografiado incluso cerebros humanos!

Leer más: 27 hechos reales que parecen demasiado increíbles para ser verdad 

Todas las imágenes son captadas en blanco y negro, y luego tienen que ser coloreadas a mano.

Ted Kinsman: "Suelo escoger colores visualmente llamativos. Trato de hacer la ciencia interesante y atractiva para todo el mundo".

Ted colorea el tetrahidrocannabinol con colores aún más vivos para llamar la atención.

Esto es agua estancada y podemos ver bacterias, algas y protozoos sin identificar. Y así es cómo se ve una hoja de calabaza a niveles microscópicos.

Ted tarda horas en preparar las "muestras" y cada una tiene que quedar completamente seca para que el vapor de agua no pueda estropear las imágenes. Luego se coloca en una cámara al vacío para tomar la fotografía. Aunque aquí no hay cámaras. Se recubren las muestras conductivamente con oro... y se bombardean con electrones.

Luego el ordenador procesa cuántos electrones se han dispersado en cada punto de la muestra. Este proceso dura unos minutos. Los datos se recopilan y se crea una imagen.

Ted sigue fotografiando ese mundo que rara vez podemos ver tan de cerca.

Te puede interesar