Pasar al contenido principal

El CEO de Google asegura que la multa de Bruselas por abuso de poder podría desequilibrar el universo Android

Sundar Pichai CEO de Google
Sundar Pichai, CEO de Google Justin Sullivan / Getty Images

La Comisión Europea ha impuesto una multa a Google de 4.340 millones de euros por favorecer sus aplicaciones en los dispositivos Android frente a las de la competencia.

Y en respuesta, el CEO de Google, Sundar Pichai, ha explicado que teme que la decisión de la Comisión afecte al equilibrio del modelo Android a favor de "sistemas cerrados" ─como el de Apple.

Así lo ha expresado en una publicación en la web de Google, donde también apunta que la empresa tiene "la intención" de recurrir la decisión y defiende que Android ha hecho posible "la rápida innovación, una amplia gama de opciones y los precios cada vez más bajos".

"Nos preocupa que la decisión de la Comisión perjudique a este equilibrio esmerado que hemos logrado con Android y que envíe unas señales preocupantes a favor de sistemas cerrados y privados frente a las plataformas abiertas", ha escrito.

En ese sentido, se queja de que con la multa la UE "rechaza el modelo de negocio que sustenta Android, que ha creado más opciones para todo el mundo, no menos". "Esta decisión ignora que Android compite con el iOS de Apple", lamenta, y no hace comentarios sobre si su empresa fuerza o no a fabricantes a instalar sus aplicaciones.

Bruselas entiende que el gigante tecnológico abusaba de su posición dominante a través de Android y que incumplía las leyes de competencia al exigir a los fabricantes de teléfonos Android que instalasen en los mismos su buscador web y el navegador Chrome si querían usar la Play Store, o "tienda" de aplicaciones, de la empresa.

"Google ha utilizado Android como un vehículo para asegurar el dominio de su buscador. Estas prácticas han impedido a sus rivales innovar y competir en igualdad de oportunidades. Hemos multado a Google con 4.340 millones de euros por incumplir las leyes antimonopolio de la UE", se lee en el tuit, que reproduce las declaraciones de la comisaria de la Competencia de la UE, Margrethe Vestager.

"Desde 2011, Google ha impuesto restricciones ilegales a los fabricantes de Android y a los operadores móviles para afianzar su posición en las búsquedas en internet", ha sentenciado el comunicado de la Comisión.

Es la mayor multa impuesta en la historia en un caso antimonopolio. En 2017, la matriz de Google, Alphabet, registró una cifra de negocios de 110.855 millones de dólares (94.742 millones de euros).

La segunda mayor multa de la historia en este ámbito también penalizó a Google por favorecer a su sistema de comparación de precios, y fue de 2.424 millones de euros, en 2017. Entonces, la Comisión estimó que Google mostraba antes los productos de Google Shopping ─sin indicarlo a los usuarios─ y que esto perjudicaba a sus rivales.

Fue la primera vez que el organismo sancionaba un comportamiento relacionado con las búsquedas por internet.

El sistema operativo para móviles de Google, Android, es el que utilizan la mayor parte de los fabricantes, excepto Apple. Alrededor del 80% de los móviles en Europa lo incorporan Android, según datos citados por Bloomberg.

Así, Google permite que los fabricantes utilicen Android en sus teléfonos sin tener que instalar otras aplicaciones de Google, pero sí obliga, según la Comisión, a instalar Google Search y Google Chrome en caso de que quisieran utilizar la Play Store, o "tienda" de aplicaciones.

También hace pagos a grandes fabricantes de teléfonos para que solo preinstalen dicha tienda de aplicaciones, y no otras, en sus dispositivos, siempre según el organismo europeo.

Bruselas concluye así que Google favorece a sus aplicaciones, desde sus mapas a su correo electrónico en los teléfonos Android y que así perjudica a otros competidores.

A continuación, el gigante estadounidense tendrá que acabar con estas prácticas en 90 días o se enfrentará a mayores multas, de hasta el 5% de la facturación diaria de Alphabet, la matriz de Google, ha asegurado la Comisión.

Leer más: Google se enfrenta a una demanda millonaria en Reino Unido por recopilar datos de usuarios de iPhone

Google recurrirá la multa, según ha anunciado.

"Android ha creado más opciones para todo el mundo, no menos. Un ecosistema pujante, rápidas innovaciones y precios más bajos son distintivos clásicos de una fuerte competencia. Recurriremos la sentencia de la Comisión", ha declarado un portavoz de Google ante la decisión.

La Comisión Europea abrió la investigación por Android en 2015 y acusó formalmente a Google un año después de aplicar una estrategia "para mantener y reforzar su posición dominante en la búsqueda general en Internet".

Bruselas explicó entonces que alrededor del 80% de los dispositivos móviles inteligentes en Europa y en el mundo funcionan con Android. Además, Google tiene una cuota de mercado superior al 90% en los mercados de servicios de búsqueda general en Internet, sistemas operativos con licencia para smartphones y tiendas de aplicaciones para Android.

Leer más: El gráfico que desnuda el gran problema de los móviles Android

La UE también está investigando los pagos de Google a operadores de telecomunicaciones y fabricantes de teléfonos que solo instalan el buscador de Google en sus dispositivos.

Además de los casos de Google Shopping y Android, Bruselas mantiene abierto un tercer expediente contra el gigante tecnológico también por abuso de posición dominante, en este caso a través de AdSense, al sospechar que impone restricciones a páginas web terceras a la hora de ceder espacio a anuncios contextualizados de sus competidores.

Te puede interesar